El pulso se mantiene entre la dirección estatal de Podemos y su filial catalana, Podem Catalunya. Este lunes Albano Dante Fachin, secretario general del partido catalán, denunciaba en una entrevista a El País que tanto Pablo Iglesias como Pablo Echenique, secretario de Organización estatal, habían pedido su dimisión en la reunión que mantuvieron a finales de julio donde abordaron, entre otros asuntos, la postura sobre el referéndum del 1 de octubre anunciado por Carles Puigdemont. Mientras que el partido a nivel nacional aboga por no avalar la consulta, la filial catalana llama a su militancia a votar y participar “activamente” en la convocatoria “entendiéndola como una movilización social políticamente legítima”, según un comunicado distribuido hace dos semanas por Podem que será sometido a votación entre su militancia en una consulta convocada del 7 al 11 de septiembre.

El propio Echenique negaba la mayor y desmentía este lunes a Dante Fachin, al que acusaba de “faltar a la verdad” en esta supuesta petición de dimisión. Así, señalaba que la propuesta que hizo Iglesias al líder catalán consistía en convocar una Asamblea autonómica para que los militantes renovaran la dirección catalana. “Que no quieran convocar la Asamblea Ciudadana completa que cada vez más círculos le están pidiendo es legítimo. Ahora bien, faltar a la verdad respecto de lo que Pablo Iglesias le dijo en una reunión privada, eso es difícil de explicar”, reseñan fuentes de la dirección de Podemos, que creen que las declaraciones de Fachin pueden deberse más a una interpretación que a las palabras literales. Desde la dirección catalana, en cambio,  insisten en la acusación y destacan a este periódico que “el mensaje fue claro”, y que la petición para que dejara su cargo se hizo patente en el encuentro que mantuvieron los líderes morados.

Miembros de la dirección de Podem afean la postura adoptada por la cúpula de Iglesias. Creen que esta deriva del oficialismo se aleja de las tesis de descentralización y autonomía de los territorios con las que ganaron Vistalegre II. “No pueden defender la libertad para los territorios y después decir justo lo contrario”, critican estas mismas fuentes. “No lo acabamos de entender”, rematan. A su juicio, declaraciones como la del fundador de Podemos Juan Carlos Monedero enturbian esta idea, después de que el ex dirigente de la formación y miembro del Consejo de Sabios de Iglesias asegurara en un medio catalán que “Albano Dante Fachin debería ser honesto y dejar la Secretaría General de Podem” y que Fachin se “subordina a la estrategia independentista” de Carles Puigdemont. Podem Catalunya se escuda en que la decisión de participar activamente en el referéndum catalán se ha debatido en los círculos del partido y que volverán a consultar esta postura con sus inscritos.

Las diferencias entre ambas organizaciones no hacen más que ahondar en un conflicto que estalló el pasado marzo, cuando Podem Catalunya preguntó a sus militantes sobre la posibilidad de confluir con Catalunya en Comú, plataforma lanzada por el diputado Xavi Domènech y la alcaldesa de Barcelona Ada Colau. Mientras Pablo Iglesias y toda la dirección estatal apostó públicamente por el ‘sí’, el líder catalán defendió el ‘no’, opción que salió finalmente vencedora con una participación inferior al 10%. Las diferencias de entonces se han transformado en las últimas semanas en un conflicto abierto. La dirección de Podem asegura que entonces los de Iglesias “fueron muy respetuosos” durante el proceso de negociación con los comunes y confían en que se mantenga esta línea de cara a la consulta de septiembre y que la dirección estatal se limite a “aconsejar y respetar” la voluntad del partido autonómico.

Podemos en Ciudad Real denuncia que el “amiguismo” regional está “santificado” por Iglesias

Cataluña no es el único foco de críticas a la dirección del partido morado. Este lunes dimitía en bloque la dirección de Podemos en Ciudad Real y difundía un duro comunicado criticando la gestión de José García Molina, secretario general de Podemos Castilla-La Mancha, y de paso, la de la dirección estatal. “El partido se rige por los bandazos que la ambición personal y el amiguismo que ejerce la cúpula regional, siempre con la santificación de nuestro Secretario General Pablo Iglesias y el Secretario de Organización, Pablo Echenique”, reza el comunicado. La dirección saliente denuncia la pasividad del partido morado respecto a estas conductas llevadas a cabo por Molina, hombre de confianza de Iglesias.

El último giro de Podemos-Castilla La Mancha con su entrada en el Gobierno de Emiliano García-Page fue, según el texto, “la guinda” que desencadenó las dimisiones, puesto que García Molina, el mismo que impulsó el acuerdo, defendió meses antes la tesis opuesta. “Algo ha fallado en la construcción de Podemos como fuerza política de la gente, porque cada vez más gente se aleja de Podemos”. La dirección de Podemos en Ciudad Real apunta a que Podemos se creó “para que la democracia fuese real y no un mero tablero de ajedrez dónde las piezas nobles de uno y otro color buscan el poder a costa de los peones de todos los colores”,