La secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, ha afirmado en la mañana de este lunes que en el PP «lo más importante es el proyecto. En otros partidos no es así, pero en el nuestro el liderazgo es indiscutible. Las corrientes interiores tienen que ver con ideologías y no con personas».

Cospedal, que ha logrado revalidar el cargo pese a ocupar también la cartera de Defensa, ha afirmado en la Cadena Ser que no pone la mano en el fuego por Ana Mato, que tendrá que declarar este lunes por beneficiarse de la trama Gürtel. «Por mi partido, por como actúa hoy, sí pongo la mano en el fuego. Pero en un partido como el PP hay mucha gente y en todas las organizaciones hay fallos en los procedimientos». También ha reconocido que «ocurrieron cosas en el pasado que no debieron ocurrir y ahora debe conocerse la verdad».

«Hay un procedimiento judicial que lleva tiempo en marcha», ha dicho Cospedal en relación con Ana Mato, pero se ha distanciado afirmando que «sólo conozco el caso desde una vertiente externa».

Tras el XVIII Congreso del Partido Popular se ha creado la figura de coordinador general, puesto que ocupará Fernando Martínez-Maillo, para trabajar codo con codo con la secretaria general. «Venimos funcionando ya desde hace tiempo, y va a seguir siendo así. Es un cargo creado porque ahora no voy a poder estar tan encima del día a día».

La acumulación de cargos de la titular de Defensa ha sido uno de los pocos momentos convulsos de un Congreso que, en el resto de aspectos, ha sido una balsa de aceite para Rajoy. La enmienda para evitar esa acumulación de responsabilidades en una misma persona quedó denegada por apenas 25 votos.

«Si preguntas, con carácter general, si alguien debe tener más de una responsabilidad, es normal que decir que no», ha reconocido Cospedal. «Pero el PP es grande y hay muchos cargos orgánicos y muchas personas que tienen más de uno. Es algo que pasa, y que se ha identificado conmigo».

Una vez más, Cospedal ha afirmado que el partido quedó, en algunas ocasiones, «sorprendido» con la corrupción. En cualquier caso, ha defendido sus medidas para combatirla explicando que en algunos casos se tomaron decisiones «rápido».

«Confío en que las cosas se vayan normalizando», ha dicho Cospedal. «En la pasada legislatura hubo que hacer cosas difíciles. Por ejemplo, la corrupción es algo que nos ha afectado y con la que hemos sido duros. Los españoles esperan que actuemos ante casos así».