La renovación de las principales fiscalías dedicadas a la lucha contra la corrupción promovida este miércoles por la Fiscalía General del Estado ha provocado las reacciones de los partidos de la oposición. Concretamente, se han producido siete nuevos nombramientos en las 35 plazas en concurso, pero ha sido la destitución del ex fiscal general de Murcia, Manuel López Bernal -que pidió investigar al presidente de la región, Pedro Antonio Sánchez, por posibles delitos de corrupción relacionados con el caso Auditorio- la que ha creado un profundo malestar.

López Bernal, que ha sido sustituido por el fiscal José Luis Díaz Manzanera, ha lamentado «no contar con la confianza del fiscal general», aunque no ha querido relacionar su salida con la investigación del presidente popular. Más que su relevo, han sido sus denuncias sobre las presiones sufridas durante su ejercicio las que han provocado las reacciones. En una entrevista concedida a la Cadena SER, Bernal ha reconocido haber sufrido intimidaciones, al igual que otros compañeros suyos que, pese a denunciarse y poner en conocimiento de las instancias oportunas, no se investigan. Por este motivo, el ya ex fiscal superior de Murcia ha criticado que se persiga «más a los fiscales que a los corruptos».

Bernal no atribuye su cese a la investigación del presidente de Murcia

Ante estas palabras, partidos como PSOE, Podemos y Compromís han solicitado la comparecencia del fiscal general del Estado, José Manuel Maza, para que justifique estos relevos en el Congreso de los Diputados. El portavoz del PSOE, Antonio Hernando, ha aplaudido la labor de los fiscales de Anticorrupción y ha criticado al PP por apoyar este cese. A su parecer, «cuando un fiscal hace su trabajo honestamente, lo que tendríamos que hacer es protegerle y darle el apoyo de las instituciones».

Por ello, cree que el fiscal general debe dar cuenta de los criterios que ha seguido para llevar a cabo estos ceses de funcionarios que, a su juicio, han sido el «látigo» de la corrupción. Incluso ha amenazado con pedir su dimisión «si no justifica su purga». Ciudadanos ya solicitó la comparecencia en la Cámara Baja del fiscal general del Estado, José Manuel Maza, para que aclare si hubo presiones del Gobierno para no investigar al presidente de Murcia y al ex presidente riojano Pedro Sanz, ambos del PP. Ahora, «también el ministro Catalá tendrá que aclarar o disipar las dudas que podamos tener al respecto», ha sentenciado la portavoz municipal en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís.

Tanto PSOE como Podemos han pedido, además, la comparecencia del ministro de Justicia, Rafael Catalá, por los cambios llevados a cabo en las fiscalías y por las supuestas presiones o intimidaciones al ex fiscal de Murcia. Una petición a la que se ha sumado también Compromís y Ciudadanos. Asimismo, reclaman la comparecencia del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, por los asaltos a domicilios de representantes del Ministerio público, denunciados también por Bernal.

Por su parte, el PP rechaza que haya habido intencionalidad política en la sustitución de Bernal y asegura que se trata de una remodelación más amplia del Ministerio Público.

Manzanera, impulsor del ‘caso Auditorio’

A pesar de este cambio en la Fiscalía Superior de Murcia, Bernal confía en que su sucesor continúe con las investigaciones en la Región. José Luis Díaz Manzanera se ha comprometido a mantener la lucha contra la corrupción, como ha sido su línea de actuación desde que comenzó a ejercer como fiscal hace ahora 27 años.

Precisamente, Díaz Manzanera que ha sido el impulsor del caso Auditorio, por el que declarará como investigado el presidente de la Comunidad Autónoma. De hecho, será él mismo quien acuda «previsiblemente» en representación de la Fiscalía a la toma de declaración, prevista para el próximo 6 de marzo.