Daniel Mercado Lozano, el empresario argentino que incriminó a Jaume Matas por la trama de financiación ilegal del PP balear y que reconoció haber recibido contratos públicos amañados, figura entre los principales beneficiados por los servicios de publicidad pagados con cargo a los hospitales madrileños construidos durante la etapa de Esperanza Aguirre como presidenta de la Comunidad. En el marco de una pieza separada del caso Púnica centrada en la posible financiación irregular del PP de Madrid, el magistrado de la Audiencia Nacional Eloy Velasco investiga ya la participación en esta trama de al menos tres empresas de Mercado, que en 2012 reconoció al juez del caso Palma Arena haber hecho “facturas falsas” para los Gobiernos de Madrid y Castilla y León.

Como desveló El Independiente, agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil se personaron el pasado martes en la sede de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid requiriendo documentación relativa a uno de los proyectos ‘estrella’ de Esperanza Aguirre: el plan de infraestructuras sanitarias 2004-2007, basado en la construcción de siete nuevos hospitales en la corona metropolitana. En concreto, los investigadores buscan conocer el destino que se dio a la partida de publicidad -equivalente al 1% de la inversión de cada centro sanitario- ante la sospecha de que parte de ese dinero se desvió a otros fines o se inflaron las facturas.

La UCO investiga ya a tres empresas del publicista argentino que incriminó a Matas por la financiación del Partido Popular balear

Según ha podido conocer este diario, la UCO ha puesto la lupa al menos a tres de las empresas a las que se le contrataron servicios relacionados con la publicidad de los nuevos hospitales madrileños en la etapa en la que al frente de Sanidad se encontraba Manuel Lamela. Se trata de Over Marketing y Comunicación SL, Traci Comunicación SL y Link América SL, las tres con sede en Madrid y ya liquidadas tras entrar en concurso voluntario de acreedores. Son las sociedades por las que los agentes han requerido documentación a diversos departamentos del Gobierno de Madrid en los dos últimos días.

Sólo en en el caso del Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, estas tres compañías facturaron al menos 902.160 euros por la realización de diversos servicios publicitarios relacionados con la construcción y puesta en servicio de este centro sanitario, como la realización de spots de TV, la impresión de folletos, el diseño de paneles o la instalación y montaje de expositores. De ese montante, el 87% lo ingresó Over.

Trama societaria de Daniel Mercado Lozano, que conecta los casos ‘Palma Arena’ y ‘Púnica’ EL INDEPENDIENTE

El vínculo de estas tres sociedades es Daniel Mercado Lozano, que fue administrador único de Over Marketing y Comunicación y de Traci Comunicación y administrador solidario de Link América junto a su hermana Verónica. Desmantelado su grupo empresarial en España volvió a Argentina, donde ha ejercido como asesor del ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman (Propuesta Republicana).

A la espera de que la UCO analice la documentación requerida esta semana a la Comunidad de Madrid, el publicista suramericano conecta ya las macrocausas Púnica -instruida por el Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional- y Palma Arena, dirigido por el Juzgado de Instrucción 3 de Palma. En la declaración que realizó en la Comandancia de la Guardia Civil el 27 de octubre de 2012 en presencia del juez Castro y del fiscal Pedro Horrach, Mercado Lozano confesó que el Gobierno de Jaume Matas amañó contratos para adjudicárselos a sus empresas y que cobró “dinero negro” en la antigua sede del PP balear y en una cafetería cercana.

No sólo eso. En aquella comparecencia, el empresario argentino incriminó a Matas en la trama de financiación ilegal del PP balear, lo que dio pie a que el magistrado Castro desgajara una pieza separada de la causa matriz Palma Arena que bautizó con el nombre de una de sus empresas: caso Over Marketing. Su testimonio fue determinante para que el instructor imputara en esta rama al ex presidente balear, al ex consejero de Interior José María Rodríguez, al ex tesorero y gerente del partido Luis Fernando Areal y a la ex consejera de Salud Aina Castillo.

Daniel Mercado admitió ante el juez Castro en 2012 haber hecho “facturas falsas” para el Gobierno de Madrid

“Quien estableció los pagos en dinero A y en dinero B fue el señor Areal y me hablaron de hacer facturas oficiales y otras en negro. No recuerdo cifras concretas pero sí que estos pagos en negro me los hacía el señor Areal y en una ocasión el señor José María Rodríguez. Unas veces me pagaban en la sede del Partido Popular antigua, cerca del Palacio Marc, y en una ocasión el pago en negro se produjo con ocasión de tomar café en una cafetería próxima. Supongo que el señor Matas les había dado instrucciones, luego me enteré de que Areal era su cuñado. Matas, Rodríguez y Areal conocían la existencia de pagos en dinero opaco”, reconoció entonces Mercado, como informó El País.

La relación del empresario argentino con el ex presidente balear arrancó en vísperas de los comicios autonómicos de 2003, cuando Jaume Matas aún ocupaba el Ministerio de Medio Ambiente en el Gobierno de José María Aznar. Y Over se convirtió en su agencia de publicidad de cabecera entre 2003 y 2007, la segunda etapa en que Matas estuvo al frente del Gobierno autonómico. Como Mercado reconoció a Castro y Horrach, el Ejecutivo balear ya le había hecho “encargos verbales” antes de que la empresa abriera una sucursal en la isla.

Over protagoniza también una ramificación valenciana. En marzo de 2013, el partido Esquerra Unida desveló que la Consejería de Sanidad de la Generalitat adjudicó a Over Marketing en 2001 la campaña de divulgación del ‘Plan de Humanización de la Atención Sanitaria’ por 661.113,32 euros, pese a ser la oferta más cara de las nueve que pujaron por este contrato.

El empresario señaló a López Viejo como el alto cargo que daba la orden para que se “amañaran” los contratos en Madrid

La investigación que dirige la UCO por orden del juez Velasco en el marco del caso Púnica trata de determinar si el PP de Madrid se financió irregularmente a través de aportaciones de empresas que recibieron adjudicaciones públicas. Y el paralelismo con el caso balear es inevitable. Daniel Mercado reconoció que pactó con Jaume Matas regalarle actos electorales con el compromiso de que, si el PP recuperaba el Govern en las elecciones autonómicas que se celebraron el 25 de mayo de 2003, sería recompensado generosamente con contratos públicos. Las pesquisas de la Guardia Civil determinarán si el patrón de funcionamiento en Baleares operó también en Madrid.

En su declaración en sede policial, Mercado señaló abiertamente a Alberto López Viejo -viceconsejero de Presidencia (2004-2007 ) y consejero de Deportes (2007-2009) en los gobiernos de Esperanza Aguirre e imputado en el caso Gürtel– como el alto cargo que daba las órdenes para que se “amañaran” contratos. “Todo lo que no era concurso en la Comunidad de Madrid tenía que pasar por las manos de Alberto López Viejo. Yo vi mermados mis contratos con la Comunidad de Madrid porque López Viejo me dijo en una ocasión que Correa [cabecilla de Gürtel] no quería que Over siguiera trabajando para la Comunidad de Madrid. López Viejo asignaba cada contrato negociado sin publicidad y le decía al órgano contratante que lo amañara como creyera conveniente”, aseguró.

El bolso que Aguirre devolvió

Según ha podido conocer este diario, la mayor parte de los servicios de publicidad facturados con cargo al presupuesto de los hospitales no excedía de 18.000 euros, por lo que la Comunidad de Madrid los adjudicaba directamente a las empresas del publicista argentino como contratos menores. Las fuentes consultadas dijeron que, en caso de que superaran esa cuantía, se fraccionaban para que se pudieran otorgar a estas mismas compañías.

Daniel Mercado reconoció ante el juez Castro que, entre los políticos y clientes con los que solía tener atenciones en Navidad, se encontraba Esperanza Aguirre. En concreto, aseguró que llegó a enviarle a la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid un bolso de la marca Loewe valorado en unos 670 euros, si bien admitió que Aguirre le “devolvió” el regalo.