Actúa, la plataforma del aún dirigente de IU Gaspar Llamazares y el juez Baltasar Garzón, avanza en su camino hacia la carrera electoral de las municipales y europeas de 2019, tal como adelantó El Independiente el pasado mes de junio. En los últimos días la plataforma se ha inscrito en el Ministerio del Interior como un partido político, según informa eldiario.es, en lo que sus impulsores califican como un movimiento «instrumental» para preservar la marca Actúa, aunque los pormenores del salto definitivo a las urnas aún no se ha debatido en el seno de la incipiente organización. Entre los propulsores del partido están la abogada Cristina Almeida, el economista Juan Torres, el escritor y ex candidato de IU a la Presidencia de la Comunidad de Madrid Luis García Montero, el jurista y ex magistrado del Tribunal Supremo José A. Martín Pallín, la escritora Almudena Grandes o el ex secretario general de CCOO, Antonio Gutiérrez.

Fuentes de la organización confirman que tiene una «innegable vocación política» de cara a los comicios de 2019, aunque por el momento añaden cautela y advierten de que será a partir de septiembre cuando el partido recién registrado abrirá debates a nivel municipal y autonómico para tantear la acogida de este nuevo espacio electoral. El objetivo, según sus impulsores, es catalizar el apoyo del «voto huérfano»: aquellos votantes de izquierda que dejaron de acudir a las urnas en las últimas elecciones, una bolsa que en Actúa cifran en un millón de votos.

El partido de Llamazares y del juez Baltasar Garzón peleará por estos votos con Alberto Garzón, líder de IU, integrada actualmente en Podemos, que estuvo liderada por el propio Llamazares y que concurrió con Podemos el 26-J, donde la suma de ambas formaciones les hizo perder más de un millón de votos. Una de las razones que llevó al nacimiento de Actúa fue precisamente la actuación de Unidos Podemos y del PSOE, incapaces de llegar a acuerdos debido a «intereses políticos», según los organizadores de Actúa, que acusa a ambos partidos de perpetuar la legislatura del PP con Mariano Rajoy al frente.

El partido de Llamazares y Garzón debatirá a partir de septiembre la fórmula para presentarse a las próximas elecciones

El partido emergente reprocha a las principales formaciones de izquierda su incapacidad para alcanzar la meta a la que Actúa aspira a contribuir: «Construir una mayoría alternativa de izquierdas» que rompa con la «división» que tradicionalmente ha caracterizado a la izquierda española. Los dirigentes de la nueva plataforma ven con buenos ojos el cambio en la relación entre Podemos y PSOE, pero creen que es necesaria establecer sin ambages una prioridad: salida a Mariano Rajoy del Gobierno.

El partido de Llamazares y Garzón intentará promover una «política de alianzas» con otras fuerzas de izquierda y hace una advertencia: «Lo principal es no perder los gobiernos del cambio, que no haya votos huérfanos en la izquierda, que los recuperemos todos». Estos gobiernos del cambio gestionan ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia y en ellos está presente Podemos a través de sus filiales junto con grupos municipalistas. El nuevo actor político estaría dispuesto a contribuir y unirse a los gobiernos del cambio para asegurar la continuidad de estos bastiones aunque elaboraría un programa propio donde plasmaría unas mayores exigencias en cuanto a transparencia o participación que buscan reconquistar al votante desencantado con izquierda. En el plano municipal, los llamados ayuntamientos del cambio se han encontrado con ciertas «restricciones», como la deuda o las políticas económicas del Gobierno central, reconocen desde Actúa, que buscará «relanzar iniciativas políticas que representan las banderas del cambio».

El papel de Actúa en el escenario municipal y autonómico se debatirá en el proceso de transformación hacia un partido político. En la organización reconocen que a partir de septiembre debatirán la fórmula para concurrir a las urnas y también valorarán la recepción del resto de fuerzas políticas para ver si son «bienvenidos o rechazados», lo que a su juicio marcará la diferencia entre «la búsqueda de alianzas inclusivas o la política de exclusión y la lógica de continuar el pulso de la izquierda». En las redes sociales, el principal impulsor del partido, Llamazares, respondía a las críticas y advertía el nerviosismo de otros actores políticos tras los últimos movimientos: «Si fuera verdad eso de que no representamos a nadie, no se pondrían algunos tan nerviosos por el registro de Actúa».

Está en el aire el encaje exacto que Actúa tendrá con el resto de actores políticos, aunque una de las posibilidades que se contemplaban hasta ahora era el salto de Baltasar Garzón al plano municipal como alcaldable en la capital. La actual alcaldesa, Manuela Carmena, ya anunció que no optaría a la reelección y habría puesto sobre la mesa el nombre del juez Garzón, aunque aumentan las presiones en el seno del gobierno Ahora Madrid para que repita en el cargo, puesto que su figura es la única que por el momento asegura la unión de una coalición que aúna hasta ocho corrientes y que está fuertemente fragmentada.