Los cuerpos de seguridad han desalojado por seguridad a 11 vecinos cercanos a la casa de Alcanar (Tarragona) que registró dos explosiones vinculadas con el atentado de Barcelona y que podría tener dos almacenes de explosivos, según ha informa el alcalde de la localidad, Alfons Montserrat, a Europa Press.

El perímetro de seguridad cercano a la casa ha crecido tras conocerse la vinculación de estos sucesos con el atentado terrorista de la capital catalana. El conseller de Interior ha asegurado en la mañana del viernes que estaban investigando la existencia de explosivos en la vivienda. El desalojo de los vecinos del área podría ser significativo en este sentido.

El cordón policial de la zona obligó este jueves a desalojar a tres familias, de las cuales dos pudieron ser realojadas en viviendas de familiares y conocidos, mientras que una familia de cinco miembros y de nacionalidad francesa fue llevada a un hotel de la localidad.

El alcalde ha subrayado que se trata de un momento en que se han extremado las medidas de seguridad, y «ha crecido la consternación y la alarma» en el municipio. La vivienda que se derrumbó a causa de la deflagración se encuentra en la urbanización Montecarlo, y en ella había dos ocupantes –uno muerto y otro en estado pero sin riesgo vital en el Hospital Verge de la Cinta de Tortosa (Tarragona)–.

Se encuentra en una «urbanización diseminada y no de paso», por lo que ningún vecino de la zona había advertido movimientos extraños ni había presentado ninguna denuncia ante los Mossos d’Esquadra y la Policía local de la localidad.

Estas personas «no tenían ningún tipo de vínculo social» en Alcanar, ha detallado el alcalde, que ha enviado un mensaje de tranquilidad y calma a la población. Ha manifestado una «condena enérgica» de los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona), y ha elogiado el trabajo encomiable de los cuerpos de seguridad y de servicio público.