El diputado socialista Rafael Simancas ha señalado este miércoles al actual fiscal jefe Anticorrupción como el encargado de «enterrar» cualquier prueba que hubiera del «golpe antidemocrático» que supuso el «tamayazo», el episodio que le impidió ser presidente de la Comunidad de Madrid.

Simancas ha lanzado esa acusación durante su pregunta al ministro de Justicia, Rafael Catalá, en el pleno del Congreso relativa al caso Lezo, en la que ha criticado con dureza la elección de Manuel Moix como jefe de Anticorrupción.

Ha recordado que de los siete aspirantes al puesto era el único sin experiencia en Anticorrupción y ha relatado una serie de actuaciones que, a su juicio, podrían haber motivado que fuera el elegido.

«Moix era el encargado de enterrar cualquier prueba en aquel golpe de 2003», ha manifestado tras recordar que fue elegido fiscal superior de Madrid solo semanas después de que Eduardo Tamayo y Teresa Sáez, elegidos en las listas del PSOE, impidieran su elección como presidente madrileño, lo que desembocó en nuevas elecciones y en la mayoría absoluta de Esperanza Aguirre.

También le ha acusado de ser el fiscal que durante doce años no quiso ni ver ni perseguir «el saqueo» y «la rapiña» de los corruptos en la Comunidad de Madrid.

Y ha preguntado si se le eligió por «su diligencia» al denunciar al juez Elpidio Silva tras encarcelar a Miguel Blesa, o por no actuar contra Esperanza Aguirre tras su «episodio de escapismo y de desobediencia a la autoridad» en la Gran Vía o por no ver caso en los espionajes del PP de Madrid o por archivar hasta tres veces sin diligencias las denuncias por irregularidades en el Canal de Isabel II.

«¿Acaso por ser asiduo a los cursos de la FAES, por la recomendación de Ignacio González a ese tío serio y bueno o por ser partidario de castigar a los medios que publican noticias sobre sumarios de corrupción?», ha añadido el parlamentario socialista.