Tras los intentos denodados para que Francisco Risueño retirar su enmienda contra la acumulación de cargos de María Dolores de Cospedal, la junta local del partido, que amagó con declararle militante «non grato», escribió una carta a la dirección regional de Castilla-La Mancha para desligarse de él y mostrar su adhesión a la secretaria general del PP.

En dicha misiva, a la que ha tenido acceso El Independiente, y en nombre también del equipo del Ayuntamiento de San Clemente (Cuenca), los miembros de la junta local señalaban que se «desvinculan totalmente» (en mayúsculas) de las opiniones y manifestaciones realizadas por Francisco Risueño «ya que no nos está representando ni habla en nombre del PP».

Loa a Cospedal

El resto de la misiva de reprobación es una loa a Cospedal, «que se merece todo el respeto y admiración». Recordaban los populares de San Slemente, con su alcaldesa a la cabeza, Marisol Herrera, que la secretaria general del PP y ministra de Defensa ha sido la única que ha «derrocado» al PSOE en Castilla-La Mancha, «ha luchado y trabajado en esta comunidad contra la herencia socialista» y gobernado en los peores momentos de la crisis «sin cerrar un solo hospital o colegio».

Nuestro apoyo hacia Cospedal es incondicional», afirmaba la misiva de reprobación

Por ello, decían los compañeros de filas de Risueño en una carta fechada el pasado18 de enero, «nuestro apoyo hacia ella es incondicional». «Nos indigna que se utilice al PP de San Clemente para unos intereses que no son los que buscamos», proseguía el texto que llegó a la sede regional. La misiva terminaba expresando el apoyo de los firmantes a Mariano Rajoy, Cospedal y al presidente del partido en Cuenca y presidente de la Diputación Provincial, Benjamín Prieto.

Este tipo de actuaciones terminaron de encender aún más los ánimos de Risueño, con el que no se negoció la llamada enmienda anti-Cospedal, en la que se decía que «no es de recibo que en una sola persona se concentren cuatro importantes responsabilidades», esto es, la secretaría general del PP, el Ministerio de a Defensa, la presidencia del PP de Castilla-La Mancha y el escaño en el Congreso de los Diputados.

El compromisario crítico exigió el DNI de su interlocutor de Génova para negociar la enmienda

De hecho, tal era su enfado que cuando desde Génova se pusieron en contacto con él, como se hizo con el resto de los enmendantes, exigió el nombre, apellidos y número de DNI de su interlocutor. Fue la única enmienda de este asunto que llegó viva, y estuvo a punto de salir adelante. Solo 25 noes lo impidieron. Una controvertida votación que hubo que repetir y la exigencia, ahora, de las grabaciones para ver si se hizo bien el recuento. Desde el PP aseguran que no hubo grabación del mismo, por lo que la exigencia de Risueño no tiene visos de prosperar.

Los críticos de Cuenca se reservan para el Congreso regional del PP, «aunque antes tienen que ser elegidos compromisarios», señalan desde la dirección nacional del partido. Todo apunta a que se hará lo posible para que no sean delegados.