El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha calificado de «miserable» mezclar los planes independentistas del Govern con los atentados terroristas de este jueves en Barcelona y de esta madrugada en Cambrils (Tarragona) y ha afirmado que estos ataques no van a cambiar su «hoja de ruta».

En declaraciones a Onda Cero, Puigdemont ha lamentado que «se aproveche para hacer una política de este nivel» en un momento como éste, algo que, a su juicio, «en absoluto comparte la mayoría de la población de Cataluña».

Puigdemont ha señalado que «está habiendo una gran coordinación entre las diferentes policías» y ha confirmado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, fue «una de las primeras personas» con las que habló ayer tras el atentado de Barcelona.

El mandatario catalán ha indicado que la convocatoria anunciada de 500 plazas para Mossos d’Esquadra y las peticiones para reunir la Junta de Seguridad se debían al nivel de alarma terrorista que hay en Cataluña.