El programa rupturista de Pedro Sánchez ha levantado ampollas al sector joven del PSOE. Las Juventudes Socialistas, una ramificación del partido, ha lanzado una campaña en redes contra el ex secretario general bajo el hashtag #NoPedroNo, en protesta por el documento de Sánchez, en el que asegura que la actual organización juvenil es una «plataforma» del partido para impulsar intereses personales.

En el texto presentado el lunes, el candidato socialista fija entre sus propuestas la de incentivar «el papel de las Juventudes Socialistas como escuela de buenas prácticas políticas e ideológicas, como ámbito destacado para la difusión de los valores y principios socialistas, y no como simple plataforma de lanzamiento de carreras políticas personales». Esta afirmación ha sublevado a centenares de miembros las Juventudes, que han llenado la plataforma social Twitter de mensajes al candidato a las primarias socialistas. «Me afilié por convicción, por querer cambiar las cosas, por ideología, por valentía. No por sillones», rezaba uno de estos mensajes.

Algunos de los integrantes de la protesta pedían respeto y reivindicaban la autonomía de la organización respecto al partido federal: «La autonomía de Juventudes Socialistas implica que no es el PSOE quien decide cómo debemos funcionar. Nosotros decidiremos en congreso de JSE», señalaba otro de los tweets. Algunos de ellos iban acompañados por un vídeo en el que acusan a Sánchez de mentir a la organización juvenil, citando un mensaje enviado por el ex líder socialista en el que alababa a la organización, seguido de varias informaciones que van en sentido contrario.

Esta campaña contra el ex líder socialista rompe uno de los esquemas que figuran en su programa: el de convencer y recuperar la confianza de la juventud, que en buena medida ha abandonado su proyecto para pasarse a Podemos. “El PSOE -señala Sánchez en su texto- ha sido históricamente uno de los principales referentes de la juventud. Los jóvenes reclaman liderazgos que cumplan sus compromisos, y solo confían en proyectos políticos democráticos y participativos. Demandan coherencia entre lo que se dice y lo que se hace, firmeza y rebeldía ante la injusticia y, sobre todo, proyectos autónomos y no condicionados al servicio de los poderes establecidos. Estamos dispuestos a afrontar ese reto”. Un órdago a este sector que, cinco días después de haberse presentado, ha chocado con la organización que lo aglutinaba.

Una campaña no oficial

La campaña no aparece en las cuentas oficiales de Juventudes Socialistas, cuya dirección se ha desvinculado de la iniciativa. Fuentes de la organización aseguran que no están detrás de esta campaña, que se está moviendo por «muchos militantes» que están muy enfadados con la definición que hace de su organización como «plataforma de carreras profesionales», informa Europa Press. Entre los participantes sí figuran algunos dirigentes de las Juventudes, como el vicesecretario general en Aragón, Eduardo Cariñena, que se refiere al candidato como «Pedremos» y responsabilizaba a Sánchez de los malos resultados electorales.

https://twitter.com/EduardoCBU/status/835087152337805312

«Juventudes Socialistas no es una plataforma para lanzar personas, sino las ideas que en su día no nos permitiste llevar al Comité Federal», reprochaba este dirigente a Pedro Sánchez.  También se ha sumado a esta iniciativa el secretario de Comunicación de la organización juvenil en la provincia de Valencia, Manel Ballester: «#NoPedroNo, tú no puedes renovar cargos en las Juventudes a tu antojo. Por más que te pese, somos una organización independiente del PSOE», afirma.

Y cuenta con el apoyo de una exdirigente de la Ejecutiva de Sánchez, la madrileña Eva Matarín, próxima al ex secretario general del PSOE de Madrid Tomás Gómez, quien ha defendido que el candidato recurre ahora a «insultar» a Juventudes, porque no pudo con ellos. «Nos opusimos a las cacicadas conservadores», afirma.

Las tensiones entre esta organización y Pedro Sánchez comenzó hace unos días, con el acto que el candidato tenía previsto hacer a Melilla y al que invitó a las juventudes del PCE sin contar con las propias Juventudes Socialistas. Una crítica que también ha salido a la luz en la campaña de #NoPedroNo y de la que también se lamentó el secretario general de las JSE, Nino Torre, que este jueves se mostraba contundente: «Gran error cuidar más a las juventudes de otro partido que a las propias».

Después de la campaña orquestada por los miembros de las Juventudes Socialistas, los afines a Pedro Sánchez lanzaron en las redes otra ‘contracampaña’ para apoyar al ex secretario general. Así, le mostraron su apoyo bajo el hashtag #SíPedroSí, que llegó a ser el tema más comentado en Twitter del país.