Luis Asúa, que fuera viceconsejero de Medio Ambiente y ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid, aspira al liderazgo de los populares madrileños en las primarias que se celebran este 12 de marzo frente a Cristina Cifuentes. En conversación con El Independiente, responde a las alusiones directas que la presidenta de la Comunidad de Madrid hizo a este medio respecto al supuesto apoyo que recibe de la plataforma ultracatólica Hazte Oír, en el ojo del huracán por su última campaña, a bordo de un autobús que recorre España, de tintes transfóbicos. Asúa lo niega de pleno: «El autobús, fenomenal para subirse a él y debatir, pero que no me lo tire a mí».

Explica que Cifuentes y Hazte Oír «tienen una batalla campal, una guerra personal, pero es ridículo que piense yo estoy detrás de nada». Asegura no constarle -«a mí no me ha llegado nada», dice- que dicha plataforma haya pedido el voto para su candidatura. Sólo a través de change.org (una plataforma de peticiones que acoge distintas causas) se ha pedido un debate entre ambos que él también reclama aunque con nulo éxito. Con el mismo énfasis niega ningún tipo de conexión con El Yunque, organización semi clandestina paramilitar con origen en Chile que promueve a Hazte Oír. «No sé lo que es», asevera.

Autodenominado ‘liberal’, asegura no ser ‘candidato de nadie’

Respecto al contenido de la campaña transfóbica comenta que no le gusta que su hijo pequeño «vea la palabra pene por la calle», aunque «respeto la libertad de expresión y de conciencia». Cree que existe una «cacería» por parte de la izquierda «y estoy harto, como mucha gente más, de que los políticos y el Estado se arroguen el monopolio de la ética y de la moral».

Autodenominado «liberal», de la London School of Economics, muy lejos, dice, de la imagen de «facha» que quieren atribuirle, afirma no ser «candidato» ni «secundario de nadie», en alusión a si su decisión de presentarse a estas primarias ha sido auspiciada por otros dirigentes del PP de Madrid como Esperanza Aguirre.

Ubica a Cifuentes en el espectro ideológico del centro-izquierda

Defiende que el PP regional tiene que ampliar su base electoral volviendo a ser el referente de conservadores, centristas, liberales y progresistas y no sólo del centro izquierda, donde ubica ideológicamente a Cifuentes. Un PP «instalado en el 33 o 34 por ciento del voto es poco ambicioso. Tenemos que volver a las mayorías absolutas de Gallardón». Considera que el congreso de los días 18 y 19 de este mes resultará fallido por entender que «no se ha facilitado el voto» ni «debatir ideas». «Podía ser una festa preciosa y se ha convertido en una reunión secreta», señala a cuenta de un proceso al que se han inscrito cerca de 11.000 personas para votar en primera y segunda vuelta, si hay lugar a la misma.

«Primarias descafeinadas»

Son, a su juicio «unas primarias descafeinadas que culminan en el disparate de San José», en alusión al puente festivo en Madrid con  motivo del Día del Padre, fecha elegida para el cónclave. La propuesta con la que se presenta a estas elecciones primarias es abrir el partido para que «entre aire fresco a lo bestia» porque es «lamentable» que «estemos al 10 por ciento de actividad». Él, por su parte, tendrá que conseguir mucho más de un 10 por ciento de los apoyos si quiere llegar a la segunda vuelta, nada fácil si Cifuentes supera este domingo el 50 por ciento, gana en más de la mitad de los «colegios electorales» y se saca quince o más puntos de diferencia. La campaña sigue.