La presidenta del grupo de la CUP en el Parlamento catalán, Mireia Boya, ha avisado al líder del Ejecutivo catalán, Carles Puigdemont, de que, si convoca unas elecciones que no sean constituyentes, estaría «traicionando» el mandato de los «más de dos millones» de ciudadanos que votaron a favor de la independencia de Cataluña en el referéndum del pasado 1 de octubre.

«Cualquier otro tipo de elecciones creemos que sería traicionar el mandato de los más de dos millones de votos del referéndum», ha señalado en declaraciones a Cuatro recogidas por Europa Press, en referencia a la posibilidad de que se celebren nuevas elecciones en Cataluña. «Es un escenario que no contemplamos (…) pero a quien tendrá que dar explicaciones el president o quien lo defienda es a los dos millones de catalanes que votaron ‘sí’ a la independencia», ha zanjado.

Según Boya, está previsto en la ley de Transitoriedad aprobada por el Parlamento catalán –y posteriormente suspendida por el Tribunal Constitucional (TC)– que, una vez iniciada la «fase de deliberación», se tendrían que convocar elecciones constituyentes al cabo de seis meses. Además, ha especificado que el proceso constituyente de una república catalana sería «ciudadano y de base popular» e incluiría «debates territoriales y sectoriales».

«Es hora de levantar la suspensión» de la independencia

A su juicio, la independencia ya tendría que estar declarada «de forma clara, solemne y neta» porque los «dos millones de votos del referéndum» del 1 de octubre lo han pedido. Así, ha exigido a Puigdemont que haga efectiva la independencia: «Es hora de levantar esa suspensión», ha aseverado, después de que el presidente catalán dejase en suspenso la independencia para buscar mediación en el conflicto.

Sobre el proceso a seguir para la autodeterminación, la diputada ha expuesto que la ley del Referéndum –suspendida por TC– «no especifica que tenga que ser con una votación» sino que únicamente sería necesario «reconocer los resultados» de la consulta del 1 de octubre y «hacerlos efectivos». Una vez reconocidos, ha señalado Boya, entraría en vigor la ley de Transitoridad y, con ello, «el inicio del proceso constituyente».

Preguntada sobre si se puede proclamar la independencia de una parte del Estado español sin una votación en el Parlamento catalán, Mireia Boya ha reiterado que ya hubo una votación el 1 de octubre, y ha añadido: «Lo que no tendría sentido es que se volviera a votar una cosa que ya ha votado la ciudadanía».

«Dos presos políticos más»

Por otro lado, la dirigente de la CUP ha rechazado el diálogo con el Gobierno de Mariano Rajoy alegando que «está roto» y «no es posible». «Entendemos que la respuesta del Estado español al diálogo que le propuso Puigdemont el lunes en su carta ha sido crear dos presos políticos más», se ha quejado.

Así, la única opción ante la que se ha mostrado dispuesta ha sido a un diálogo con «mediación internacional» y «de tú a tú» para lo que ha matizado que «para eso» han de constituirse como una república previamente.