Política

Gobierno y PSOE se reúnen para ultimar los plazos y el alcance de la aplicación del 155

Pedro Sanchez charla con Mariano Rajoy en la Moncloa.

Pedro Sanchez charla con Mariano Rajoy en la Moncloa. EFE

Una delegación socialista y otra del Gobierno mantienen una reunión esta mañana para ultimar los detalles de la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, después de que el president, Carles Puigdemont, haya evitado responder al requerimiento del Gobierno sobre su declaración de independencia. La ex ministra socialista Carmen Calvo, doctora en Derecho Constitucional y secretaria de Igualdad de la Ejecutiva Federal, encabeza el equipo socialista. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, lidera la delegación gubernamental.

Tras el anuncio del Gobierno de activar esa herramienta constitucional, Pedro Sánchez ha cancelado las declaraciones que tenía previsto ofrecer a las 11 hora en Bruselas. El líder socialista acudió ayer de avanzadilla del presidente del Gobierno, que asiste hoy al Consejo Europeo para convencer a las autoridades comunitarias de que la aplicación del 155 sólo pretende terminar con la deriva antidemocrática que sufre Cataluña.

Los contactos entre el Gobierno y el PSOE se producen a distintos niveles, principalmente entre Mariano Rajoy y el líder de la oposición, que mantuvieron otro largo encuentro el martes por la tarde en la Moncloa antes de su viaje el miércoles al corazón de la UE. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, conversa con el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, y el responsable de Política Federal del PSOE, Patxi López.

El Gobierno y el PSOE apuestan por una aplicación del 155 a medio plazo, que termine de restituir la normalidad democrática y la legalidad en Cataluña antes de convocar elecciones. Por el contrario, Ciudadanos aboga por comicios de forma inmediata para que sean los propios catalanes los que decidan su futuro.

Ni el presidente del Gobierno ni el líder de la oposición eran partidarios de la intervención de la autonomía en Cataluña, preocupados por el movimiento de resistencia que se puede producir entre sus autoridades y buena parte de la población. No obstante, el pulso constante del Govern al estado de derecho, la inestabilidad económica provocada por la inseguridad jurídica en la comunidad y la inquietud de los catalanes no independentistas han llevado a los dos principales partidos a terminar con la indefinición y el juego dialéctico de Carles Puigdemont.

Te puede interesar

Comentar ()