El grupo parlamentario de Unidos Podemos sufre una nueva reestructuración antes de las vacaciones de verano. La dirección ha comunicado a varios diputados ‘errejonistas’ su salida de otras tantas comisiones parlamentarias, en una segunda ‘purga’ del sector afín al ex secretario Político y ex portavoz de Podemos.

Se trata de los diputados Segundo González (Economía), Ángela Ballester (Cooperación), Auxiliadora Honorato (Calidad Democrática), Miguel Vila (Fomento) y Alberto Montero (sale de Presupuestos pero mantiene la portavocía de Economía), que pierden puestos como portavoces, portavoces adjuntos e incluso vocales en diversas comisiones. Sus responsabilidades pasarán ahora a manos de personas del círculo de confianza de Pablo Iglesias y de Irene Montero, como la diputada gaditana Noelia Vera, nueva portavoz en la comisión de Cooperación. A estos cambios se suma la sutitución de Rosa Martínez, de Equo, por Juan López de Uralde en la comisión de Energía.

Todos estos diputados se sientan en las últimas filas del hemiciclo, donde fueron confinados cuando Íñigo Errejón fue destituido como secretario Político y portavoz parlamentario tras la victoria de Pablo Iglesias en el congreso de Vistalegre 2. Su postergación física se acompañó de la llegada a las primeras bancadas del nuevo círculo de confianza del líder y su portavoz parlamentaria, con la potenciación de figuras como Ione Belarra, Juanma del Olmo o Diego Cañamero.

Previamente, en el mes de septiembre, tras el lanzamiento de la candidatura de Rita Maestre y Tania Sánchez para Podemos Madrid, ya habían sido apartados de portavocías y presidencias de comisiones figuras tan destacadas como la de Infraestructuras y Fomento, en el caso de Sergio Pascual, ex secretario de Organización; Seguridad, donde Tania Sánchez fue sustituida por Juan Antonio Delgado, o Pacto de Toledo, de la que fue apartado el magistrado Juan Pedro Yllanes.

Este juez fue uno de los fichajes estrella más sonados de Podemos. Dejó su puesto como presidente de la sección primera de la Audiencia Provincial de Baleares, encargada de juzgar el ‘caso Nóos’, para ocupar el número 1 por Mallorca. Como moderado, la batalla interna en el partido le ha situado más cercano del sector ‘errejonista’, al rechazar ciertos métodos de Pablo Iglesias. Ese posicionamiento le ha supuesto su marginación en el Congreso y hasta amenazas de «ojito con lo que dices» por parte de Juan Carlos Monedero, según denunció en diciembre.

Tras las elecciones del 20-D, el sector ‘errejonista’ controlaba doce comisiones parlamentarias a través de las presidencias o las portavocías. Tras los comicios del 26-J y el inicio de la competición con la candidatura de Ramón Espinar en Madrid, ese sector sólo se quedó con dos. El resto pasó a manos de diputados afines al aparato.