El abogado que representa a la acusación popular que ejerce la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (Adade), José Mariano Benítez de Lugo, ha criticado los «resabios autoritarios» que en su opinión ha mostrado este miércoles el presidente del tribunal que enjuicia la primera época de la trama Gürtel, el magistrado Ángel Hurtado. La acusación ha lamentado que éste haya estado «más restrictivo» en la comparecencia de Mariano Rajoy que cuando comparecieron otros ex secretarios generales del PP.

Hurtado ha interrumpido de forma continua a letrados de acusaciones y defensas por el tenor de las preguntas que éstos iban dirigiendo a Mariano Rajoy o ha declarado impertinentes más de una decena de cuestiones planteadas, lo que ha motivado que varios abogados hayan formulado protesta. Con todo, como ya hizo durante la comparecencia de otros testigos, Hurtado sí ha permitido algunas preguntas relativas a otra pieza separada del caso, concretamente la correspondiente a los papeles de Bárcenas o la contabilidad oculta de la formación.

Benítez de Lugo ha calificado de «chocantes» algunas de las justificaciones ofrecidas por el presidente del tribunal para rechazar preguntas de las partes. Con todo, ha dicho que «lo importante» es que el ciudadano Mariano Rajoy estuviera hoy en la sala respondiendo por los hechos de los que él tuvo conocimiento por su etapa como secretario general del PP. «Venía con la lección bien aprendida», ha afirmado.

Abogados de las acusaciones critican que el magistrado haya sido «más restrictivo» que con otros cargos del PP

«No quiero entrar en debates con los abogados, vamos a regirnos por las reglas estrictas del proceso», ha espetado el magistrado a Benítez de Lugo ante el interés de éste por llevar el interrogatorio por los derroteros de los aspectos económicos. «Si se me veta, impide o censura cualquier pregunta que haga referencia a los aspectos económicos no tiene ningún sentido la comparecencia del testigo», le replicó el letrado, que pidió comprensión al presidente del tribunal.

Uno de los más críticos con la forma de dirigir hoy la comparecencia de Rajoy ha sido Ángel Galindo, el letrado que representa al denunciante del caso y hoy acusado José Luis Peñas. El presidente del tribunal le tumbó varias preguntas a este abogado, que intentó al final de su interrogatorio conocer si el presidente del Gobierno habló en su momento con Alfredo Prada, presidente de la comisión de Justicia del PP en el Congreso, para remover a las fiscales Anticorrupción y salir así en defensa de Luis Bárcenas. Hurtado no consideró pertinente la pregunta, aunque el testigo se adelantó y calificó que era «absolutamente falso» lo que se le había planteado.

Noticias en prensa

Galindo trató de hacer ver que esa información había sido publicada en la prensa y que no había sido desmentida. «Las noticias de prensa, que se ventilen en la prensa», le respondió de forma expeditiva antes de ofrecerle el turno de pregunta a otros abogados de la defensa.

Ángel Hurtado fue el magistrado que emitió voto particular contra la decisión del tribunal de que Mariano Rajoy compareciera de forma presencial y no a través de videoconferencia, como había pedido el líder de los populares invocando razones de seguridad, el «despliegue de importantes recursos públicos» que conllevaría su desplazamiento a la sede de la Audiencia Nacional en la localidad de San Fernando de Henares y a la «intensa» actividad que desarrolla dentro y fuera de España.