El juez ha ampliado la investigación al ex presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB) José Luis Sáez y le ha imputado también la supuesta comisión de blanqueo de capitales, pertenencia a grupo criminal y delito fiscal, por lo que ya pesan siete cargos contra él. La instrucción judicial, igualmente, trata de determinar si la Federación ha sido cooperadora necesaria o víctima del presunto detrimento patrimonial provocado por el antiguo dirigente.

El aumento de los cargos se produce después de que el ex mandamás compareciera en sede judicial la pasada semana y se negara a responder a las preguntas tanto del instructor como de las fiscales asignadas al caso (Esther González Martínez e Inmaculada Violán González). Tan sólo contestó a su letrada, según ha podido confirmar El Independiente en fuentes jurídicas.

Sáez había sido citado inicialmente el 24 de enero, pero solicitó la suspensión de la declaración alegando que se encontraba en el extranjero y que no regresaría a España hasta el 20 de febrero. La Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) lo colocó a principios de septiembre al frente de un grupo de trabajo para ayudar a la Confederación Brasileña (CBB) a solucionar su crisis y el ex presidente del baloncesto español ha tenido su base de operaciones durante los últimos cinco meses en Puerto Rico.

El juzgado investiga ya al ex presidente del Baloncesto por la posible comisión de siete delitos

El Juzgado de Instrucción 36 de Madrid abrió el pasado 27 de septiembre diligencias previas contra Sáez a raíz de la querella interpuesta por el ex presidente de la Federación Española de Tenis José Luis Escañuela contra el entonces presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), Miguel Cardenal. Escañuela adjuntó la denuncia que el Comité de Auditoría y Control de la FEB presentó a finales de 2015 ante el CSD por posible uso indebido de fondos del presidente, en un intento de acreditar el doble rasero que Cardenal había seguido con Sáez -supuestamente más benévolo- y con él, al que llevó ante la Fiscalía Anticorrupción.

Hasta ahora, el antecesor de Jorge Garbajosa en la Presidencia de la Federación de Baloncesto era investigado por malversación de caudales públicos, administración desleal, apropiación indebida y falsedad documental a raíz de las conclusiones que arrojó la auditoría encargada por el CSD a raíz de la citada denuncia del Comité de Auditoría y Control, que determinó que Saéz imputó gastos particulares a la FEB y otros que no estaban justificados otros con el desempeño de su cargo federativo.

Como viene informando este diario, la investigación ha puesto la lupa a los ingresos millonarios que contabilizó la FEB con motivo de la celebración en 2014 de la Copa del Mundo a través de patrocinadores y mecenas. Según se detalla en la liquidación del campeonato, que consta en las actuaciones judiciales, la celebración de esta cita supuso unos ingresos de 44.411.783,59 euros y unos gastos de 41.352.445,80 euros, lo que arroja un superávit de 3.059.337,79 euros.

La instrucción pone la lupa a los ingresos obtenidos por la celebración del Mundial

En esta línea, el juez ya ha pedido a la Federación que detalle en qué cuentas corrientes se registraron los ingresos relativos al Mundobasket 14 y desde cuál se transfirieron las aportaciones a la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) -con sede en la ciudad suiza de Mies- en cumplimiento de las obligaciones económicas establecidas en el manual de candidatura por la concesión del campeonato. Lo que se investiga es si la FEB comunicó a la Agencia Tributaria estas salidas de capital, de donde se derivaría la posible comisión de un delito de blanqueo de capitales.

En las cuentas correspondientes a 2014, la Federación reconoce que hizo pagos a la FIBA durante 2009 por importe de cinco millones de euros, sufragados con las aportaciones que realizaron las sedes que albergaron la competición, los préstamos a interés cero que le concedió el CSD y los créditos formalizados con entidades financieras.

Extractos de dos transferencias bancarias realizadas por la FEB a la FIBA en mayo de 2009. EL INDEPENDIENTE

El 29 de mayo de 2009, la FEB hizo dos transferencias a la FIBA desde una cuenta en Caja Madrid por importe total de tres millones de euros. Concretamente, era un pago de un millón de euros como aportación inicial a la Joint Marketing Board (JMB) participada al 50% con la Federación Internacional para la realización conjunta de las actividades de captación de patrocinios, ticketing y desarrollo de los derechos de marketing de la Copa del Mundo. Los otros dos millones obedecían a la fianza formalizada para garantizar el cumplimiento de las obligaciones y responsabilidades derivadas de la organización de la citada cita deportiva.

En un oficio fechado el pasado 9 de diciembre, el Juzgado de Instrucción 36 de Madrid ya requirió a la Federación la documentación de la candidatura para la organización de la Copa del Mundo 2014, el manual de la candidatura, las deudas y riesgos que asumía, y el contrato de constitución de la Joint Marketing Board. La FEB también ha aportado las actas de reuniones del JMB en las que se detallan las condiciones y el reparto de los ingresos que se obtuvieran.

El juez trata de aclarar si la FEB fue cooperadora necesaria o víctima del daño patrimonial

El instructor también se ha interesado por las comisiones que abonó la Federación a Dentsu Aegis Network Iberia SLU por la captación de patrocinadores para el Mundial, reconocida por el Gobierno como acontecimiento de excepcional interés público. Ello conllevaba bonificaciones fiscales para las empresas colaboradoras. Por ello, el juzgado requirió a Dentsu Aegis Network Iberia el pasado 19 de diciembre para que aportara a los investigadores policiales “todos los contratos recibidos de la Federación Española de Baloncesto con los patrocinadores desde 2011 [cuando ambas partes firmaron el contrato] hasta 2015, haciendo constar a qué empresa del grupo se hace la imputación de las cantidades recibidas”.

De acuerdo con los datos ofrecidos por la actual dirección, la FEB ha abonado a esta compañía comisiones por importe superior a los 7,2 millones de euros entre noviembre de 2011 y julio de 2015, si bien no toda esa cantidad está relacionada con la captación de patrocinadores para el Mundial de 2014.

Entre los testigos que ya han comparecido ante el juez que instruye la causa se encuentra Jesús García, representante de Dentsu Aegis Network Iberia. Según ha podido conocer este periódico, García declaró el pasado 15 de diciembre y estuvo asistido jurídicamente por Antonio Camacho, ministro del Interior en la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno y hoy integrado en el bufete madrileño Pérez-Llorca.

Garbajosa da por hecho que el juez terminará imputando a la FEB como persona jurídica

Otro de los delitos que ya imputado el juez a José Luis Sáez es el de pertenencia a grupo criminal, que, según el Código Penal, concurre cuando se produce la unión de más de dos personas que “tengan por finalidad o por objeto la perpetración concertada de delitos”. La comisión de este delito está penado con entre tres meses y cuatro años de prisión.

Además del anterior presidente, el Juzgado de Instrucción 36 de Madrid también ha llamado al procedimiento en calidad de investigado a Luis Giménez, ex secretario general y ex director económico de la FEB. La auditoría también puso de manifiesto que Giménez habría imputado gastos a la Federación no acreditados con el desempeño de su cargo.

De otro lado, la instrucción judicial trata de determinar si la FEB ha sido cooperadora necesaria o víctima del detrimento patrimonial presuntamente provocado por Sáez, motivo por el que ha nombrado ya a un perito de la Agencia Tributaria. En caso de que el juez aprecie responsabilidad, la Federación sería imputada previsiblemente como persona jurídica por la posible comisión de blanqueo de capitales y delito fiscal.

El actual presidente de la FEB, Jorge Garbajosa, dio por hecho la pasada semana en el curso de una reunión de la comisión ejecutiva que la Federación sería llamada al procedimiento en calidad de investigada, según reconoció a este diario un directivo presente en dicho encuentro.

El ministro Méndez Vigo, flanqueado por José Montero y Jorge Garbajosa en la reunión. FEB

En el seno de la FEB existe preocupación ante la posibilidad de que sea finalmente imputada, por el temor de que algunos patrocinadores quieran retirar su apoyo económico en un momento en que su situación económica es delicada. La Federación tuvo que presentar un plan de viabilidad a finales del pasado año ante el Consejo Superior de Deportes (CSD) tras cerrar los dos últimos años con pérdidas superiores a los 5,6 millones de euros, lo que ha llevado a Garbajosa a tener que reducir plantilla con el despido de ocho trabajadores fijos y la no renovación de contratos a otros empleados.

Garbajosa y su vicepresidente ejecutivo y director general, José Montero, se han reunido días atrás con el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, para informarle de la “actualidad del baloncesto español y de los proyectos de la FEB”, según ha informado la Federación. No ha trascendido si la investigación judicial fue uno de los temas que salió a relucir en la conversación.