Nunca ha pertenecido a ninguna formación política, pero en febrero de 2015 se afilió a Ciudadanos con ilusión por los valores que le transmitía el partido. Dos años después, el 26 y 27 de enero, Juan Carlos Bermejo, empresario del sector de la informática y militante de Las Rozas, se enfrentará a Albert Rivera en unas primarias para liderar el partido. ¿El motivo? «La Ejecutiva actual quiere liderar un partido que no sé cómo se llama, pero Ciudadanos, no», explica a El Independiente.

El descontento le ha llevado a tomar esta decisión, y el apoyo a la investidura de Rajoy el pasado mes de octubre fue el detonante. «Ha habido un cambio ideológico y falta de credibilidad», asegura. A ello se han sumado los problemas a nivel interno, que achaca a la falta de comunicación y de organización. Éstos han desplazado a la gente y han provocado la huida de la militancia. Su candidatura, Esencia Ciudadana. El Espíritu y la Identidad del Movimiento Ciudadano, está compuesta por 23 miembros y pretende volver a atraer a los militantes.

«Ciudadanos se está convirtiendo en un aparato del estado, ya no estamos en la calle ni con los vecinos», lamenta. Por ello, quiere devolver al partido su identidad y, más allá de ideologías, atraer a la gente «normal»: «Queremos llevar al partido a su posición original, donde podamos atraer a los de centro-izquierda y a los abstencionistas», señala.

Ya no estamos en la calle, ni con los vecinos», lamenta Bermejo

La candidatura de Rivera supone para él una continuidad al presentar a los mismos consejeros de Comunicación y de Organización, en su opinión, responsables del fracaso político de la formación. Aunque reconoce que cuenta con menos recursos que el actual líder de Ciudadanos, dice verse con posibilidades reales de ganar. Así lo ha percibido durante esta semana, en la que ha recibido numerosas llamadas de militantes de toda España y de las diferentes corrientes del partido. «Si todos los que piensan como yo votan mi candidatura, estoy seguro de que vamos a ganar», recalca.

Bermejo se muestra ilusionado con el proyecto, y aunque se ve un candidato fuerte, también valora la posibilidad de no ganar. Si fuera Rivera el vencedor, asegura que los efectos en la militancia serán inmediatos. «Esperaré a la celebración de la Asamblea y a las reuniones de los compromisarios. Pero si no da un giro, el lunes siguiente es muy probable que abandone el partido, y como yo, muchas personas que ya me lo han transmitido». No le tiembla la voz al pronunciar estas palabras, está convencido de cuál es el partido que quiere y no es éste. Y no quiere pertenecer a un partido en el que no cree.

Los ‘clichés’ de PP y PSOE

Diego de los Santos es el tercer candidato en las primarias. Biólogo de profesión e hijo de un histórico dirigente andalucista ya fallecido, ha decidido dar un paso al frente y plantar cara a Albert Rivera. Su candidatura, Alternativa Ciudadana, es más simbólica, una llamada de atención para mostrar su malestar y el de los afiliados: «El objetivo no ha sido nunca ganar, porque partimos con mucha desventaja y la campaña va a ser muy breve», reconoce.

El partido ha «traicionado muchos de sus principios fundacionales», en palabras de De los Santos

En su opinión, el partido ha «traicionado muchos de sus principios fundacionales, precisamente aquellos que nos hacían diferentes al resto, como la democracia interna o la igualdad entre los españoles». Por eso decidió presentar este martes su candidatura, con la que pretende evitar que «el partido degenere y se convierta en ‘vieja política’ antes de tiempo». No es la primera vez que se presenta a unas primarias. Ya lo hizo para ir a las generales.

Al contrario que Bermejo, De los Santos sí ha militado en otros partidos. Antes de formar parte de Ciudadanos, hace ya dos años, militó en UPyD. Lo que sí comparte con su oponente de Las Rozas es el descontento, que asegura, «viene desde hace tiempo pero se va agudizando cuando se va separando de su origen». En ello ha influido el apoyo a Rajoy a la investidura, pero también el que ofreció a Pedro Sánchez anteriormente. «No podemos copiar los clichés del PP y PSOE».

Sabe que ganar es complicado porque su candidatura ha sido una iniciativa «un poco local», pero la evolución del partido tras el resultado de las primarias y la celebración del Congreso los días 4 y 5 de febrero será determinante para continuar formando parte del partido.

Mientras tanto, Albert Rivera, que ha conocido este martes la existencia de las otras dos candidaturas, ha mandado un mensaje a los afiliados animándoles a votar. Pero también a sus oponentes: «Que gane el mejor».