Mientras todos los ojos se centran en la continuidad de María Dolores de Cospedal en la secretaría general del PP tras el congreso nacional de febrero, las novedades pueden residir en el futuro político de otro miembro significativo del organigrama popular, el veterano Javier Arenas. Vicesecretario de Política Autonómica y Local, el andaluz «parece que sale» del núcleo duro del poder genovés, según fuentes de la dirección popular aunque tratándose de una decisión personal de Mariano Rajoy todo son cautelas. Único superviviente, junto al propio Rajoy, de una generación de políticos del PP ya retirados, «es el único que chirría entre el resto de los vicesecretarios», apuntan, en este caso, en el entorno de Cospedal. No obstante, estos mismos medios admiten que «si él le pide a Rajoy continuar, se queda», conscientes del enorme ascendente que tiene sobre el jefe del Ejecutivo.

Su continuidad depende de una conversación que mantendrá con el presidente del PP la última semana antes del congreso popular, que se celebra los días 10, 11 y 12 de febrero. Él, por su parte, se limita a señalar a El Independiente que «como siempre, estaré a disposición de lo que me diga el señor Rajoy».

El andaluz tiene línea directa con Rajoy, al que asesora en cuestiones estratégicas

Arenas se ocupa actualmente de la secretaría del Grupo Parlamentario Popular en el Senado y de las cuestiones territoriales en el partido, pero su auténtico poder es la línea directa con el despacho presidencial de Moncloa y los análisis políticos y estratégicos que le requiere no pocas veces Rajoy, amén de la amistad personal de los dos matrimonios. Fuentes próximas al también ex vicepresidente y ex ministro aseveran que «está trabajando con más intensidad que nunca» y desmienten que esté de ningún modo en la cuerda floja. Subrayan el legendario hermetismo de Rajoy para argumentar que «no hay ninguna señal que permita colegir esa sustitución».

Otra cosa es que pueda ser la pieza a cobrar en un tímido gesto de renovación una vez que se da por segura la continuidad de Cospedal así como del resto de los vicesecretarios, esto es, Fernando Martínez Maíllo, Pablo Casado, Andrea Levy y Javier Maroto, apenas unos recién llegados al cuartel general de los populares en comparación con el andaluz.

El Comité Electoral o el de Derechos y Garantías podría ser su nuevo destino

Que salga de la vicesecretaría territorial no significa necesariamente que deje de tener despacho en Génova. Hay cargos como el de presidente del Comité de Derechos y de Garantías o del Comité Electoral, que ahora ocupan Alfonso Fernández Mañueco y Alicia Sánchez Camacho, respectivamente, que podrían ser uno de sus nuevos destinos. Eso le permitiría seguir en la ejecutiva popular, pero no necesariamente en el comité de dirección, esto es, el «núcleo duro» del PP que se reúne todos los lunes por la mañana bajo la presidencia de Rajoy.

Éste órgano -antiguos «maitines» ideados en la época de Manuel Fraga- reúne al presidente del partido, secretaria general, vicesecretarios y portavoces parlamentarios de Congreso, Senado y Parlamento Europeo. Pero también se ha incorporado al mismo el director de gabinete de Rajoy y responsable de las dos últimas campañas electorales, Jorge Moragas, cada vez con más poder genovés, lo que significa que se pueden hacer excepciones.

Arenas ha mantenido unas complicadas relaciones con Cospedal, que podría quererle fuera del «núcleo duro»

Con unas complicadas relaciones con Cospedal, parecía que en los últimos tiempos Arenas y la secretaria general habían limado alguna aspereza, lo que no es óbice para que ésta le prefiera fuera del «núcleo duro». En cambio, su relación personal con los vicesecretarios es casi paternofilial y se une a ellos en los almuerzos que celebran todos los lunes en los alrededores de Génova tras la reunión del comité de dirección, comidas a las que a veces se han unido Rajoy y Cospedal.

Libro de memorias

Incombustible ante los avatares políticos de su partido, el andaluz está pendiente de publicar sus memorias políticas, libro que no verá la luz hasta después del congreso nacional. No es el primer retraso que experimenta. Ya se aplazó su publicación por las elecciones generales del 20 de diciembre de 2015 y, más tarde, por la repetición electoral del 26 de junio del año pasado. Hay una enorme expectación sobre lo que pueda contar de más de treinta años en la primera línea política, para lo bueno y, también, para lo malo, con vicesecretaría o sin ella.