Pedro Sánchez se ha activado. Tres meses después de su dimisión como secretario general del PSOE, el ex dirigente retoma el contacto con sus fieles y ultima una reunión esta misma semana para organizar el trabajo del lanzamiento de su candidatura. Así lo explican varias personas que han conversado con Sánchez estos días y a los que ha trasladado sus intenciones.

Los últimos partidarios de Sánchez aseguran que todavía no hay fecha exacta para esa reunión, aunque apuntan el viernes como el día más probable y aseguran que será “esta misma semana”. El objetivo del encuentro es medir las fuerzas orgánicas del sanchismo tras la presentación de la candidatura de Patxi López, que se ha llevado el apoyo de todos los barones críticos con la Gestora.

La «traición» de Luena y López ha espoleado a Sánchez

Esa desbandada a favor de López no ha terminado de mermar el ánimo de Sánchez, más bien lo contrario: lo ha espoleado. Así lo aseguran sus irreductibles, que empiezan a hacer cálculos para lanzar la candidatura del ex dirigente madrileño. Entre ellos se encuentran los 15 diputados que votaron no a la investidura de Mariano Rajoy, y que este martes se reunieron en la cafetería del Congreso para coordinarse en apoyo a Sánchez.

Los diputados del ‘no’ se movilizan

La mayoría de esos diputados, como Odón Elorza, Margarita Robles, Zaida Cantera o Susana Sumelzo, han mantenido viva la llama del sanchismo a pesar de las represalias sufridas por desobedecer a la Gestora. Han sido sancionados con una multa económica de 600 euros y relevados de sus puestos en las comisiones parlamentarias, pero no han dado su brazo a torcer.

Ahora esperan el pronunciamiento del ex secretario general para poner a su disposición el capital de las 50 plataformas críticas con la Gestora, que podrían reconvertirse en plataformas de apoyo a la candidatura de Sánchez si éste finalmente da el paso.

Aunque los leales a Sánchez están dispuestos a dar la batalla por él, son conscientes de la dificultad de la competición desde que ha entrado en juego Patxi López. Alguno de ellos, incluso, recomiendan medir muy bien las fuerzas antes de lanzar públicamente la candidatura, para no situarse en una situación insostenible que termine beneficiando a Susana Díaz, al dividir el voto crítico.

Todas estas cuestiones se analizarán en la primera reunión de trabajo del ‘nuevo’ sanchismo, que mantiene el mismo objetivo: devolverle la Secretaría General.