Iñaki Urdangarin cuenta con «un particular» arraigo «familiar» que reduce el riesgo de fuga, según las juezas de la Audiencia de Palma que le han dejado en libertad sin fianza y con la sola obligación de comparecer una vez al mes en el juzgado de Suiza más próximo a su domicilio y de comunicar cualquier cambio de residencia aunque solo sea para pasar unas vacaciones. Por su parte, Diego Torres deberá entregar su pasaporte en la Audiencia y no podrá salir del territorio nacional salvo que cuente con autorización judicial y también tendrá que acudir una vez al mes al juzgado. Las magistradas, con esta decisión, han desoído la petición del fiscal Pedro Horrach que había reclamado la imposición de una fianza de 200.000 euros para el marido de la Infanta Cristina y 100.000 para su socio, Diego Torres, tras ser condenados en el caso Nóos. Esta sentencia tendrá que ser revisada por el Tribunal Supremo.

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Las juezas explican, en la resolución en la que acuerdan estas medidas, que la prisión provisional debe ser «proporcional y razonable». Y recuerdan que esta medida busca evitar la huida de la justicia del imputado, la reiteración de los hechos delictivos y el riesgo de ocultación de pruebas. Por ello, se oponen a encarcelar a Urdangarin y Torres porque les hayan condenado a 6,3 años de prisión y 8,3 años de cárcel, respectivamente en el caso Nóos como ha defendido el fiscal que ha sido duramente vapuleado por las magistradas.

El tribunal subraya que Urdangarin no ha tratado «de eludir la acción de la justicia»

«La gravedad de los delitos y la elevada pena impuesta no pueden operar como único criterio» para ponderar el peligro de fuga, afirman las togadas. Y añaden que es necesario tener en cuenta otros factores como el arraigo familiar, profesional y social de los condenados así como sus conexiones con otros países y sus medios económicos. Además, subrayan que Urdangarin y su antiguo socio «en ningún momento han tratado de eludir la acción de la justicia y así, pese a las penas solicitadas, han comparecido a cada uno de los llamamientos, en todas las instancia» e incluso en la comparecencia del jueves a la que han acudido «a la hora señalada».

Las ‘particulares circunstancias’ de Urdangarin

Además, las magistradas destacan «el arraigo suficiente» de ambos en el territorio nacional «especialmente» el de Urdangarin «cuyas particulares circunstancias, sobradamente conocidas, nos eximen de su pormenorizado análisis». Por ello, afirman que el «incremento del riesgo de fuga» puede ser «conjurado» con medidas cautelares menos gravosas que las reclamadas por el fiscal «máxime cuando las acusaciones no han acreditado circunstancia o marcador de riesgo distinto al de la pena, que no debemos obviar, responde a la suma del total de las penas impuestas».

El ex duque tendrá la obligación de comunicar «todo desplazamiento» fuera de la UE

Por ello, la Audiencia de Palma considera que en este caso es suficiente «para garantizar la sujeción de los acusados al control del tribunal» que ambos comparezcan una vez al mes ante la autoridad judicial competente. En el caso del marido de la Infanta Cristina el que corresponda a su lugar de residencia, es decir, Suiza. Además, el cuñado del Rey tendrá la obligación de comunicar «al tribunal todo desplazamiento que realice fuera del espacio de la Unión Europea». Y cualquier cambio «de domicilio o residencia, aún cuando la misma sea temporal, ocasional o vacacional».

Por su parte, Torres debe entregar inmediatamente su pasaporte en la Audiencia, no podrá salir de España y deberá acudir un día al  mes al juzgado más próximo a su lugar de residencia. También debe comunicar cualquier cambio de domicilio.

La Audiencia resolverá en otra resolución la petición de la Abogacía del Estado que en esta vista ha reclamado que se embargarán los bienes a los acusados para garantizar el pago de posibles devoluciones tributarias y que se les prohiba «disponer, gravar o enajenar bienes».