El juicio del caso Gürtel alcanza hoy la sesión número 100 sin que se pueda aventurar aún cuándo acabará. Desde que comenzó el pasado 4 de octubre, han declarado los 37 procesados y unos 300 testigos, cifras que dan una idea clara de la dimensión de esta macrocausa cuya investigación duró siete años y que ha pasado por las manos de hasta cinco instructores.

Casi nueve meses después, el juicio se encuentra en la fase de práctica de las pruebas periciales y en vísperas de un hito de enorme relevancia, más política que procesal: la declaración en calidad de testigo de Mariano Rajoy -a petición de la acusación popular que ejerce Adade- el próximo 26 de julio, cita envuelta por la polémica y que ha levantado una enorme expectación mediática. El presidente del Gobierno había pedido comparecer a través de videoconferencia alegando medidas de seguridad y las obligaciones propias de su cargo, pero dos de los tres miembros del tribunal se opusieron a esta posibilidad y el jefe del Ejecutivo tendrá que acudir en persona a la sala de vistas del edificio levantado en la etapa de Mariano Fernández Bermejo como ministro de Justicia.

«La importancia de su declaración, en cuanto a los conocimientos que el testigo pueda tener y datos que pueda aportar, hacen que la inmediación y la contradicción demanden como opción preferente su presencia física ante la Sala, si bien, dada la condición del testigo, se considera procedente adoptar cuantas medidas sean necesarias para preservar su imagen institucional, testificando en estrados en la forma que determine el tribunal», razona el auto que la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional dictó el pasado 31 de mayo.

gurtelmovil

La primera declaración más relevante en el juicio fue la de Francisco Correa, considerado el ‘cerebro’ de esta trama de corrupción vinculada al PP. Correa negó el pasado 14 de octubre que le llamaran «Don Vito» pero hizo confesiones relevantes. Así, reconoció que cobraba mordidas por intermediar en la adjudicación de contratos públicos y que era él y no ningún empleado de su grupo de empresas quien hacía las entregas económicas a los políticos. «Quedaba con ellos y les daba el sobre», declaró.

Correa contó aquella jornada cómo empezó a trabajar en la organización de actos para el PP y cómo conoció a Luis Bárcenas, el ex tesorero de la formación conservadora. También dejó algunas frases redondas. «Yo estaba más tiempo en Génova [sede nacional del partido] que en mi despacho. Era mi casa», dijo. En otro pasaje del interrogatorio señaló: «Con Jesús Sepúlveda [ex marido de la ex ministra Ana Mato] tuvimos unas atenciones. Le regalé un coche, realizaba viajes él y su familia con nuestra agencia de viajes, mandamos payasos y globos a un cumpleaños de un niño…».

Las confesiones de Correa y las lágrimas de Esperanza Aguirre, entre lo más recordado de lo que se lleva de juicio

El líder de la red Gürtel no ha podido asistir al juicio en los últimos meses. El pasado 8 de febrero, la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) condenó a Correa a una pena de 13 años de cárcel por la comisión de delitos de cohecho activo, asociación ilícita, tráfico de influencias cometido por particular como medio para cometer un delito continuado de prevaricación y malversación de caudales públicos por el amaño de los contratos relativos al expositor valenciano en la Feria Internacional de Turismo (Fitur) de Madrid entre 2005 y 2009. El tribunal acordó la ejecución de la sentencia, condenatoria también para Pablo Crespo y Álvaro Pérez ‘El Bigotes’, sin esperar a que el Tribunal Supremo resuelva el recurso de casación interpuesto por los condenados.

Otra de las imágenes que ha dejado el juicio ha sido la de Esperanza Aguirre, ex presidenta de la Comunidad de Madrid, llorando ante los medios de comunicación tras declarar como testigo. Aguirre reivindicó su gestión y aseguró que siempre había hecho «lo mejor para el contribuyente y para el servicio público». Su comparecencia se producía al día siguiente de que Ignacio González, su sucesor al frente del Ejecutivo regional en septiembre de 2012, hubiera sido detenido por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil en el marco de la Operación Lezo por las inversiones del Canal de Isabel II.

Por la sala de vistas de la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares (Madrid) han desfilado también, entre otros, los ex secretarios generales del PP Francisco Álvarez-Cascos (1989-1999), Javier Arenas (1999-2003) y Ángel Acebes (2004-2008) a petición de la defensa de Luis Bárcenas. Arenas reconoció que Rajoy había mantenido una reunión con el ex tesorero en 2010 cuando éste dejó el cargo en el PP. «Fue una reunión humana y no política», mantuvo.

¿Cuándo acabará el juicio? Nadie puede aventurar una fecha. De momento, lo único que hay confirmado es que hay sesiones fijadas hasta el próximo 26 de julio y que volverán a reanudarse el 4 de septiembre. Lo que sí parece seguro es que la sentencia no se conocerá este año.

 

Las frases clave de las primeras 99 jornadas

  1. «La plena indefensión efectiva debe generar que seamos excluidos del procedimiento». Con esta frase el abogado Jesús Santos, que representa al PP como responsable civil en esta causa, se adhirió, en la fase de las cuestiones previas, a las peticiones de nulidad invocadas por la mayor parte de los 37 acusados que se sientan en el banquillo, entre ellos el ex tesorero del partido Luis Bárcenas.
  2. «He recibido comisiones por muchas obras de OHL, de ACS, de Dragados y de otras», desveló el cabecilla de Gürtel Francisco Correa en su declaración, para después añadir que de ese dinero le daba el 2 o el 3 % a Bárcenas por conseguir obras en ministerios como Fomento o Medio Ambiente.
  3. «Decían que Aznar se había hecho un ‘lifting’, y no era eso, es que habíamos iluminado de otra manera. Cambiamos el color haya por el azul, la gente estaba como en un teatro. Empezamos a bajar los escenarios, a iluminar lateralmente; Aznar tenía la ceja muy poblada y ojos muy hundidos, y parecía que estaba de mala leche; le iluminamos de otra manera y parecía más fresco. Empezaron a copiarnos otros partidos», se jactó en su declaración el acusado Álvaro Pérez, ‘El Bigotes’.
  4. «Nunca he tenido relación con ministerios». «En todo este procedimiento no hay ninguna referencia a ninguna entrega ni de OHL ni de ACS al señor Correa a través de Plácido Vázquez (empresario comisionista) ni a través de nadie». «Lo niego rigurosamente». Así trató de defenderse de las acusaciones de Correa Luis Bárcenas, cuya mutua enemistad ambos confesaron.
  5. «Ni me ocupaba ni me preocupaba de los temas de contratación. Quien tenía que velar por la legalidad de esa contratación eran los funcionarios y técnicos correspondientes», sostuvo un altivo Alberto López Viejo, ex consejero madrileño, tras negar que existiera una trama corrupta en la Comunidad de Madrid con Correa al frente.
  6. «Del pago de las celebraciones infantiles» y de los viajes familiares «se encargó el señor Sepúlveda» y, «si alguien se lo ha regalado, se lo ha regalado a él, no a mí», manifestó la ex ministra Ana Mato, que tuvo que declarar como partícipe a título lucrativo por los beneficios que obtuvo de la trama su por entonces marido Jesús Sepúlveda, ex alcalde de Pozuelo de Alarcón (Madrid).
  7. «No sabía quién era Correa ni mucho menos si tenía empresas. Jamás hablé con él ni le conocía», aseguró una visiblemente afectada Esperanza Aguirre en su declaración como testigo.
  8. «Fuera o no fuera secretario general del Partido Popular, antes o después, jamás recibí ninguna llamada ni ninguna indicación relacionada con adjudicaciones de concursos», dijo en su declaración como testigo Francisco Álvarez-Cascos, que negó que él fuera el «PAC» que figura en la contabilidad de Gürtel.
  9. «Jamás he recibido ni un solo euro ajeno a mi retribución (…) Jamás, ni de las personas que ha citado, ni de ninguna empresa, y le voy a decir además que nadie me lo ha propuesto, lo que me produce una cierta satisfacción», aseguró Javier Arenas el día que declaró como testigo junto a otros tres ex ministros del PP, Rodrigo Rato, Ángel Acebes y Jaime Mayor Oreja.
  10. «No lo sé, no me consta, lo desconozco», dijo en su declaración testifical el exministro del Interior Jaime Mayor Oreja al ser preguntado sobre los 93.000 euros que presuntamente recibió de la supuesta ‘caja B’ del PP, según consta en los famosos papeles de Bárcenas.