El ex presidente de la Generalitat de Cataluña Artur Mas ha depositado 2,2 millones de euros correspondientes a la fianza que preventivamente le impuso el Tribunal de Cuentas en el procedimiento que instruye por la utilización de dinero público en la consulta independentista del 9-N (2014), lo que cubre tan sólo el 42% del importe de la caución (5,2 millones).

En un escrito dirigido al máximo órgano fiscalizador de las administraciones públicas en representación de todos los afectados, según avanza El País, el ex president pide que se amplíe el plazo para reunir el resto del dinero que se le exige cautelarmente antes de que se le embarguen bienes para cubrir la cantidad.

Esta investigación, que el tribunal decidió activar el pasado 19 de julio, tiene su origen en una denuncia fue presentada por Societat Civil Catalana (SCC) y la Asociación de Abogados Catalanes por considerar que, aunque Mas y sus consejeros ya fueron inhabilitados por desobedecer al Tribunal Constitucional al organizar aquella consulta de 2014, ello no les exime de su responsabilidad contable por el uso irregular de dinero público.

Mas dice que el ingreso «no tiene carácter de reintegro», sino «la estricta finalidad de responder al requerimiento»

En su escrito, la defensa de Mas -en nombre también de los ex consejeros Francesc Homs, Joana Ortega e Irene Rigau y de ex cargos de la Generalitat implicados en la organización del 9-N- pide al Tribunal de Cuentas que amplíe a otros quince días el plazo que le dio para depositar la fianza reclamada, que expira este viernes.

Los abogados insisten en su escrito en que el ingreso efectuado este lunes «no tiene el carácter de reintegro», sino «la estricta finalidad de responder al requerimiento de garantizar la responsabilidad establecida provisionalmente», a la espera de que sea firme la sentencia por malversación de fondos públicos en la consulta.

De hecho, de acuerdo con la ley, el Tribunal dio a Mas dos vías para abonar la fianza: que la ingresara en una cuenta que se le comunicó a través de la providencia para posibilitar el archivo de las actuaciones o que la depositaran en espera de la resolución de la causa, como ha hecho hoy la defensa del expresidente.

El ex presidente catalán pide al órgano fiscalizador 15 días más para presentar el resto de la fianza

El escrito de Mas insiste en que la cantidad ingresada hoy «tiene por objeto garantizar la responsabilidad» de todos los cargos públicos a quienes el Tribunal de Cuentas reclama fianza y anuncia que, como sigue siendo una suma insuficiente, «se presentarán otros medios de garantía» para cubrir el total de la liquidación provisional.

Según la defensa, con el ingreso efectuado queda «acreditada» la voluntad de los cargos públicos de prestar «garantías suficientes» para cubrir la responsabilidad económicas que les exige el Tribunal de Cuentas, por lo que le pide que se amplíe en quince días el plazo que se les otorgó.

«Caja de solidaridad»

La semana pasada, la compañía Segurcaixa Adeslas, que la Generalitat tiene contratada como seguro de responsabilidad civil, rechazó pagar la fianza de 5,2 millones de euros que el Tribunal de Cuentas impuso a Mas por el gasto de dinero público en la consulta del 9-N.

 

Las organizaciones soberanistas Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural anunciaron a principios del pasado mes de septiembre que reactivarían su «caja de solidaridad» para que los catalanes puedan ayudar a pagar la fianza de cinco millones de euros a una decena de altos cargos del Govern por los gastos de la consulta del 9-N, sanción que las entidades han tachado de «gangsteril».