Los saqueadores confesos del Palau de la Música Fèlix Millet y Jordi Montull desviaron 2,5 millones de euros de las cuentas de la institución cultural a obras particulares en sus domicilios y los de sus hijas, según han confirmado ante el tribunal los peritos de la Agencia Tributaria y de la auditora Deloitte.

En el juicio por el expolio del Palau, los responsables de Hacienda y de Deloitte han confirmado los informes que elaboraron a instancias de la Fiscalía para cuantificar el dinero que Millet y Montull desviaron para sufragar obras de reforma en sus casas, cifra que los peritos de la defensa, liderados por el economista José María Gay de Liébana, rebaja a 2,3 millones.

Según Hacienda y Deloitte, Millet desvió para obras particulares 2,3 millones de euros del Palau de la Música y los Montull 220.000 euros

La parte del león de este nuevo capítulo en el desfalco de la entidad cultural se la llevó la residencia de Félix Millet en l’Atmella del Vallés (Barcelona), en la que el Consorcio del Palau sufragó entre otras obras, la construcción de un auditorio para escuchar música.

El domicilio de Félix Millet en l’Atmella es una mansión situada en el corazón de la parcela de 200.000 metros cuadrados en los que Millet y su esposa han construido su pequeño emporio inmobiliario a media hora de Barcelona. Una finca de 620 metros cuadrados situada en una colina conocida como el Turó Blanc, que cuenta con una sala de cine, piscina climatizada, gimnasio, y ocupa el equivalente a seis manzanas del Eixample de Barcelona.

El dinero sustraído es muy superior a lo confesado en su día por Millet, que reconoció haber desviado 1,3 millones de euros. Sólo su mansión se llevó 2,3 millones según la acusación, a los que se suman obras en las viviendas de sus hijas en este municipio, así como en las residencias de Jordi Montull y su hija Gemma en Teià, también a las afueras de Barcelona.

Los peritos han señalado hoy en la sesión del juicio del Palau que las facturas atribuidas por la instrucción a obras en los domicilios de los acusados «no tenían un proyecto marco, en muchas ocasiones eran facturas correlativas, facturas cuyo pago era autorizado por Montull y Millet y, sobre todo, asociadas a determinados proveedores que no son propios de las obras del Palau».

Viajes a cuenta del Palau

Además, la auditoria de las cuentas del Palau refleja como se pagaron los viajes de lujo que ambas familias compartieron a destinos exóticos. Fueron las sociedades supuestamente administradas por las esposas de Millet y Montull -a las que ambas han exculpado en el transcurso del juicio- las que facturaron 645.000 euros al Palau para pagar esos los viajes, que durante juicio la esposa de Montull aseguró que «creía que invitaba el señor Millet».

La comparecencia de estos mismos peritos pedidos por la Fiscalía (Agencia Tributaria), la fundación del Palau (Deloitte) y la defensa de Millet y Montull (Gay de Liébana, entre otros) continuará el miércoles, en una sesión en la que se les preguntará sobre la parte del saqueo de la institución a través de retiradas de miles de euros en efectivo de las cuentas. En estos interrogatorios se debe dilucidar si la sustracción de fondos a la entidad cultural se hizo a través de la asociación Orfen Catalán y la Fundación del Palau, de carácter privado, o a través del Consorcio, con participación de las tres administraciones públicos.

En el primer caso se trataría de un delito de apropiación indebida, pero en el segundo Millet y Montull afrontarían la acusación de malversación de fondos públicos, lo que supone un aumento sustancial de las penas.

Los peritos de la Agencia Tributaria han reconocido que en sus primeros informes mantenían una cifra parecida a la confesada por Millet -1,3 millones- y los Montull- 222.000 euros-, aunque luego la incrementaron hasta los 2,5 millones a partir de datos que no contrastaron de la auditoría de Deloitte, de las confesiones, de un informe de la Intervención de la Generalitat y de los 442.000 euros que la ex responsable de mantenimiento del Palau Marta Bas denunció que se habían desviado para obras particulares.

En total, según Hacienda y Deloitte, Millet desvió para obras particulares 2,3 millones de euros procedentes del Palau de la Música y los Montull 220.000 euros, 124.540 de ellos para Jordi Montull y 97.540 para su hija, la ex directora financiera Gemma Montull.

Por contra, los tres peritos que elaboraron un informe a instancias de las defensas de Millet y los Montull, encabezados por el economista José María Gay de Liébana, han discrepado respecto a las cifras expuestas por Hacienda y Deloitte, en concreto en 70.000 euros en relación a las facturas esgrimidas por Marta Bas cargadas a la Fundación del Palau de la Música y en 115.000 euros del dinero supuestamente desviado del Consorcio del Palau, que se nutre de fondos públicos, en ambos casos sin IVA.