El presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar, ha sido detenido este martes en el marco de una operación de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil por graves irregularidades en su gestión, como la organización de partidos amistosos con los que se terminaba lucrando su hijo Gorka. Éste también ha sido arrestado en el marco de la Operación Soule, así como el vicepresidente económico de la RFEF, Juan Padrón, y el secretario general de la Federación Tinerfeña de Fútbol, Ramón Hernández Baussou.

Dirigida por el Juzgado Central de Instrucción 1 de la Audiencia Nacional y en coordinación con la Fiscalía Anticorrupción, la UCO está realizando una importante operación anticorrupción en la RFEF que afecta a la cúpula y en la que se investiga la posible comisión de delitos de administración desleal, apropiación indebida, corrupción entre particulares y falsedad documental. El operativo incluye diversos registros -entre otros los de las sedes de las federaciones española y tinerfeña y de empresas y domicilios privados vinculados a los detenidos- y requerimientos de documentación a diversas territoriales.

La detención de Ángel María Villar se ha producido a primera hora de este martes en su domicilio madrileño de Fuente del Berro. Sobre las 14.30 horas, terminado el registro, el mandamás del fútbol español fue conducido por agentes de la UCO a la Ciudad del Fútbol de Las Rozas (Madrid) para registrar su despacho federativo. El presidente de la RFEF declarará este miércoles ante la Guardia Civil en la Comandancia de Las Rozas y al día siguiente comparecerá ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz.

Un hijo de Villar y el vicepresidente económico de la Federación también han sido detenidos en la ‘Operación Soule’

La redada desplegada hoy por la Guardia Civil tiene su origen en una denuncia formulada por el Consejo Superior de Deportes (CSD) a principios de 2016, cuando al frente del máximo organismo de gestión del deporte español se encontraba Miguel Cardenal. Uno de los ejes de la investigación es la subvención de 1.222.500 euros que el CSD concedió a la RFEF el 25 de noviembre de 2010 para la realización de diversos proyectos en Haití, como la construcción de campus de fútbol de tecnificación internacional y la capacitación para gestores de clubes y federaciones en Iberoamérica.

Años después, la Federación Española de Fútbol devolvió el dinero -con intereses incluidos, lo que elevó la cantidad a 1,5 millones- tras reconocer que no había utilizado los fondos públicos a los fines para los que fueron concedidos y después de que el sucesor de Cardenal en el CSD, José Ramón Lete, hubiera ordenado la apertura de un expediente de reintegro.

La investigación de la UCO trata de determinar también si la entidad presidida por Villar impusó la celebración de partidos amistosos entre la selección española y otros combinados nacionales, consiguiendo contraprestaciones para la contratación de servicios y otras relaciones comerciales en beneficio de su hijo. Entre los encuentros bajo sospecha está el disputado contra Corea del Sur el 1 de junio de 2016 en el Red Bull Arena de Salzburgo (Austria), ganado por el entonces equipo dirigido por Del Bosque por 6-1.

El presidente de la RFEF está imputado en otras dos causas, entre ellas el desvío de una ayuda del CSD de 1,2 millones

Gorka Villar, también detenido en la Operación Soule, es abogado especialista en Derecho Deportivo y figura como administrador único de la empresa madrileña Sport Advisers SL, que comenzó a operar en diciembre de 2010. La sede de esta compañía, ubicada en el número 16 de la calle Serrano, también está siendo registrada por agentes de la UCO en busca de documentación.

Como informó Vozpópuli, esta compañía registró una facturación acumulada de 2,5 millones de euros entre los años 2011 y 2013 a pesar de no tener trabajadores. En ese periodo, el beneficio declarado por Sport Advisers ascendió a casi 950.000 euros. Los investigadores tratan de acreditar si la empresa se nutría de contratos por la influencia de su padre tanto en España como en la FIFA.

Contraprestaciones económicas

Las pesquisas alcanzan también a Juan Padrón, vicepresidente económico de la RFEF y persona de la máxima confianza de Ángel María Villar. Los investigadores aseguran que Padrón se excedió presuntamente en sus facultades de administración del patrimonio de la Federación, causando perjuicio a la misma. Igualmente, habría favorecido la contratación de sociedades de las que habría obtenido un beneficio propio en forma de contraprestación económica y también habría participado, junto con el secretario general de la Federación Tinerfeña, en una operativa continuada de apropiación de fondos de dicha Federación a través del desvío de éstos a una sociedad gestionada por ambos.

Ex jugador del Athletic de Bilbao y abogado de formación, Villar alcanzó la Presidencia de la Federación Española de Fútbol el 29 de julio de 1988 en sustitución de José Luis Roca. El presidente de la RFEF renovó el cargo el pasado mes de mayo por octava ocasión, lo que le permitía ocupar el cargo al menos cuatro años más. De agotarse tal mandato, Villar ocuparía el trono de la Federación durante 32 años.