Política

Bescansa deja sus cargos en Podemos y no se integrará en ninguna candidatura

logo
Bescansa deja sus cargos en Podemos y no se integrará en ninguna candidatura
Carolina Bescansa

Carolina Bescansa EP

Resumen:

Carolina Bescansa, fundadora de Podemos, ha anunciado este miércoles que renuncia a postularse para la nueva Ejecutiva del partido y que no se integrará en ninguna lista para el Congreso de Vistalegre aunque sí seguirá en la formación. Lo ha hecho a través de una carta publicada en la plataforma Plaza Podemos donde reconoce no haber logrado sus objetivos respecto a la búsqueda de acuerdos y acusa a las principales corrientes de Podemos de actuar “de espaldas a la voluntad de diálogo y acuerdo”. Fuentes cercanas a la ex dirigente han reconocido que el secretario general, Pablo Iglesias, le ofreció integrar un puesto en la lista y que ésta declinó el extremo.

Bescansa, que en los últimos días marcó perfil propio dentro del proceso interno de Podemos, ha firmado una carta junto con Nacho Álvarez en la que explica los motivos de su renuncia: “La convocatoria de esta segunda Asamblea Ciudadana era para muchas de nosotras una necesidad inaplazable. Queríamos volver a abrir las mesas de trabajo, debatir y reformar la herramienta para asegurarnos de que la próxima vez no nos quedaríamos a las puertas del cambio. Sin embargo, Podemos ha llegado al dintel de esta Asamblea atrapado en un eje de confrontación entre dos compañeros”. Un eje, argumenta, que “ha dificultado el desarrollo de los debates que alumbraron e hicieron florecer a nuestra organización”.

En este sentido, critica la actuación de las dos corrientes que vertebran este eje, la de Pablo Iglesias e Iñigo Errejón. “Pensamos que son los equipos más fuertes los que están actuando de espaldas a la voluntad de diálogo y acuerdo, voluntad que es compartida por la gran mayoría de las personas inscritas en Podemos. Por eso no podemos integrarnos en ninguna de las listas que competirán por la dirección política de la organización”.

La tarea a la que se encomiendan Bescansa y Álvarez es, en consecuencia, la de “la recuperación de los grandes debates políticos que fundaron Podemos, y para impulsar los acuerdos que tendrán que producirse después de Vistalegre. En estos momentos, eso sólo lo podremos conseguir dando un paso hacia el margen en esta escena”, señala la misiva.

El plantón del ‘pablismo’

Carolina Bescansa era hasta hace poco una de las consideradas más afines a Pablo Iglesias, y éste le agradeció en el borrador del documento político sus aportaciones, incluyéndola en el marco de su equipo. Sin embargo, esta inclusión llegó al mismo tiempo que el lanzamiento de su plataforma Pensando Vistalegre junto a Nacho Álvarez, considerado afín a Iñigo Errejón, en un movimiento que fue mal visto dentro del pablismo.

“Ha sido un movimiento torpe”, reconocían fuentes del núcleo duro de Iglesias, en relación con el paso al frente dado por la dirigente gallega. “Ella sabía que si había acuerdo, no iba a ser por ella, sino por Íñigo y Pablo. Ha sido una búsqueda exclusiva de protagonismo”, admitían otros cargos de confianza del secretario general. Hace unos días el entorno de Iglesias ya reconocía que Bescansa estaba “desubicada” y en una frágil posición, al no haberse ubicado en ninguna de las principales posturas.

El pasado sábado Bescansa organizó un acto al que invitó a los distintos proyectos para alcanzar consensos en cuestiones organizativas; un acto al que el equipo de Iglesias dio plantón, al no acudir ningún representante de su candidatura, Podemos Para Todas. Un augurio que hacía predecir la catástrofe: la dirigente, si bien mostró una buena imagen externa, fue muy cuestionada a nivel interno de la organización, señalan varios miembros del partido. “Si Carolina cree que así va a ganar peso en Podemos, es que no conoce a Pablo”, destacaba hace unos días un destacado miembro de la organización.

Días después, en una entrevista con El País, admitía que le gustaría integrar la lista de Pablo Iglesias en Vistalegre II, algo que desde la formación fue visto como “una petición de clemencia” para no quedar degradada a nivel interno. En las últimas horas su inclusión o no en el equipo del secretario general ha sido una incógnita, aunque era previsible que, en caso de estar, ocuparía alguno de los puestos de salida, en un gesto de castigo por parte de la candidatura de Iglesias. Finalmente, ha sido ella misma la que ha decidido mantenerse la margen de la nueva Ejecutiva de la formación, pese a que fuentes de su entorno sí admiten que se le ofreció integrar la lista de Iglesias, sin precisar en qué posición.