La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, protagonizarán este lunes sendos actos de peso en Barcelona prácticamente a la misma hora. La primera presidirá la inauguración de la exposición dedicada a conmemorar los 30 años del atentado de ETA en Hipercor y la segunda presidirá la primera reunión del Consejo Superior del Ejército en Barcelona en 16 años.

Santamaría, acompañada por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, encabezará la inauguración de la exposición Una mirada a Hipercor, 30 años después del atentado organizada junto al Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo y la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas. La muestra recuerda a las 21 personas asesinadas y a las 45 que resultaron heridas tras la explosión de un coche bomba en el aparcamiento del centro comercial, la mayor masacre cometida por ETA a lo largo de su historia.

La vicepresidenta no coincidirá, sin embargo, con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, quien participará en el acto organizado por la Asociación de Víctimas en el monumento erigido en la Avenida Meridiana, donde tuvo lugar el atentado el 19 de junio de 1987. Un acto en el que sí participará Zoido y la titular de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat.

La ‘vice’ participa en un acto con motivo del 30 aniversario del atentado de Hipercor y Cospedal preside el Consejo Superior del Ejército

Por su parte, De Cospedal se estrenará como ministra de Defensa en Barcelona presidiendo el lunes la reunión del Consejo Superior del Ejército (CSE) en la sede de la Inspección General del Ejército, en Barcelona. Es la primera vez desde 2001 que este órgano, con funciones asesoras y consultivas del ministro de Defensa y del jefe de Estado Mayor del Ejército, se reúne en la capital catalana. Compuesto por los 13 tenientes generales del Ejército de Tierra en servicio activo y dos generales de división, el CSE se reúne unas siete veces al año, normalmente en el Palacio de Buenavista de Madrid, sede del Cuartel General del Ejército.

Por la tarde, la ministra visitará la exposición temporal Ingenieros, soldados y sabios, que se encuentra en el edificio ‘Gobierno Militar’ de Barcelona, y será entonces cuando haga declaraciones, previsiblemente sobre el proceso independentista catalán, un ámbito en el que el discurso de Cospedal ha sido marcadamente más duro que el de Sáenz de Santamaría, responsable de la ‘carpeta catalana’ en el Gobierno.

Mientras el calendario avanza hacia el 1 de octubre, la fecha anunciada por el independentismo para celebrar el referéndum de autodeterminación, en el Ministerio del Interior existe el convencimiento de que no será necesario desplegar ni a la Guardia Civil ni a la Policía Nacional porque será suficiente la intervención de los Mossos d’Esquadra en caso de que los convocantes lleven a cabo su órdago y celebren la consulta ilegal. Otra prueba de flaqueza, destacan, es la decisión del Govern de no obligar a los funcionarios de la Generalitat a participar en la jornada de votación.

Preocupación por la inhabilitación

Las fuentes consultadas por este periódico aprecian que el movimiento a favor de la secesión de Cataluña “se está desinflando”, como demostraría el hecho de que los convocantes del acto celebrado el pasado 11 de junio para reivindicar el referéndum -ANC, Òmnium Cultural y AMI- no hubieran sido capaces de movilizar a más personas. Las fuentes creen que entre dirigentes políticos crece la preocupación ante una eventual inhabilitación por adoptar decisiones contrarias a la Constitución.

Con todo, dan por seguro que conforme se acerque la fecha del 1 de octubre se convocará un acto ‘mediático’ pero no ven riesgo elevado de que puedan registrarse altercados de orden público.