El grupo parlamentario del PSOE está más dividido que nunca y su ruptura en varios pedazos amenaza con mantenerse después de las primarias del 21 de mayo. La presentación de la candidatura de Susana Díaz ha permitido que emerja un susanismo hasta ahora disimulado por diputados de confianza de la Gestora como Eduardo Madina o Ignacio Urquizu, así como por los 20 parlamentarios andaluces, todos fieles a su secretaria general. Su mayoría es aplastante y se ha visto reforzada moralmente desde el pasado domingo, cuando gran parte del establishment del partido dio su apoyo a Susana Díaz en su puesta de largo como candidata. Los susanistas sienten que cabalgan sobre el caballo ganador.

Tal es la tensión existente que muchos diputados del mismo grupo ni se hablan entre ellos, y algunos lanzan advertencias sobre su coexistencia futura. En concreto, diputados andaluces han asegurado a sus compañeros que, en el caso de ganar las primarias Pedro Sánchez, ellos mantendrán su lealtad a Susana Díaz y sólo acatarán sus órdenes. Amenazan así con nuevas indisciplinas como la que llevó a quince diputados fieles a Pedro Sánchez a saltarse la disciplina de voto y rechazar la investidura de Mariano Rajoy en vez de optar por la abstención, como decretó el Comité Federal del PSOE.

Cuando escupes al cielo, te cae encima», advierte Elorza

«Cuando escupes al cielo, luego te cae encima», advirtió este martes Odón Elorza, uno de los diputados más representativos del ‘no es no’, que ha formado parte de la campaña de Pedro Sánchez desde antes de que éste diera el paso ofreciendo mítines por las plataformas críticas del PSOE del país.

Elorza hacía esas declaraciones al entrar a la reunión del grupo socialista, en respuesta al portavoz de la Gestora, Mario Jiménez, que había reprochado a los sanchistas que cuestionaran la limpieza del proceso de primarias. «¿Cómo es posible que algunos socialistas acusen a otros de buscar la escisión o incluso de entregar el PSOE a Podemos?», se preguntó Elorza. «¿Cómo es posible que se haga esa acusación? Es increíble a lo que están llegando éstos de la Gestora. Da la impresión de que ni los dioses saben que cuando escupen al cielo les va a caer encima», aseguró.

Elorza entraba así en una reunión a puerta cerrada donde había sido reprendido por la dirección de grupo en las dos ocasiones anteriores. El ex alcalde de San Sebastián había pedido explicaciones del «bloqueo» de siete iniciativas suyas para exigir al Gobierno que reabra la comisión técnica sobre el accidente ferroviario de Angrois, en el que murieron 80 personas en 2013.

Como Elorza, la diputada independiente Margarita Robles también había reprochado el «intercambio de cromos» entre PSOE y PP a la hora de renovar a los magistrados del Tribunal Constitucional. Ambos representan una opción política que ya dividió el grupo -al igual que al PSOE- con motivo de la investidura de Mariano Rajoy.

Quince fueron los diputados del ‘no’ que rompieron la disciplina de voto: Meritxell Batet, Margarita Robles, Susana Sumelzo, José Zaragoza, Zaida Cantera, Manuel Cruz Rodríguez, Odón Elorza, Rocío de Frutos, Lidia Guinart, Marc Lamuá, Mercé Perea, Joan Ruiz y Carbonell, Sofía Hernanz, Pere Joan Pons y María Luz Martínez Seijo. Todos fueron sancionados con una multa de 600 euros. Siete de ellos pertenecen al PSC, que se ha reconciliado con la Gestora, lo que ha reducido su tensión interna, y otras dos son independientes: Robles y Cantera.

Los coordinadores de Sánchez

Frente a su beligerancia se sitúa la discreción de dos de los principales apoyos orgánicos de Pedro Sánchez, el diputado valenciano y secretario provincial del PSOE José Luis Ábalos y la asturiana Adriana Lastra. Ambos se abstuvieron en la investidura y ahora coordinan la candidatura de Sánchez.

Eso sí, estos sanchistas de pro siguen considerando un «traidor» a otro compañero de bancada, Patxi López, el único candidato a las primarias con escaño. Le acusan de haber convencido a Sánchez de que abandonara el Congreso en vez de desobedecer al Comité Federal o abstenerse en la investidura. López comparte grupo con responsables de la anterior Ejecutiva de Pedro Sánchez como César Luena, que fue su secretario de Organización, o Rafael Simancas.