El número de delitos contabilizados en España durante el pasado año se redujo un 1,2% y la cifra se queda a un paso de bajar por primera vez de los dos millones, un hito que el Ministerio del Interior ve factible que se pueda conseguir durante el ejercicio en curso por la actuación de las fuerzas de seguridad del Estado.

De acuerdo con las cifras de criminalidad, presentadas este martes por el ministro Juan Ignacio Zoido, durante 2016 se registraron un total de 2.011.586 infracciones penales, 25.229 menos que el año anterior (2.036.815). A la luz de estos datos, 2017 ha arrancado con una tasa de 43,2 delitos por cada 1.000 habitantes (43,7 en 2016), 8,7 puntos porcentuales por debajo de la existente al cierre de 2008 (51,9).

[infogram id=»evolucion_de_la_tasa_de_criminalidad» prefix=»ilH» format=»interactive» title=»Evolución de la tasa de criminalidad»]

Desglosados por comunidades, el descenso es generalizado en todo el país a excepción de cuatro regiones: Navarra, Madrid, Cantabria y Baleares, con repuntes que oscilan entre el 7,5 y el 1,7%. El reverso de la moneda lo representan La Rioja y Castilla-La Mancha, donde el descenso del número de delitos fue más acusado.

El balance correspondiente a 2016 arroja valores descendentes en la mayor parte de los indicadores analizados. Especialmente significativa es la disminución apreciada en los homicidios dolosos y consumados, que caen por debajo de los 300 por primera vez tras caer un 3,3%: pasan de 302 a 292 casos en el curso del último año. De esta forma, la tasa de muertes violentas en España se reduce a 0,63 casos por cada 100.000 habitantes, la segunda más baja de toda la Unión Europea tras la de Austria (0,47) y casi la mitad de la que presenta Francia (1,20).

[infogram id=»tasa_de_homicidios» prefix=»8MG» format=»interactive» title=»Tasa de homicidios»]

El indicador correspondiente a los homicidios dolosos y consumados es suficientemente esclarecedor sobre la evolución que viene experimentando la criminalidad en los últimos años. El número de casos se ha reducido un 43,7% en los últimos 11 años, al pasarse de 518 hechos conocidos en 2005 a los citados 292 en 2016.

La tendencia descendente se manifiesta en otras tipologías delictivas. Así, los robos con violencia e intimidación (63.339) caen un 1,9%, los robos con fuerza en domicilio (112.925, la cifra más baja desde 2011) retroceden un 2,1%, los daños (214.765) se reducen en un 0,3% y los hurtos (711.908) un 0,5%.

[infogram id=»tipologias_penales» prefix=»K4H» format=»interactive» title=»Tipologías penales»]

Esta tónica positiva, sin embargo, tiene algunas excepciones. Las sustracciones de vehículos a motor repuntan un 0,8% -al pasarse de 43.170 a 43.524 casos en el curso del último año-, lo que el ministro del Interior atribuye a un «reajuste de la serie histórica» motivado por la reducción acumulada del 34% de los casos que se venía registrando desde 2010. Con estos datos, la conclusión es que en España se robaron 118,9 coches de media al día en 2016.

También creció el pasado año el número de delitos relacionados con el tráfico de drogas, concretamente un 3,1% hasta los 12.440 casos (12.069 en 2015). En opinión de Zoido, este repunte se explica por la propia «eficacia policial».

[infogram id=»mujeres_asesinadas_por_violencia_de_genero» prefix=»7Ex» format=»interactive» title=»Mujeres asesinadas por violencia de género»]

En cuanto a la violencia machista, el pasado año se cerró con 44 mujeres asesinadas, 16 casos menos que en 2015 y 29 menos de las contabilizadas en 2010. En lo que va de 2017, ya han muerto 10 mujeres a manos de sus parejas o ex parejas, uno menos que en el mismo periodo del año anterior. En este sentido, el ministro ha llamado la atención sobre el hecho de que sólo un 20% de las víctimas habían presentado denuncia previa, al tiempo que ha abogado por pactar ya medidas con todos los grupos con representación parlamentaria para acabar con esta «lacra».

El titular de Interior ha calificado de «positivo» el balance correspondiente a 2016 y ha destacado que la mejora ha influido tanto en la percepción de los españoles respecto al problema de la inseguridad -ha pasado en menos de seis años del 9,7 al 3,2 entre los problemas de los ciudadanos, según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS)- como al hecho de que España recibiera el pasado año más de 75,6 millones de visitantes, superando por primera vez a Francia como principal destino europeo.