El principal partido de la oposición, el PSOE, ha rechazado con contundencia la propuesta de moción de censura a Mariano Rajoy presentada este jueves por Podemos. El ‘no’ rápido y claro de PSOE y Ciudadanos deja sin viabilidad una iniciativa que el portavoz socialista, Antonio Hernando, ha calificado de «mala fe» y «fuegos artificiales». «No vamos a secundar los números de circo de Podemos», ha añadido José Manuel Villegas, número 2 de Ciudadanos.

Antonio Hernando ha expresado el tercer ‘no’ del PSOE a los intentos de Podemos de poner en marcha mociones de censura tras los casos de Murcia y Madrid. Ya en esos ámbitos autonómicos, la Gestora consideraba esta propuesta como una clara sobreactuación, fruto de la inexperiencia del equipo de Pablo Iglesias. Esa consideración se ha acrecentado con esta iniciativa, que sólo fue comunicada a los responsables del PSOE con diez minutos de antelación a la rueda de prensa. Por ese motivo, el PSOE ha acusado a Podemos de «mala fe, falta de rigor y de responsabilidad en las instituciones».

Iglesias nos engañó hace un año, no volverá a hacerlo», responde Hernando

Según ha explicado el propio Pablo Iglesias en rueda de prensa. Él se encargó de intentar hablar con el presidente de la Gestora, Javier Fernández, que se encontraba en una reunión, y luego pudo comunicarse con Mario Jiménez, responsable de Organización de la dirección provisional socialista.

Unidos Podemos necesitaba, al menos, los votos del PSOE para que la moción saliera adelante. Y los socialistas no han tardado ni un minuto en dejar claro su rechazo. Nada más salir Iglesias de la sala de prensa del Congreso ha entrado Hernando para lanzar una serie de reproches al líder de Podemos.

«Hace un año nos engañó, ahora no lo va a hacer», ha asegurado el portavoz socialista, que ha recordado que Iglesias propuso, también en una rueda de prensa, un gobierno de coalición con el PSOE con él como vicepresidente, y luego «acabó votando en contra del candidato socialista», entonces Pedro Sánchez.

Hernando ha recordado que una moción de censura es un «instrumento tan serio» que implica una situación insostenible del presidente del Gobierno y una negociación responsable entre los grupos parlamentarios. «Iglesias ha llamado al principal grupo de la oposición diez minutos antes de salir aquí», ha lamentado, antes de acusar al líder de Podemos de «irresponsable».

Pedro Sánchez y Susana Díaz también rechazan la moción

Por estos motivos, el PSOE considera la propuesta un mero golpe de efecto más, «fuegos artificiales», que pretenden hacer más daño a los socialistas, inmersos en su proceso de primarias, que al propio PP. «Estamos perdiendo un tiempo precioso para combatir el pantano de corrupción en el que se ha convertido el PP. Tenemos que ponernos a trabajar en la comisión de investigación para que Rajoy sea el primero en comparecer», ha instado. Por este motivo, el PSOE ha propuesto en la junta de portavoces que esa comisión de investigación, sobre la financiación del PP, se constituya el próximo jueves 4.

El rechazo a la moción de censura es compartido por los dos principales aspirantes a la Secretaría General del PSOE, Pedro Sánchez y Susana Díaz. El ex líder del partido ha dejado claro esta mañana en una entrevista que «no hay alternativa» parlamentaria y la presidenta andaluza ha acusado a Podemos de intentar «desviar la atención» de los casos de corrupción que afectan al PP. «Si quieres presentar una moción de censura, primero pacta, habla, y después lo anuncias. No al contrario», ha asegurado Díaz en Huelva.

Ciudadanos también se desmarca

Podemos tendrá que sumar “con los que, como ellos, quieren romper España, como ERC, Convergencia o Bildu”, pero no va a poder contar con los 32 votos de Ciudadanos, según han señalado fuentes de este partido que residencian el anuncio de Podemos en una batalla con el PSOE “que no nos interesa”.

Su secretario general, José Manuel Villegas, ha admitido que si bien esta es una etapa “complicada por la corrupción”, lo que hay que hacer es aclarar las responsabilidades judiciales y políticas”, pero también dar “estabilidad” al país. Es por ello que Ciudadanos no va a «apoyar ni secundar un número de circo a los que nos tiene acostumbrados Podemos”.

El número dos de la formación naranja cree que no se solucionan los problemas de España “haciendo presidente o vicepresidente a Iglesias”, sino siendo “exigentes” hacia los que han podido estar incursos en casos de corrupción, presentar iniciativas para facilitar que jueces, fiscales y fuerzas de Seguridad puedan trabajar sin interferencias “y estar muy vigilantes”.

“Se ha robado demasiado durante demasiado tiempo con impunidad pero hay que presentar un alternativa limpia y regeneradora, de transformación”, ha dicho, que, a su juicio, no representa Podemos.

Moción de censura sin negociación previa

El grupo confederal de Unidos Podemos ha anunciado este jueves la presentación de una moción de censura contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tras los últimos casos de corrupción descubiertos en el seno del PP madrileño dentro de la Operación Lezo y la puesta en cuestión del papel de la Fiscalía al hilo de la investigación.

En una comparecencia de última hora en la sala de prensa del Congreso, el líder de Podemos Pablo Iglesias ha comparecido flanqueado por Irene Montero y el líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, para denunciar el comportamiento «parásito» del PP en las instituciones. El partido morado buscaba un golpe de efecto, ya que, a priori, reconocía no contar con el respaldo de otros grupos, necesarios para sacar adelante la iniciativa.

«La necesidad de sacar al PP del Gobierno es una necesidad amplia y creciente», ha asegurado Iglesias, que ha confirmado que su formación ha iniciado «encuentros y trabajos para presentar una moción de censura contra el PP que permitiría sacarles del Gobierno». Entre esos encuentros futuros ha incluido tanto al PSOE como a las organizaciones sindicales.

El partido morado ha dicho haber contactado con el resto de principales partidos de la oposición para unirse a la iniciativa. «Pedimos a las fuerzas que hoy sostienen al gobierno, al PSOE y a Ciudadanos que dejen de sostener al PP y se sumen a estos encuentros para poder articular esta moción de censura»; ha resumido la portavoz parlamentaria del partido, Irene Montero. El líder de Podemos ha asegurado haber hablado con el presidente de la gestora socialista, Javier Fernández, y posteriormente con Mario Jiménez. «Me han dicho que tenían que consultar con la dirección».

En el caso de Ciudadanos, ha asegurado que se han puesto en contacto con la formación de Albert Rivera: «No hemos obtenido respuesta». Así, ha asegurado haber escrito a Albert Rivera y ha reconocido su «deseo» para que el partido naranja «deje de apoyar al PP», ha defendido Iglesias. Los contactos con otras formaciones también incluyen a las formaciones catalanas ERC y PdeCat, con quien se han emplazado a futuros encuentros.

En este sentido, el portavoz de En Comú Podem, Xavier Doménech ha destacado que la situación «no se soluciona solo con la petición de más comparecencias en comisiones aún no constituidas». Así, ha defendido que «lo que tocaría que hiciera una cuestión de confianza, porque es evidente que no tiene confianza social pero tampoco la confianza democrática. Como parece que no lo va a hacer, la medida para acabar con la gangrena política es la moción de censura».

Objetivo: liderar la oposición

Con esta iniciativa, Podemos quiere situarse como líder de la oposición y adelantar a PSOE y Ciudadanos, que este miércoles pidieron en el Congreso el cese del fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, y del fiscal general del Estado, José Manuel Maza después de las presuntas maniobras llevadas a cabo por ambos cargos. La formación morada aseguró entonces que la reprobación planteada por los socialistas era «insuficiente», y ha querido ganar en contundencia al resto de la oposición para «sacar al PP de las instituciones».

La moción, además de ir más allá del resto de partidos, tiene otras derivadas políticas. Por un lado, refuerzan un frente por el que estaban recibiendo la mayoría de las críticas: su papel parlamentario. Por otro, quieren poner en evidencia la debilidad del PSOE llevando al iniciativa y mostrando la incapacidad de los socialistas de tomar una decisión de tanto calado a menos de un mes de sus primarias.

El anuncio de Unidos Podemos llega apenas dos horas después de que el candidato socialista Pedro Sánchez descartara una moción en una entrevista y reconociera que «no hay alternativa en la Cámara». La moción de censura requiere un candidato alternativo en caso de presentarse, y preguntado sobre este asunto, el líder de Podemos no ha querido aclarar si él sería el nombre que podría sustituir a Mariano Rajoy: «No es una cuestión que se tenga que discutir ahora», ha defendido. «No va de nombres, es una obligación ética y queremos dialogar con la sociedad civil y otras formaciones».

Por SMS

Al rechazo de PSOE y Ciudadanos se ha sumado también el PNV, que ha reconocido a través de su portavoz Aitor Esteban estar «muy molesto» con las formas de los de Iglesias, que les comunicaron su intención de presentar la moción de censura 15 minutos antes de la comparecencia y «por SMS».

«No son formas ni constructivas ni positivas», ha subrayado Esteban, que ha analizado que la propuesta de Podemos se produce más «contra otros partidos» que «contra el Gobierno».