El responsable de Extensión Internacional de Izquierda Unida, Francisco Pérez, y el ex eurodiputado del PSOE Vicent Garcés han asegurado hoy que la Asamblea Constituyente que impulsó hace unas semanas el Gobierno de Venezuela ha seguido un proceso «pulcro, transparente y con gran eficacia técnica».

En rueda de prensa en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, tras regresar de Venezuela, donde han sido «acompañantes» en el proceso electoral del 30 de julio, han defendido categóricamente la legalidad de la Asamblea Nacional Constituyente, un proceso puesto en duda por varios países, entre ellos España.

Garcés ha insistido en que esta elección ha sido «clara y nítida» y se ha garantizado que todos los ciudadanos pudieran votar, a pesar de que en los barrios «de alto poder adquisitivo» la derecha hubiese cortado las calles, formado barricadas y bloqueado las mesas electorales para tratar de impedirlo, ha dicho. Además, ha recordado que durante las elecciones se captaba la huella de cada votante y se controlaba también el voto electrónicamente, algo que, según él, hizo que fuera todo «transparente».

Sobre este mismo asunto, Pérez ha defendido los esfuerzos «increíbles» para garantizar el derecho al voto y ha considerado que la derecha tacha de «dictatorial» la Asamblea Constituyente por intereses electorales y no porque el proceso no funcione «con normalidad».

El ex eurodiputado del PSOE ha reafirmado este argumento diciendo que el consejo electoral que ha impulsado la Constituyente es «el mismo que organizó las elecciones a la asamblea en las que ganó la derecha» y se ha preguntado irónicamente si ya entonces el sistema no les parecía democrático tampoco.

Espontáneo

La rueda de prensa ha sido interrumpida por el conocido como «camarero del 25-S», Alberto Casillas, quien saltó a la fama por proteger a unos manifestantes de los antidisturbios en la jornada de protesta del 25 de septiembre de 2012, en Madrid. Casillas ha irrumpido en la sala a gritos de «mentirosos» y con una bandera de Venezuela, y ha tenido que ser desalojado por los vigilantes de seguridad.

«Vergüenza debería darles estar pagados por el Gobierno de Venezuela. ¿Cuánto les pagan? ¿Cuándo van a cobrar el cheque en Venezuela?», les ha increpado Casillas, que ha asegurado ser español pero sentirse identificado con el país latinoamericano por haber vivido durante años allí. Pasados unos minutos, a pesar del incidente, los miembros de IU han podido continuar con la rueda de prensa con normalidad.