Ni revanchas ni rodillos. Iñigo Errejón lanza las primeras advertencias con la vista puesta en el después de la Asamblea Ciudadana Estatal de Podemos que se celebra este fin de semana. El secretario político del partido se ha adelantado a las posibles consecuencias de Vistalegre II y ha advertido que después del proceso interno habrá que “cerrar heridas” y ha pedido que “cualquier salida que no contemple la integración es una salida en falso”.

Así, Errejón ha lanzado un mensaje velado al secretario general, Pablo Iglesias: “La única gestión que permite salir más fortalecidos es que cuente con todos los compañeros, sin revanchas y sin sectarismo”, ha destacado este martes, antes de una presentación en una librería madrileña. En este sentido, ha vuelto a defender la idea de que el equipo de su candidatura, Recuperar la Ilusión, es “imprescindible” e “insustituible”, tratando de blindar a los suyos de cara a los cambios que previsiblemente tendrán lugar después del congreso de este fin de semana. ”Es el equipo que protagonizó las estrategias políticas y las campañas que nos han traído hasta aquí”; ha abundado.

“La única gestión que permite salir más fortalecidos como organización es que cuente con todos los compañeros, sin revanchas y sin sectarismos”, ha señalado, a la vez que ha pedido que salga “un mandato de pluralidad, de integración, de seguir juntos y no de rodillo ni de apartar a nadie”.

El dirigente de Podemos se ha referido a los últimos datos del CIS para reforzar la tesis política que defenderá este fin de semana y ha destacado el “pesimismo” de la sociedad española respecto a la situación económica, algo que genera las “condiciones para construir una mayoría alternativa”. Sin embargo Errejón ha descrito una “situación de estancamiento” en la términos electorales. Un impasse ante el que, ha señalado, “no podemos conformarnos con lo que ya tenemos”.

Sobre la reciente oferta que le lanzó Iglesias para ocupar algún cargo en el Ayuntamiento o la Comunidad de Madrid, Errejón se ha mostrado contundente y ha asegurado que “la Asamblea Ciudadana de Podemos no es un intercambio de cromos”. Así, ha afeado la oferta del líder de Podemos y ha rebajado el tono de la propuesta: «Me lo comentó, pero es sólo una opinión», expresó, argumentando que “uno no puede ofrecer cosas que no le pertenecen”. Además, se ha mostrado crítico con esta posibilidad: “Hay que tener respeto a las candidaturas municipalistas y a los compañeros que lo están haciendo muy bien”, ha comenzado, para destacar que “el Ayuntamiento de Madrid no es una parada en boxes para poner a nadie”.