La declaración de Rajoy ante el tribunal que juzga el caso Gürtel ha estado repleta de momentos icónicos y frases que resumimos en este montaje | Vídeo: Mario Viciosa

 

El ‘ciudadano’ Mariano Rajoy ha asegurado este miércoles que sólo se ha ocupado de la vertiente política de las campañas electorales que dirigió y que desconocía la existencia de una supuesta ‘caja B’, como sostiene el ex tesorero Luis Bárcenas. “Jamás me he ocupado de la contabilidad”, ha dicho el hoy presidente del Gobierno. Éste ha dicho que es “absolutamente falso” que cobrara sobresueldos en dinero negro y ha indicado que el partido pagó complementos a cargos que se declararon a Hacienda y que dejaron de percibir cuando llegaron al Ejecutivo.

Mariano Rajoy se ha convertido este martes en el primer presidente de Gobierno en activo que declara como testigo ante un tribunal de justicia, aunque su comparecencia no estaba vinculada a su responsabilidad actual sino a su etapa de secretario general del PP (de septiembre de 2003 a mayo de 2004). La comparecencia de Rajoy ante el tribunal que enjuicia la primera época de actividades de la trama Gürtel (1999-2005), después de que la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional accediera el pasado 18 de abril a la petición planteada por la acusación popular que ejerce la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (Adade), ha durado algo más de hora y media y el testigo ha ocupado sitio en el estrado y no en la habitual silla frente a los magistrados.

“No me dedicaba a esos asuntos”, “eso era responsabilidad de los servicios económicos” del partido… Ésta ha sido la línea argumental que ha mantenido el testigo en todo momento, tratando de marcar distancias con las decisiones económicas. Fue el mismo guion que siguieron los ex secretarios generales Francisco Álvarez-Cascos, Javier Arenas y Ángel Acebes cuando comparecieron el mes pasado. Rajoy ha insistido en que la responsabilidad en ese ámbito era del tesorero y del gerente, los máximos responsables de ese área dentro de la formación. Y era el tesorero, según ha precisado, la persona que informaba de estas cuestiones en el comité ejecutivo. “Jamás recuerdo asistir a debate sobre presupuestos o cuentas en los 30 años que llevo como miembro del comité ejecutivo”, ha recalcado.

Jamás me he ocupado de la contabilidad”, ha insistido Rajoy, que descarga la responsabilidad en los servicios económicos

Ha sido en respuesta a una pregunta de la fiscal Concepción Sabadell, junto a la que se ha sentado en el estrado de las acusaciones el fiscal jefe Anticorrupción, Alejandro Luzón, que ha decidido acudir a la sesión por “cortesía institucional”. A diferencia de lo que hizo con los ex secretarios generales del PP, la representante del Ministerio Público no ha interrogado al testigo sobre la contabilidad B del partido y sus preguntas han ido dirigidas a realizar algunas “aclaraciones” tras las respuestas ofrecidas a preguntas de las acusaciones populares.

Sabadell, sentada al lado del fiscal jefe Anticorrupción, Alejandro Luzón, que ha acudido al juicio por “cortesía institucional”, ha comenzado su interrogatorio pidiendo “una serie de aclaraciones” al testigo, en el sentido de que explicara quiénes constituían los servicios económicos del partido, de los que Rajoy se ha desvinculado en todo momento. La intervención de la fiscal le ha permitido al testigo recalcar que “jamás” cobró sobresueldo del partido entre 1996 y 2003, cuando formaba parte del Gobierno. “Sería ilegal”, ha dicho.

El interrogatorio lo ha iniciado el letrado de Adade, que no sólo se ha centrado en el objeto de la causa que se enjuicia sino que ha insistido en otras cuestiones que se dirimen en otras piezas separadas aún en fase de instrucción. Como ya ocurrió cuando comparecieron los ex secretarios generales, el presidente del tribunal -el magistrado Ángel Hurtado- ha permitido que se formulen preguntas sobre la ‘caja B’ -objeto de otra pieza separada- debido a la conexidad de las causas, lo que ha motivado la protesta de la defensa de Bárcenas.

Así, las acusaciones no han dudado en preguntar por los SMS que Rajoy envió a Luis Bárcenas tras el despido al estallar el escándalo, en los que el hoy testigo le conminaba a ‘ser fuerte’ y le decía que el partido hacía lo que podía. “¿Qué significa ‘hacemos lo que podemos’?”, le ha preguntado el abogado que representa a la acusación popular del PSOE de Madrid. “Significa exactamente ‘hacemos lo que podemos’. Significa que no hicimos nada que pudiera perjudicar a algún proceso”, ha contestado.

Rajoy dice que, cuando le alertó el tesorero sobre Correa, no le habló de la existencia de una trama

El testigo ha asegurado que él contestó los mensajes cortos de Bárcenas porque tiene “la costumbre de responder”, al tiempo que ha negado que con posterioridad lo llamara ni directamente ni a través de ninguna otra persona. Respecto a la cuenta en Suiza de la que era titular el ex consejero, Mariano Rajoy ha asegurado que no tenía “ni la más remota idea” de esa circunstancia y que se enteró por los medios de comunicación.

El líder del PP ha detallado que fue él quien, tras ser alertado por el tesorero Álvaro Lapuerta durante una reunión mantenida en su despacho en 2004, dio la orden de que se dejara de trabajar con las empresas de Correa tras llegarle noticias al entonces tesorero de que el empresario estaba usando el nombre del PP para conseguir adjudicaciones en ayuntamientos madrileños gobernados por esta formación. “¿Y eso qué significa?, ¿hay algún problema legal?”, dice que le preguntó a Lapuerta, sin que éste tuviera pruebas que acreditaran las supuestas irregularidades. En este punto, ha dicho que, “si conocía” al cabecilla de la trama, fue exclusivamente de algún acto público.

En respuesta a una pregunta del abogado del denunciante, José Luis Peñas, Rajoy ha insistido en que Lapuerta “no habló” en aquella reunión de la existencia de “ninguna trama”, ni tampoco deslizó el nombre de los ayuntamientos a los que se habría dirigido el grupo empresarial de Francisco Correa para conseguir contratos públicos.

El abogado de la acusación que ejerce Adade ha pedido un careo entre Rajoy y Bárcenas, denegado por el tribunal

En su turno, el abogado de la acusación popular que ejerce el Partido Socialista del País Valenciano (PSPV), Virgilio Latorre, le ha preguntado por qué Correa siguió trabajando después de 2004, a lo que el testigo ha dicho: “Lo desconozco absolutamente”. Rajoy ha vuelto a contestar que ese tipo de cuestiones son competencia exclusiva de los servicios económicos y que éstos mandaron un documento a las organizaciones regionales para que también dejaran de contratar con el grupo empresarial liderado por Correa, sin recibir posteriormente respuesta del resultado de aquella indicación. Los hechos demuestran que la trama trasladó su actividad a Valencia, donde organizó actos y asesoró a Francisco Camps.

También ha dado detalles de una reunión celebrada en su despacho a la que asistieron Álvaro Lapuerta y Esperanza Aguirre, en la que el entonces tesorero informó de un posible pelotazo urbanístico en dos municipios madrileños (Arganda del Rey y Majadahonda). Según ha afirmado, dio instrucciones a Aguirre para que se enterara “exactamente de lo que ocurría allí” y para que tomara las decisiones “justas y convenientes” en su condición de presidenta del PP de Madrid.

A preguntas de las acusaciones, Rajoy ha admitido que conocía las obras de remodelación en la sede nacional del PP pero que no conoce cómo se pagaron porque él “no llevaba los asuntos económicos”, al tiempo que ha admitido su presencia en una reunión mantenida a mediados de 2010 con Bárcenas y la mujer éste, Rosalía Iglesias, tras su despido. En su opinión, consideró que aquel encuentro era “razonable” porque el ex tesorero quería despedirse después de más de 30 años en el partido y ha reconocido que el partido le permitió que siguiera teniendo despacho en la sede nacional de la madrileña calle Génova y coche de la formación.

Viaje a Canarias

Mariano Rajoy ha negado que mediara que las empresas de Correa pudieran cobrar una deuda que mantenía el PP de Galicia y ha asegurado que el viaje que realizó con su familia a Canarias para descansar tras las elecciones generales de 2004 lo abonó el partido. “¿Cómo lo sabe? ¿Vio la factura?”, le ha inquirido un abogado. “No compruebo las facturas de mis billetes de avión. Hago más de 100 viajes al semestre”, ha respondido.

El abogado de Adade ha terminado su interrogatorio pidiendo un careo entre Rajoy y Bárcenas, posibilidad que ha sido descartada por el presidente del tribunal al considerar que eso sería “entrar de lleno” en la pieza en la que se investiga la contabilidad B del Partido Popular.

La comparecencia del hoy jefe del Ejecutivo ha tenido lugar en la sesión 101 del juicio y se ha producido semanas después de que lo hicieran los ex secretarios generales del PP Francisco Álvarez-Cascos (1989-1999), Javier Arenas (1999-2003) y Ángel Acebes (2004-2008) a petición de la defensa del ex tesorero del PP Luis Bárcenas, que se enfrenta a una petición de pena de 42 años de cárcel. Los tres coincidieron en negar el cobro de sobresueldos procedentes de la caja B del partido frente a lo que detallan los llamados papeles de Bárcenas y se desmarcaron de las decisiones económicas, responsabilidad que estatutariamente corresponde al tesorero.

En esta pieza se investiga la trama corrupta creada por Francisco Correa con cargos del PP y algunos empresarios para conseguir adjudicaciones de las administraciones públicas a cambio de comisiones y mordidas, básicamente en las comunidades de Madrid, Valencia y Castilla y León. El PP se sienta como partícipe a título lucrativo por la financiación de las elecciones locales de 2003 de las localidades madrileñas de Pozuelo y Boadilla del Monte.