Miles de personas se han concentrado esta mañana en la madrileña plaza de Cibeles en contra del referéndum independentista del 1-O y han reivindicado la «unidad de españa» y la legalidad de la Constitución. «España unida jamás será vencida» o «Puigdemont a prisión», han sido algunos de los múltiples cánticos -muchos en apoyo a la Guardia Civil y a la Policial Nacional- de las miles de personas que se han concentrado frente al Ayuntamiento de Madrid, en la plaza de Cibeles, convocados por la Fundación Denaes para la Defensa de la Nación Española.

También en Santander y en Logroño, convocadas por la misma organización, se han reunido un millar de personas, aproximadamente, en cada una de estas ciudades. En Vitoria, una treintena de personas se han concentrado frente al Ayuntamiento con dos banderas de España. Frente a ellos, separados por la Ertzaintza, un centenar de jóvenes, que portaban ikurriñas y «esteladas», les han insultado con gritos como fascistas y han coreados consignas en favor de la independencia. Al concluir la concentración de la capital alavesa se han producido unos pequeños incidentes, en los que han sido identificados cuatro jóvenes por parte de la Policía autonómica.

País Vasco

Además, un grupo de 30 personas se ha concentrado este mediodía en Vitoria en la movilización «en defensa de la unidad de España» convocada por la Fundación Danaes y por Vox. Frente a ella, otras cien personas han participado en una protesta contra este acto y en favor de la independencia de Euskadi y Cataluña. Los participantes en ambas movilizaciones se han lanzado insultos y reproches mutuos, aunque no se han producido mayores incidentes. Tras el acto, cuatro de los participantes en la protesta contra la concentración de Danaes y Vox han sido identificados.

Una de esas cuatro personas ha recibido una sanción administrativa por desobediencia, en aplicación de la Ley de Seguridad Ciudadana, según han informado fuentes del Departamento de Interior.

Cataluña

En Cataluña ha habido concentraciones a favor de la unidad de España en otras localidades, como Tarragona, en la que han participado unas 300 personas en la plaza de la Font, o Reus, sin que se hayan registrado incidentes.

Decenas de personas se han concentrado también en la Plaça de la Paeria de Lleida con banderas españolas en protesta contra del referéndum soberanista convocado por la Generalitat y anulado por el Tribunal Constitucional y coreando ‘Yo soy español’, ‘Viva España’ o ‘España, unida, jamás será vencida’. Convocados por la Fundación para la Defensa de la Nación Española, a través de las redes sociales, los manifestantes se han reunido para «mostrar su agradecimiento a las Fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, según ha explicado a Europa Press la presidenta de la asociación en Lleida, Manuela Rodán.

Los manifestantes se han dirigido después hacia las cercanías de la Subdelegación del Gobierno y han gritado ‘Viva la Guardia Civil’ ‘Viva la Policía Nacional o ‘No estáis solos’ al paso de coches de la Policía Nacional.

También en Barcelona, se ha producido una manifestación convocada por Movimiento Cívico de España y Catalanes, a su paso por la Jefatura Superior de Policía de Barcelona, portando cientos de banderas españolas y catalanas, y con el lema «Catalunya es Espanya. Democracia, futuro y libertad».

Valencia, Zaragoza, Pamplona, Sevilla…

En la Comunidad Valenciana, en Valencia, han sido cientos de personas las reunidas frente al Ayuntamiento luciendo banderas de España. El Ayuntamiento de Castellón ha tenido que cerrar sus puertas porque algunos manifestantes han tratado de entrar al edificio después de que varias personas desplegaran desde el tejado una pancarta y lanzaran papeletas del referéndum del 1-O. Fuentes de la Policía Local han informado a Efe que se trataba de una manifestación «sin autorización».

A estas concentraciones se han sumado otras que han transcurrido sin incidentes en varias capitales, como Palma, Valencia, Zaragoza, Pamplona, Sevilla, Logroño, Santander, o Valladolid. En todas ellas se han leído varios artículos de la Constitución «con los que están de acuerdo todas las sensibilidades políticas», según la organización.

Unas 4.000 personas, según datos de la Delegación del Gobierno, se han concentrado en Palma, en la plaza de Cort, para protestar contra el referéndum catalán, la «anexión de Baleares» al «proyecto golpista del separatismo catalán». En Pamplona, en el Paseo de Sarasate, junto al monumento a los Fueros de Navarra y frente a la sede del Gobierno foral, varias docenas de personas han ondeado enseñas nacionales.

Melilla

Unos cien melillenses se han concentrado este sábado en la Plaza de España de Melilla para denunciar lo que han llamado «golpe de Estado en Cataluña» por la pretensión del Govern catalán de celebrar este domingo 1 de octubre un referéndum para la independencia, consulta que los tribunales de justicia han declarado ilegal. La protesta, convocada a través de las redes sociales, ha tenido lugar ante el monolito a la Constitución Española situado junto al Palacio de la Asamblea y la Delegación del Gobierno de Melilla.

 

«No nos engañan, Cataluña es España»

En Madrid, frente al ayuntamiento, portando numerosas banderas de España -algunas de ellas preconstitucionales- y con pancartas pidiendo poner coto a los independentistas como «señor Rajoy, despierte y ponga orden» o «viva la unidad de España», los manifestantes han ido llegando poco a poco a través de diferentes puntos de la ciudad hasta la plaza de Cibeles. Los manifestantes han ido moviéndose hacia la calzada forzando a la Policía a cortar el tráfico en la glorieta y provocando algunas retenciones en el paseo Del Prado. También se ha podido oír en algunas ocasiones el cántico «no nos engañan, Cataluña es España».

Una pancarta se solidarizaba con los ultras condenados por el asalto en 2013 a la librería Blanquerna de Madrid, con motivo de la Diada de ese año, con el lema: «defendemos España, Blanquerna absolución». Miembros de Denaes han asegurado a Efe que en Madrid esperaban la asistencia de unos 10.000 manifestantes. Han destacado además que se trata de una concentración promovida en todos los ayuntamientos españoles, que carece de tintes políticos y que pretende reivindicar la igualdad y el respeto a la ley.

Al final de la convocatoria se dará paso a la lectura de preceptos de la constitución «con los que están de acuerdo todas las sensibilidades políticas».  La concentración celebrada este sábado en la plaza de Cibeles para pedir una España «unida» y mostrar el rechazo al referéndum catalán ha concluido por parte de algunos de los asitentes cantando el himno de la Falange, Cara al Sol. Un grupo de veinte personas, la mayoría de ellos jóvenes, ha procedido a cantar el ‘Cara al Sol’ y a levantar el brazo imitando el saludo franquista.