El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se ha dirigido este lunes públicamente a su número dos, Íñigo Errejón, para defender, una vez más, su propuesta de votar conjuntamente en la asamblea estatal los documentos políticos y las listas para renovar la dirección de cara a Vistalegre II, algo que ha asegurado, «no es empujar a Podemos a una deriva extremista». Así se ha expresado a través de una carta abierta publicada en el diario 20 minutos, pero no lo ha hecho como secretario general, sino como «compañero y amigo».

Después de que el secretario Político mostrara la pasada semana mediante un manifiesto contra la propuesta de Iglesias el gran respaldo del que goza, hoy ha sido el secretario general el que ha replicado.

Tras invitar a Errejón a debatir, Iglesias ha asegurado que va trabajar por lograr el mayor respaldo en la asamblea ciudadana, convencido de que su proyecto «acerca más y mejor a la construcción de una mayoría social de cambio en España», si bien ha mostrado su deseo de que las ideas de su secretario político «tengan espacio como las de otros compañeros como Miguel (Urbán) o Teresa (Rodríguez)».

El líder de Podemos ha insistido en que no se trata de una «pelea de gallos» sino de un «debate fraterno». Además, ha señalado que la visión de que el «moderado errejonismo es el mal menor al radical pablismo» desprestigia el proyecto del secretario Político ya que «ser el preferido de ciertos poderes no general credibilidad» entre los seguidores de la formación morada.

Pese a la diferencia de ideas entre ambos dirigentes, Iglesias ha reiterado su deseo de trabajar juntos como compañeros y no como rivales: «Quiero un Podemos en el que tú, uno de los tipos con más talento y brillantez que he conocido, puedas trabajar a mi lado y no frente a mí».