La ministra de Administración Interna de Portugal, Constança Urbano de Sousa, presentó formalmente su dimisión, tras las críticas a su gestión de los incendios de este verano, decisión que el jefe del Gobierno, António Costa aceptó. El propio Costa anunció en un comunicado que la ministra le planteó su dimisión «en unos términos» que no puede rechazar. Urbano de Sousa se convierte así en la primera víctima política de una oleada de incendios que se ha saldado con más de 100 muertos en tan solo cuatro meses.

Incendios en Portugal

Hasta ayer, los servicios de Protección Civil portugueses han elevado a 41 el número de muertos provocados por los incendios que han afectado al país desde el pasado fin de semana, principalmente en la zona centro y norte, y han advertido de que varios de los más de 70 heridos se encuentran en estado grave.

El Gobierno luso decretó el lunes tres días de luto por estos fuegos, que se suman a otra ola de incendios desatada en junio y que concluyó con 64 víctimas mortales. En esa ocasión, la peor parte se la llevó la zona de Pedrógão Grande, donde decenas de personas quedaron atrapadas por las llamas en una carretera.