Sólo cinco días. Éste es el tiempo que podría durar la puesta en marcha del mecanismo del artículo 155 de la Constitución en caso de que el desafío soberanista obligue a aplicarlo, cosa que hoy por hoy, aseguran desde Moncloa, “no está previsto”. Fiel el Gobierno a su estrategia de no adelantar escenarios aseguran que no nos encontramos en ese punto, pero ello no es óbice de que se haya calculado que la aplicación de esta medida no exigirá de un largo tiempo de ejecución.

El artículo, sintético y sin desarrollo posterior, se limita a señalar que en caso de atentado grave al interés general, se hará un previo requerimiento al presidente de la Comunidad Autónoma, para lo que no hay un plazo establecido. Podría ser de 24 o 48 horas. En caso de no ser atendido el requerimiento, se procedería a una convocatoria del pleno del Senado, lo que puede hacerse de un día para otro. Cabe recordar que el PP dispone de una cómoda mayoría en la Cámara Alta, lo que le permitiría sacar adelante cualquier iniciativa, aunque el objetivo del Gobierno es contar con el apoyo de PSOE y de Ciudadanos.

Este sería, en todo caso, uno de los últimos recursos a emplear para parar la independentismo catalán, una vez demonizado un artículo que desde el PSOE no se dudó en calificar de “cruento”. De hecho, el pasado viernes, el ministro portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, no quiso aclarar si los socialistas respaldarían al Ejecutivo en caso de que se viera obligado a usarlo.

La abogacía estudia la negativa de la Generalitat a publicar la suspensión de la Ley de Referéndum

Además, la abogacía del Estado estudia si debe presentar un exhorto o un incidente de ejecución ante la negativa de la Generalitat a publicar en el Diario Oficial de la Generalitat Catalana (DOGC) la suspensión de la Ley del Referéndum, tras la admisión a trámite por parte del Constitucional del recurso del Gobierno. Es algo preceptivo y en otras ocasiones lo han hecho, aunque esa negativa no evita la suspensión efectiva de dicha ley.

Por lo demás, la sesión de control de este martes en el Senado ha tenido sabor de “deja vú” con los independentistas de la antigua Convergencia y de ERC haciendo proclamas. El presidente del Gobierno les ha exigido a los independentistas que “dejen de echarle la culpa a los demás” de una deriva de la que ellos mismos son responsables. En un enfrentamiento parlamentario con el senador convergente Josep Lluis Cleríes, en la primera sesión de control tras las vacaciones de verano, Mariano Rajoy, le ha espetado que “hay que tener el coraje de asumir las responsabilidades, cosa que no han hecho nunca”.

Rajoy exige a los secesionistas que comiencen a asumir de una vez sus responsabilidades

En la que es también su primera intervención pública tras la multitudinaria manifestación de la Diada de este lunes -muy lejos, sin embargo, del nivel de convocatoria de otros años- el jefe del Ejeutivo hizo un somero repaso de las decisiones fallidas que fue tomando el ex presidente de Cataluña Artur Mas desde que en 2010 ganaron las autonómicas con 62 diputados y el apoyo presupuestario del PP, para ir desangrándose electoralmente en los siguientes años hasta acabar en manos de los radicales de la CUP, “lo que les obligó a echar a su candidato y prometieron la independencia en 18 meses”, ha proseguido Rajoy.

“En unas horas han pretendido  liquidar toda la legalidad, atentado contra los derechos de todos empezando por los diputados del parlamento y ahora amenazan a los alcaldes y esas decisiones las han tomado ustedes”, para agregar que lo único que ha hecho desde Moncloa ha sido negarse a aceptar un referéndum que liquida la soberanía nacional y atender las necesidades económicas de los catalanes. “Pretenden liquidar en horas quinientos años de historia”.

Cleries ha seguido el argumentario de nuevo cuño, que consiste en afirmar que “hasta el último segundo estamos dispuestos a dialogar”, tal y como hizo Puigdemont este lunes.

Tambien le ha tocado a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, lidiar con el tema catalán. En su caso a preguntas del senador de ERC Miquel Ángel  Estradé. Nada nuevo bajo el sol.

Apoyo del PSOE

Especialmente significativa ha sido la intervención del portavoz socialista en el senado, Ander Gil, al señalar que “vamos a a estar del lado del Gobierno de defensa de la Constitución y de la ley”. Tras calificar de “salto al vacío del extremismo político” lo acontecido  en Cataluña estos días, no ha dejado de criticar, sin embargo, el “inmovilismo” de Rajoy ante el desafío catalán y calificado de “error” la recogida de firmas contra el Estatut. Rajoy le ha agradecido el apoyo aunque se ha negado a hablar “de los errores ni de unos ni de otros. No estamos en un momento de discrepancias menores”.