Juana Rivas, la mujer que fue detenida y puesta en libertad provisional por incumplir hace más de un mes la orden de entregar a sus dos hijos menores con el padre, Francesco Arcuri, deberá mañana acudir al Punto de Encuentro Familiar para acatar la orden judicial y dejar a los menores con su expareja. La última vez que fue citada para devolver a los menores con su padre, Rivas no se presentó en el juzgado y pasaron tres semanas hasta que se entregó a la justicia.

Esta vecina de Maracena (Granada), que se instaló en el municipio en 2016 al trasladarse desde Italia para huir -según su relato- del maltrato de su expareja, Francesco Arcuri, está citada a las 17.00 horas de este lunes en el Punto de Encuentro Familiar de la Junta. El Juzgado de Instrucción 2 de Granada tomó esta decisión el pasado jueves, después de que acudiera a declarar la madre de los niños, investigada por delitos de sustracción de menores y desobediencia a la justicia.

La nueva citación se producirá pasado más de un mes desde que Rivas incumplió la orden de entregar a los dos menores, de tres y once años, a su expareja. Fue el pasado 26 de julio cuando Rivas fue citada en el mismo punto al que tendrá que acudir mañana. En aquella ocasión, la madre no acudió a la cita y estuvo tres semanas en paradero desconocido. El padre de los menores, Arcuri, ha pedido en diversas ocasiones que se cumplan las resoluciones judiciales que piden a Rivas la devolución de los menores.

La juez apuntó a la «falta de colaboración total y absoluta» por el incumplimiento de resoluciones judiciales

En el auto, la juez instructora fijó para este lunes la fecha en la que esta vecina de Maracena debe restituir a los niños con su padre, el italiano Francesco Arcuri, que fue condenado en 2009 por violencia doméstica. La Guardia Civil fue la encargada de notificar la decisión de la juez en el domicilio de Rivas. La juez argumentó que la entrega de los niños responde al cumplimiento de las resoluciones judiciales firmes y advirtió además de que, en caso de que Rivas no acate la nueva orden de entregar a los menores, se adoptarán «las medidas cautelares que, vista la gravedad de los hechos investigados, se requieran».

El Juzgado encargado de la vía penal también ha citado a declarar como investigadas a la asesora jurídica del Centro Municipal de la Mujer de Maracena, Francisca Granados, y a la psicóloga de este mismo centro, Teresa Sanz. Las dos deberán comparecer el próximo miércoles 30 de agosto por su presunta intervención como «inductoras o partícipes necesarios» en la sustracción de los dos menores.

Un día después tendrán que declarar los familiares de Juana Rivas, hasta segundo grado de consanguinidad, también en calidad de investigados y por su presunta intervención en el mismo delito de sustracción de menores. La juez encargada de la vía penal destacó en su resolución que esta vecina de Maracena, que fue detenida el pasado martes y puesta en libertad con cargos, no dijo en ningún momento «dónde tiene escondidos a los menores».

Apuntó además su «falta de colaboración total y absoluta» en cuanto a su obligación de cumplir las resoluciones judiciales firmes, y recalcó que «el fin primordial e inmediato, es proceder a la localización de los menores», de los que dijo solo se sabe la que «de forma interesada» ha vertido la investigada a los medios.