El que fuera uno de los hombres más destacados de la sesión de este jueves en el Parlament, Joan Coscubiela, abandonará la política institucional una vez finalice esta legislatura, previsiblemente después del referéndum del 1-O, cuando se convoquen elecciones autonómicas. El portavoz del grupo morado en la Cámara catalana ha adelantado que dejará su escaño junto a “una parte significativa” de su grupo parlamentario. El anuncio llega unas horas después de que protagonizara una de las intervenciones más aplaudidas por la oposición en el pleno que aprobó la Ley de Transitoriedad. Coscubiela denunció duramente la ausencia democrática de la Generalitat en sus formas parlamentarias, y por ello recibió contundentes críticas de ERC y PdeCat, en un discurso que también provocó el rechazo de parte de su propio grupo.

El todavía portavoz de CSQP lo ha anunciado este viernes en una entrevista en Rac1, aunque más tarde ha matizado en La Sexta que sólo abandonaba el plano institucional, aunque sí continuará en el escenario político. “No dejo la política porque la política entró en mi vida cuando con 11 años detuvieron a mi padre por primera vez”, ha señalado. A lo largo del día, Coscubiela ha acusado a JxSí y la CUP de “tirar por la borda el mayor capital político de los soberanistas, la autoridad moral de la democracia” tras las votaciones en el Parlament de las leyes de desconexión catalana.

El tuit de Rufián me la refanfinfla”, ha asegurado Coscubiela tras la polémica

La lluvia de críticas que recibió por parte de dirigentes tras lanzar estos reproches se concretó en una serie de tuits de Gabriel Rufián, diputado de ERC en el Congreso de los Diputados, a los que Coscubiela ha respondido este viernes en La Sexta: “El tuit de Rufián me la refanfinfla”, ha asegurado, especificando que “si me lo hubiera dicho Joan Tardá me hubiera dolido”, puesto que comparten una “trayectoria impecable”, y no modos “inquisitoriales”, como el diputado nacional. “Señor Rufián, la fama en Twitter dura más que la fama en Eurovisión”, le ha advertido.

El portavoz parlamentario se ha mostrado especialmente crítico con el PP, y ha asegurado que “quien aplasta a las minorías a nivel nacional no puede defenderlas en Cataluña”. Así, ha rechazado la acción del partido de Gobierno, una “actitud irresponsable” de negación continua, y al mismo tiempo ha mostrado sus dudas a la hora de acudir o no a votar en el referéndum del 1-O, asegurando que es una “manifestación legítima”, pero advirtiendo su temor de que si vota, aunque ponga “no” en su papeleta, el voto pueda “ser utilizado para convertirlo en un referéndum legítimo”.

Coscubiela, protagonista de la semana en el Parlament

Coscubiela protagonizó uno de los momentos más curiosos en el Parlament, cuando reprochó sus métodos a los miembros de la Generalitat. “No quiero que mi hijo viva en un país en el que una mayoría pueda tapar los derechos de quienes no piensan como ellos”, dijo Coscubiela, que insistió: “Estoy dispuesto a partirme la cara para que ustedes voten sobre la independencia de Catalunya, pero no si pisan los derechos de los diputados”. El portavoz culminó su comparecencia con un “venceréis pero no convenceréis” que puso en pie a todos los partidos de la oposición. Curiosamente, de todos los diputados de la oposición, sólo quedaron en su escaño y sin aplaudir Albano Dante, secretario general de Podem, integrante del grupo CSQP, y su número dos, Joan Giner.

Las críticas no tardaron en llegar por parte de Rufián, que desde hace días critica la ambigüedad de Podemos, que ha evitado llamar a las urnas para el 1-O. A través de las redes, Rufián acusó a Coscubiela y a Lluís Rabell, también del grupo morado, de “clasismo”, y dirigió sus ataques especialmente al portavoz parlamentario.

Ya pasada la medianoche del jueves, Coscubiela protagonizó otra intervención que desató la euforia entre la oposición, que volvió a caldear los ánimos entre las fuerzas independentistas y que, de paso, triunfó en las redes sociales con el lema “No lo sé, Rufián”, múltiples veces repetidos a lo largo de su discurso para poner en evidencia la falta de plan soberanista. “Los objetivos de la ley”, afirmó el portavoz de CSQP, “son legítimos, pero no nos dicen cómo los van a aplicar”, señaló Coscubiela, que recordó en varias ocasiones que Rufián no tenía respuesta para estas cuestiones.

Tampoco quedó impune este discurso, y las críticas a través de las redes no tardaron en llegar por parte del sector independentista. En las últimas horas, el todavía portavoz del grupo morado ha agradecido las muestras de apoyo recibida tras la polémica. Rufián volvió a reprenderle a través de Twitter, donde le contestó a sus acusaciones. Esta vez, más que contestarle con argumentos le reprochó otro de los episodios protagonizados por el portavoz de CSQP esta semana. “Como a Albano, a mí tampoco me dejan hablar en la tribuna”, respondía el diputado de ERC.

El episodio al que se refería Rufián ocurrió el miércoles, cuando los miembros de Podem, dirigido por Albano Dante, pidieron repartirse el tiempo de la intervención con los ‘comuns’. Ante esta petición pública en mitad del debate, que se lanzó cuando Rabell se encontraba ya en la tribuna, Forcadell delegó la decisión a su portavoz parlamentario, Coscubiela, que rechazó esta posibilidad. Tras el episodio, los tres miembros de Podem abandonaron el Pleno y denunciaron la “falta de pluralidad” de Catalunya Sí Que es Pot.