La posibilidad de acuerdo en Podemos parece alejarse por horas, en lugar de avanzar. Las reuniones mantenidas entre los principales equipos no han dado frutos, a falta de horas de que expire el plazo para consensos antes de la Asamblea Ciudadana de Vistalegre II. La única vía oficial de negociación que se ha establecido ha sido el Equipo Técnico acordado por Pablo Iglesias e Iñigo Errejón que incluía representantes de las tres principales corrientes. Un puente que este lunes también se ha dinamitado en las últimas horas.

Las desavenencias que han llevado a la ruptura han girado en torno a la renovación de la Comisión de Garantías, presidida por Gloria Elizo, integrante de la candidatura de Iglesias, Podemos Para Todas, y puesto en cuestión a raíz de sus últimas decisiones en Madrid, favorables al oficialista Ramón Espinar. Éste era uno de los puntos tanto errejonistas como anticapitalistas ponían encima de la mesa para llegar a acuerdos, pero el sistema de votación elegido para Vistalegre, Desborda, no regulaba la forma ni los tiempos para la reelección de la Comisión de Garantías, y el Consejo Ciudadano Estatal -la dirección en Podemos- decidió que fuera el Equipo Técnico el que llegara a un acuerdo en este aspecto.

Los pablistas acudieron a la Comisión de Garantías para que regulara su propia renovación

Finalmente, y ese al acuerdo para que fuera el Equipo Técnico el que llegara a un consenso sobre el asunto, Pablo Echenique, secretario de Organización de Podemos, ha anunciado que será la actual Comisión de Garantías la que, a petición de los pablistas, tome la decisión final sobre su propia renovación. Así, este órgano ha fijado el plazo al mismo tiempo que que Vistalegre, con votaciones del 4 al 10 de febrero, y estableciendo que la renovación se rija según los actuales estatutos elegidos en 2014. Así, la Comisión de Garantías vuelve al punto de partida e impide la renovación que reclamaban todas las corrientes menos la de Iglesias, una cuestión esencial para un posible acercamiento de cara a la segunda Asamblea Ciudadana de Podemos.

Según esta resolución, los aspirantes se podrán presentar por listas o candidaturas individuales -frente a la petición de errejonistas y anticapitalistas de que todos fueran independientes- y no garantiza que guarden el régimen de imcompatibilidades exigidos en los documentos por estas dos corrientes, que pedían que tuvieran autonomía financiera y su sueldo no dependiera de Podemos. La actual Comisión de Garantías también ha decidido que ninguno de los miembros que ahora ostentan el cargo puedan presentarte a la reelección, informa Efe, aunque la resolución aún no se ha hecho pública de forma oficial.

Tanto Recuperar la ilusión, el proyecto del secretario político, como Podemos en Movimiento, del anticapitalista Miguel Urbán, se han mostrado en contra de la decisión de los pablistas, puesto que este punto llevaba debatiéndose en el Equipo Técnico desde el jueves y se habían producido al menos tres reuniones para abordar el asunto. El propio Errejón lamentaba el «camino unilateral» de Echenique. «Lamento que se haya decidido imponer por encima del consenso en el equipo técnico una forma de elegir la Comisión de Garantías que no asegura la independencia y que no asegura la renovación, no me parece un buen paso», admitía en declaraciones a periodistas en un acto en Madrid.

La candidatura de Errejón reclama a la dirección revocar la decisión

Su candidatura, Recuperar la Ilusión, emitía también a última hora un comunicado al Consejo Ciudadano al que ha tenido acceso El Independiente en el que acusaba a la Echenique de romper con el mandato de la dirección: «Nos sorprende que el equipo de Pablo y Echenique haya roto unilateralmente la dinámica de trabajo por consensos del Equipo Técnico y que plantee que la Comisión de Garantías actual, muy desprestigiada en este momento, decida las condiciones de su reelección», señala el texto. En este sentido, solicitaba al Consejo Ciudadano la revocación de la decisión y que la redirigiera al cauce acordado para este fin: el Equipo Técnico.

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

En el entorno de Errejón calificaban la actuación de «cacicada», un golpe de mano para no llegar a acuerdos en uno de los puntos sobre los que pivotará la convivencia interna del partido en los próximos años. Fuentes anticapitalistas también lamentaban la decisión adoptaba por el sector pablista y calificaban de «una mala noticia» el hecho de que se prorrogue «el mal modelo» que actualmente rige el órgano. En este sentido, criticaban que «fuera la propia Comisión de Garantías sea la que establezca los criterios de su reelección» y que estos criterios «sean los elegidos en la primera Asamblea», en lugar de los que salgan de Vistalegre II.