El proyecto ‘estrella’ de Esperanza Aguirre durante su primera legislatura como presidenta de la Comunidad de Madrid (2003-2007), la construcción de ocho hospitales y más de medio centenar de centros de salud, es una de las líneas de investigación abiertas por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco en el marco de la instrucción del caso Púnica. Concretamente, como desveló El Independiente el pasado 8 de marzo, las pesquisas tratan de aclarar si se inflaron los importes de los contratos relacionados con actos de publicidad e información de dichas infraestructuras sanitarias y si adjudicatarios pagaron actos electorales del PP de Madrid a cambio de recibir encargos a dedo.

La Comunidad de Madrid exigía a la empresa concesionaria que aportara para gastos de publicidad e información de los nuevos centros sanitarios una cantidad equivalente al 1% del presupuesto de ejecución material detallado en el anteproyecto, una vez descontados los gastos generales (13%), el beneficio industrial (6%) y el IVA correspondiente (16%). Ello explica que, en el caso del Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, sólo se destinaran a estos fines 1,85 millones de euros cuando la construcción importó más de 256,58 millones.

De acuerdo con la investigación de este diario, la ejecución del plan de infraestructuras sanitarias impulsado por el Ejecutivo de Aguirre -con Manuel Lamela (2003-2007) y Juan José Güemes (2007-2010) como consejeros de Sanidad- llevó aparejada una partida de al menos 11, 88 millones de euros (casi 2.000 millones de pesetas) para gastos de publicidad, de los que llegaron a desembolsarse como mínimo 10,54 millones. Éste es el montante que tuvieron que aportar las empresas concesionarias y al que hay que sumar otros 2,46 millones de euros que cargó la Consejería de Sanidad a sus propios presupuestos ante las reclamaciones que años después formularon empresas a las que se les había encargado la ejecución de trabajos y no se les habían pagado. La suma de ambas cuantías supera los 13 millones.

El juez investiga si el PP de Madrid se financió con el presupuesto para publicidad de los nuevos hospitales

De forma específica, la Unidad Central Operativa (UCO) analiza los contratos que la Comunidad de Madrid encargó al grupo del publicista argentino Daniel Mercado Lozano (Over Marketing y Comunicación SL, Traci Comunicación SL, Link América SL y Abanico de Comunicación y Marketing SL), el que más encargos tuvo del Gobierno regional. En sede policial, Mercado incriminó el 27 de octubre a Jaume Matas por la trama de financiación ilegal del PP balear, reconoció haber recibido contratos públicos amañados y haber hecho «facturas falsas» para los Gobiernos de Madrid y Castilla y León.

En su declaración en sede policial, Mercado señaló abiertamente a Alberto López Viejo -viceconsejero de Presidencia (2004-2007 ) y consejero de Deportes (2007-2009) en los gobiernos de Esperanza Aguirre e imputado en el caso Gürtel– como el alto cargo que daba las órdenes para que se “amañaran” contratos. “Todo lo que no era concurso en la Comunidad de Madrid tenía que pasar por las manos de Alberto López Viejo. Yo vi mermados mis contratos con la Comunidad de Madrid porque López Viejo me dijo en una ocasión que Correa [cabecilla de Gürtel] no quería que Over siguiera trabajando para la Comunidad de Madrid. López Viejo asignaba cada contrato negociado sin publicidad y le decía al órgano contratante que lo amañara como creyera conveniente”, aseguró.

Como informó este diario, Esperanza Aguirre presidió el Consejo de Gobierno en el que se convalidó un gasto de más de 181.000 euros a favor de cuatro empresas de Daniel Mercado Lozano que habían prestado los servicios encomendados relacionados con las citadas infraestructuras sanitarias y que, más de dos años después, la Comunidad de Madrid no había abonado.

Convalidación de un gasto

En su calidad de consejero de Sanidad, Juan José Güemes elevó a la sesión del 28 de mayo de 2009 una propuesta de acuerdo para que se convalidara el gasto de 564.861,84 euros por la realización de acciones de comunicación que habían llevado a cabo con motivo de las jornadas de puertas abiertas de los hospitales y la puesta en marcha de los nuevos centros de salud, como puede comprobarse en la web de la Comunidad de Madrid. El Consejo de Gobierno prestó conformidad y aprobó la propuesta.

Se trata de servicios que nueve empresas habían prestado entre 2006 y 2007 en el marco del plan de infraestructuras sanitarias impulsado por Esperanza Aguirre en el cuatrienio 2004-2007. Las facturas no se abonaron en su momento y, ante las reiteradas reclamaciones de los empresarios, la Administración autonómica lo solventó cargándolas a su propio presupuesto. El 32% de aquel montante fue para saldar deudas con las empresas de Mercado.

Llama la atención la cuantía de estos actos. Así, por las jornadas de puertas abiertas que se organizaron para dar a conocer a la población los nuevos hospitales se facturaron hasta 191.216,27 euros por cada uno de los centros, mientras que por la presentación se llegó a pagar hasta 136.974,51 euros por uno solo.