Leopoldo López Gil, padre del opositor venezolano Leopoldo López, ha manifestado este sábado a Efe que la liberación de su hijo «es un cambio de rumbo que significa mucho para todo el país».

Leopoldo López ha abandonado la cárcel de Ramo Verde, donde estaba desde hace poco más de tres años y ha pasado a estar en una situación de «arresto domiciliario», según ha informado hoy su abogado Javier Cremades. El padre del opositor, que se encuentra en España, ha dicho que ha sido una decisión del Gobierno de su país en la madrugada de ayer.

Ruiz-Gallardón ha detallado que «no se le ha exigido ningún tipo de exigencia o condicionamiento»

Sobre este asunto, ha explicado que el director del Servicio de Inteligencia Militar del país se personó ayer de madrugada en la cárcel y en ese mismo momento se le trasladó a su domicilio. «Le pusieron un brazalete electrónico, pero fuera de eso no sabemos otra limitación», ha desvelado.

Por otra parte, el padre del opositor venezolano ha declarado que en la familia se encuentran «muy felices» y que tenía planes en Europa, pero que está «haciendo las maletas» para desplazarse a Venezuela en las próximas horas. Asimismo, antes de partir realizará una rueda de prensa en España donde convocará a los medios para trasladar las noticias que dispone sobre el estado de su hijo.

También ha informado de que al opositor «le pusieron un brazalete electrónico» y de que ha hablado durante una hora con él después de dos años y medio sin hacerlo. López Gil ha desvelado a Efe que lo primero que hizo su hijo al salir de la cárcel fue llamarle para comentarle su estado de ánimo. «Esto es un cambio de rumbo que significa mucho para todo el país», ha declarado López Gil.

El padre del opositor ha señalado que este «cambio de rumbo» nos «favorece»ya que «significa mucho para todo el país y no solo para su familia». En este sentido, ha recordado al resto de presos políticos en Venezuela y a los muertos en las manifestaciones, unas pérdidas a las que «lamentablemente» no «se les va a poder devolver la vida».

El ex ministro de Justicia y ex alcalde madrileño Alberto Ruiz-Gallardón, que también ejerce de abogado de Leopoldo López, ha explicado a ABC que el opositor venezolano «se encuentra bien, está con fuerza, con la moral íntegra, sin quebrantarse y absolutamente dispuesto a mantener la lucha por la libertad de los presos políticos venezolanos y del pueblo de Venezuela».

Asimismo, según detalló Ruiz-Gallardón a ABC, a López «no se le ha exigido ni planteado ningún tipo de exigencia o condicionamiento» para la adopción de este medida. «Esto es muy importante», añadió, «frente a la hipótesis de que Leopoldo hubiese tenido que resignar sus planteamientos, el primero de los cuales sigue siendo la exigencia de libertad del resto de presos políticos».