«¿Crees que Podem Catalunya ha de llamar a la participación y movilización ciudadana el próximo 1-O?». Con esta pregunta la dirección de Podem Cataluña preguntará a sus bases sobre la postura definitiva del partido catalán de cara al referéndum convocado por Carles Puigdemont del 1 de octubre. La formación dirigida por Albano Dante Fachin ha mantenido un pulso en los últimos meses con Pablo Iglesias a causa del referéndum del 1-O. Mientras Dante abogaba por llamar a la movilización, Iglesias aseguraba que si él fuera catalán «no iría a votar». Así las cosas, Podem Cataluña ha vuelto a retar a la dirección de Iglesias después del último desencuentro a raíz de las fechas para la consulta.

Podem ha convocado la consulta entre el 15 y el 18 de septiembre, aunque lo tenía anunciado para la semana que viene; sin embargo, la dirección de Pablo Iglesias le ha obligado a retrasar la consulta, que se celebrará durante la campaña previa al referéndum del 1-O. En señal de protesta por esta disputa, y hasta que tenga lugar la consulta a los inscritos, Podem Cataluña pedirá la movilización para el referéndum ilegal y continuará así el pulso a Iglesias.

El choque entre la dirección estatal de Podemos y su filial catalana se ha hecho evidente en las últimas semanas cuando, después de las diferencias respecto al 1-O, Dante Fachin denunció que Iglesias le había pedido su dimisión. Un extremo que terminó por desmentir Echenique, que aprovechó para acusar al líder catalán de «faltar a la verdad». La cadena de acusaciones ha tenido este jueves su continuación.

En  rueda de prensa, la secretaria de organización de Podem, Ruth Moreta, ha criticado que la secretaría de Organización de Podemos, dirigida por Pablo Echenique, haya rechazado hacer esta consulta del 7 al 11 de setiembre, como estaba previsto en un inicio, alegado «motivos técnicos» porque no hay recursos humanos disponibles para hacerla al coincidir con otras consultas de los círculos de Podemos en Baleares y Aragón.

Moreta ha sostenido que es «grave» que Podem haya tenido que retrasar su consulta y ha expresado la necesidad de acelerar los mecanismos de decisión del partido, por lo que ha reclamado que la dirección estatal ceda el censo de los inscritos en Catalunya para facilitar la consulta. No es la primera vez que Podem denuncia el centralismo de Iglesias a la hora de tomar sus propias decisiones a nivel autonómico. «Pensamos que urge acelerar los mecanismos de descentralización, tal como recogen los documentos de Vistalegre, como la cesión del censo a los territorios para facilitar las decisiones que afectan a Cataluña se deciden y se ejecuten íntegramente en Cataluña», ha destacado Moreta.

En esta ocasión, y en respuesta a las dificultades impuestas para celebrar su consulta, Moreta ha asegurado que hasta que voten los militantes, el posicionamiento de Podem sobre el referéndum será llamar a la participación para que sus militantes acudan a las urnas. Una forma de entender el 1-O como una movilización para poner contra las cuerdas al Gobierno del PP, y no como un referéndum vinculante, como decidieron en junio las bases en otro debate en el que participaron cerca de 1.000 personas.