Los efectos de la ‘Trama’ son, según Podemos, continuados y latentes. Los efectos del ‘Tramabús’, en cambio, han caído en picado sólo un día después de que fuera lanzado por su secretario general, Pablo Iglesias. El partido morado lanzó este lunes  la campaña de un autobús que se disponía a recorrer, durante toda esta semana, la «geografía de la ‘Trama» con un objetivo claro: recuperar el efectismo y el pulso mediático. Un propósito para el que los elementos parecen haberse aliado en su contra. Problemas técnicos, una fuerte carga de improvisación y noticias de peso como la llamada a declarar de Mariano Rajoy han empañado el proyecto de Podemos, que pretendía «visibilizar» la red corrupta del país a través de los medios de comunicación y que en su segundo día sólo ha logrado reunir a un puñado de periodistas en el autobús de dos plantas, donde una de ellas ha quedado sin ocupar.

Una hora antes de la salida prevista del ‘Tramabús’, Podemos comunicó por sus canales oficiales la cancelación de la ruta por «problemas técnicos». Según la versión oficial, se habría tratado de un fallo en el embrague del vehículo, tal como habría comunicado la empresa de alquiler. Esta es la segunda compañía con la que Podemos lleva a cabo la idea después de que la primera se negara a prestar sus servicios una vez conocida la temática del autobús, afirman desde la formación. Un hecho que despertó las suspicacias con la idea de que podría haber sido el nuevo proveedor quien hubiera rechazado continuar el recorrido ante el revuelo provocado, más aún después de que Vozpópuli diera a conocer su nombre: Julgar Bus SL.

El partido de Pablo Iglesias zanjó la polémica anunciando a las 11.45 horas que el ‘Tramabús’ retomaba el recorrido previsto. La hora de convocatoria era 45 minutos después, por lo que la afluencia de medios de comunicación se vio mermada. En total, acudieron 9 periodistas frente a los 8 trabajadores de Podemos, además de tres técnicos audiovisuales y el propio conductor del autobús. En total, 21 personas en un autobús con capacidad para medio centenar, y del que sólo se utilizó la planta baja del vehículo, quedando inutilizada la superior.

De los cinco ponentes de Podemos que inicialmente anunciados, acudieron dos a la ruta

Tampoco acudieron a la cita los ponentes previstos. En un primer momento, iban a asistir Rafael Mayoral, Gloria Elizo, el ex Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) Julio Rodríguez y el guardia civil Juan Antonio Delgado. En la segunda convocatoria, ya reparada la avería, anunciaron la baja de los dos primeros e incluyeron al asesor de Podemos Rubén Juste. Finalmente sólo Rodríguez y Delgado acudieron a la cita, a la vez que excusaron la ausencia de sus compañeros de filas por incompatibilidades con el trabajo en el Congreso.

Horas después, el ‘Tramabús’ volvió a sufrir otra incidencia. Cuando se disponía a circular por la localidad de Alcorcón, el vehículo fue retenido por agentes de la Policía Local de paisano para identificar al conductor, según ha informado eldiario.es. Con posterioridad, ha podido continuar la marcha.

Alcorcón tiene como alcalde a David Pérez (PP), envuelto en una sonora polémica meses atrás después de que en un discurso pronunciado en 2015 calificara a las feministas como «frustradas», «amargadas», «rabiosas» y «fracasadas». El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, ha recordado este martes esas manifestaciones tras conocer la incidencia sufrida por el ‘Tramabús’.

Este lunes, Irene Montero explicó que estaba previsto abrirlo a los simpatizantes que quisieran conocer el entramado corrupto en el autobús; una idea que no se ha materializado y que por lo pronto no tiene visos de llevarse a cabo, al menos en la capital. La convocatoria ha estado dirigida hasta el momento únicamente a periodistas para conseguir el deseado impacto mediático. Un impacto que se logró y que en su segundo día se ha reducido significativamente.

Minutos después de que Podemos lanzara su convocatoria in extremis, llegaban relevantes noticias de Europa: un adelanto electoral de la primera ministra británica Theresa May y la caída en picado de la libra. Durante el recorrido a cuatro ruedas, la Audiencia Nacional llamaba a declarar como testigo al presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, eclipsando completamente el foco informativo que Podemos quería mantener durante toda esta semana.

«Ha habido buena aceptación, no nos han tirado huevos»

El recorrido del ‘Tramabús’ quería destapar este martes las llamadas «cloacas del Estado», y ha pasado por lugares como la sede del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), la Unidad de Delicuencia Económica y Fiscal (UDEF), la Audiencia Nacional, el Ministerio de Interior, el Ministerio de Defensa, o la empresa INDRA. Organismos que los dirigentes morados han ido relacionando con el concepto de ‘trama’ en un ambiente más distendido que en su puesta de largo del primer día. En el exterior, decenas de curiosos dirigían su vista y su teléfono móvil al autocar para inmortalizar su paso. En la ruta por la zona financiera de Madrid, en la avenida de la Castellana, los viandantes fueron tomando un cariz ejecutivo. De chaqueta, corbata y teléfono en mano, no ocultaban la expresión de sorpresa, y alguno llegó a levantar el corazón -el dedo- marcando una peineta dirigida al autobús. Tampoco faltó la figura del ‘espontáneo’: una persona que, desde la mediana de la carretera, increpó al vehículo entre aspavientos.

Mediáticamente ha sido un éxito», señala el ex Jemaz, que destaca la visibilidad alcanzada

«Soy guardia civil, así que al menos vamos un poco más seguros», bromeó Delgado en su intervención inicial. El agente denunció desde su posición la falta de transparencia de los cuerpos de seguridad del Estado; una carencia que dificultaría el trabajo y supondría, a su juicio, una amenaza para una actuación eficaz.  El concepto de la ‘trama’ fue uno de los más recurrentes en las dos horas de recorrido por la capital madrileña.

Un término que ha contado con fuertes críticas internas en la formación morada por el halo «conspiratorio» que rodea a la palabra, y por su falta de concreción. Al ser preguntado sobre este asunto, Rodríguez ha señalado a fuerzas externas como las interesadas en acabar con esta idea. «Van a intentar que se desgaste la palabra ‘trama'», ha asegurado Rodríguez, que ha especificado que «el problema de utilizar las palabras es que se desgastan si se quedan sólo en una palabra»; ha explicado el ex JEMAD, que ha insistido en que han alcanzado su objetivo de dar visibilidad al concepto acuñado: «Mediáticamente ha sido un éxito».

Sobre las críticas, internas y externas, sobre el polémico ‘Tramabús’, Rodríguez ha dicho haber conseguido su objetivo: «Que se hable de la trama, que se visibilice». «Que no critiquen este autobús, porque lo que hace es sensibilizar sobre el problema de este país»; defendió tajante Delgado, que respondió a las preguntas de periodistas sobre las críticas internas: «Si hay algún compañero al que no le gusta no pasa nada, somos un partido democrático», matizó, antes de aclarar que hay una «inmensa mayoría» que apoya el proyecto. Julio Rodríguez admitió la posibilidad de que se cuestione la estrategia de Podemos pero trató de quitarle hierro: «Puede haber dudas sobre la estrategia, igual que puede haber dudas sobre si lo estoy haciendo bien o mal», ha matizado el ex JEMAD.

Pese a las críticas, el diputado Juan Antonio Delgado ha querido destacar la buena acogida del proyecto, y en clave de humor ha señalado: «El ‘Tramabús’ ha tenido buena aceptación, no nos han tirado huevos como a otros autobuses», ha dicho, en referencia al polémico autocar de la asociación HazteOír con el que ha sido comparado en los últimos días.