Ciudadanos ha inaugurado el pleno del Congreso de este martes con la propuesta de su Ley Integral Anticorrupción para acabar con el “segundo problema de los españoles”, como ha defendido el presidente de la formación, Albert Rivera. Nadie en el hemiciclo ha puesto en duda la necesidad de luchar contra la corrupción, pero el hecho de que esta iniciativa parta de la formación naranja ha sido más que criticado por los grupos parlamentarios, especialmente por Podemos.

Yllanes ha retado a Rivera a pedir una moción de censura contra el presidente ‘popular’

La formación liderada por Pablo Iglesias ha anunciado que apoyará la propuesta, pero no sin antes denunciar que Ciudadanos “quiera hacer bandera de luchar contra la corrupción, pero es el que sustenta al partido más corrupto de España”, como señalaba la portavoz de Podemos Irene Montero. También su compañero de partido, el diputado Juan Pedro Yllanes, se ha mostrado muy crítico con esta iniciativa y ha recordado al presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, por negarse a dimitir pese a su reciente imputación ante la pasividad de Ciudadanos, con quien firmó un pacto de investidura comprometiéndose a dejar el cargo si era investigado.

Yllanes ha retado a Rivera a pedir una moción de censura contra el presidente popular y demostrar así su compromiso contra la corrupción, aunque ha recalcado que será su partido, Podemos, quien ponga el “sello de calidad a la defensa de los denunciantes”, una afirmación que ha provocado las risas de la bancada de C’s.

Precisamente esta ley “ómnibus” que ha defendido Rivera contradice lo firmado en los pactos con el PP en las distintas regiones, ya que fija la inhabilitación o suspensión de cargo público “desde que sea firme la resolución que acuerde la apertura del juicio oral o el procesamiento”, mientras que en los acuerdos firmados con los populares, la suspensión del cargo se fija en el momento de la imputación. Esta diferencia en los tiempos favorecería al actual presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, quien ya ha sido citado a declarar el próximo 6 de marzo como imputado por el caso Auditorio. De hecho, desde el PP justifican su continuidad en el cargo amparándose en que no se ha abierto juicio oral contra él.

Las claves de la Ley Anticorrupción

La ley presentada por Ciudadanos es la segunda de la formación que se vota en el Congreso tras la Ley de Autónomos. La defensa del denunciante de casos de corrupción y la supresión de los indultos por corrupción política son los pilares que sustentan esta iniciativa, que también incluye otros puntos como la investigación de un cargo público por enriquecimiento ilícito; la eliminación del plazo máximo de seis meses para investigar procesos judiciales o que los partidos, sindicatos y patronales se “hagan cargo” de la corrupción. “No vale decir ‘fue Bárcenas’, sino que fue el partido de Bárcenas. Por tanto, que devuelvan el dinero”, ha señalado Rivera entre los aplausos de su bancada.

Ciudadanos ha presentado esta iniciativa en solitario a pesar de haberse aprobado una subcomisión sobre corrupción el pasado 2 de febrero, algo que también han reprochado al presidente de la formación, al que han acusado de querer “chupar cámara” y querer “colgarse medallas”. Todos los grupos parlamentarios salvo el PNV se han mostrado favorables a la toma en consideración de esta propuesta, que ha sido admitida a trámite y tiene el objetivo, según Rivera, de “defender a los héroes y no a los villanos”.

Ciudadanos y Podemos se enzarzan

Alrededor de las ocho de la tarde, el diputado de Ciudadanos Toni Cantó ha desviado su intervención en defensa del corredor del Mediterráneo para salir en defensa de Rivera, a quien Podemos había criticado horas antes por querer “chupar cámara” con su proposición Anticorrupción. Dirigiéndose al diputado Juan Antonio Yllanes, autor de esas palabras, le ha respondido que su partido “no chupa cámara, sino que cumple con su trabajo”, y le ha replicado que “chupar cámara es llevar un bebé al hemiciclo -recordando a Bescansa- o darse besos en la boca -recordando el beso entre Iglesias y Domenech meses atrás-“.

Las palabras de Cantó han despertado tanto los aplausos de su grupo parlamentario como los abucheos de toda la bancada de Podemos. Yllanes, que ha pedido de forma reiterada la palabra por alusiones, ha salido finalmente del hemiciclo al denegarle el turno el vicepresidente primero de la mesa, Ignacio Prendes, quien ha reprendido a su compañero de partido que no utilizase en su momento el turno de réplica.