La presidenta de la Junta de Andalucía ha ofrecido un discurso de perfil bajo durante la conmemoración del 28-F, con el objetivo de huir de las críticas de la oposición andaluza, que le reprocha que dedique más tiempo y esfuerzos a dirigir el PSOE que a su Gobierno. Tras la entrega de las Medallas de Andalucía, Susana Díaz ha insistido en la necesidad de reformar la Constitución, pero siempre huyendo de «asimetrías» entre territorios y ciudadanos. Como es habitual, ha reivindicado el papel de su comunidad en el nuevo modelo territorial de España.

Mientras Díaz rebaja el tono y ni siquiera explota el recurso de la confrontación con el Gobierno del PP, Pedro Sánchez pone rumbo a Andalucía. El ex secretario general del PSOE prepara un acto en torno al 11 de marzo en Cádiz, una de las principales federaciones socialistas. El PSOE andaluz se rige ahora por el eje Cádiz-Sevilla, formado por su secretaria general, Susana Díaz (trianera), y sus números dos en el partido y la institución, Juan Cornejo y Manuel Jiménez Barrios, respectivamente.

Sánchez tiene previsto visitar también Málaga y algunos municipios gaditanos

Tras el primer golpe de Sánchez en Andalucía el pasado 23 de enero, cuando visitó Dos Hermanas y anunció su candidatura  en las primarias, el ex secretario general apunta ahora a la segunda provincia del eje director del socialismo andaluz. En Cádiz capital se encuentra uno de sus hombres de confianza en la comunidad, Rafael Román, y su agrupación municipal fue de las primeras en constituirse como plataforma crítica con la Gestora. El día 20 de febrero, esa plataforma pasó a mostrar su apoyo al ex secretario general y a pedir «un PSOE autónomo, libre de injerencias, de izquierdas, plural, diverso y de liderazgos compartidos, feminista, ecologista, federalista y laico, que sea la fuerza del cambio progresista en España».

Está previsto que además de Cádiz capital, Pedro Sánchez visite más adelante municipios como Chiclana de la Frontera, de la que fue alcalde el vicepresidente de Susana Díaz. También tiene pendiente un acto en la provincia de Málaga.

El ex secretario general también ha sido hoy objeto de controversia en la red social Twitter, por el mensaje que le ha escrito al presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Al pedirle que no inicie ninguna guerra, Sánchez ha recibido críticas, reproches y bromas por la guerra interna que vive el PSOE.

Por su parte, Susana Díaz huye de controversias el 28-F e insiste en su compromiso con la comunidad, donde este martes se han publicado encuestas que le otorgan una victoria electoral si hubiera elecciones autonómicas. «Las encuestas me animan a seguir trabajando porque lo único que me mueve es el compormiso con Andalucía, que tiene muchas oportunidades y un futuro por escribir», ha señalado en Canal Sur Radio.»Desde el trabajo, la entrega y el consenso en temas importantes podemos escribir las mejores páginas de Andalucía», ha insistido.

En la misma línea ha insistido el portavoz socialista en Parlamento andaluz, Mario Jiménez, que ha valorado «con moderación» las encuestas que se han publicado en algunos medios, y que recogen «el trabajo y esfuerzo con ahínco» que viene haciendo la presidenta, Susana Díaz y su Gobierno.