La Guardia Civil se ha personado este viernes con autorización judicial en el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI) de la Generalitat en busca de correos electrónicos en el marco de la investigación sobre el referéndum de autodeterminación, que se llevó a cabo el pasado 1-O pese a estar suspendido por el Tribunal Constitucional.

Según ha podido conocer El Independiente en fuentes de toda solvencia, los agentes han acudido a las instalaciones del CTTI en L’Hospitalet (Barcelona) dentro de las pesquisas que llevan cabo por orden judicial para dilucidar las posibles responsabilidades penales por la preparación y celebración de la consulta ilegal.

En concreto, la diligencia ha sido autorizada por el Juzgado de Instrucción 4 de Lleida, que investiga en una causa secreta la inacción de los Mossos el 1-O. En concreto, los agentes han reclamado los correos electrónicos de un mando de los Mossos d’Esquadra de la comisaría de Ponent, en la que la Guardia Civil entró este jueves reclamando las conversaciones teléfonicas registradas en la centralita de esas dependendencias policiales aquel día y copia del contenido de los teléfonos móviles de dos mandos y un agente.

Los investigadores buscan pruebas sobre la actuación de mandos de los Mossos el día del referéndum

Los investigadores están convencidos de que el análisis de los correos electrónicos almacenados en los servidores informáticos correspondientes a cuentas corporativas puede arrojar pruebas de gran relevancia para acreditar documentalmente la actuación de mandos de la Policía de la Generalitat el día de la votación.

Entre las 14 detenidos por la Guardia Civil el pasado 20 de septiembre por orden del Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona se encontraba Josué Sallent Ribes, director de Estrategia e Innovación del CTTI y presidente de la ejecutiva sectorial de Sociedad de la Información en Esquerra Republicana de Cataluña (ERC). Según explicó entonces el hermano, los agentes registraron la casa de aquél en el barrio barcelonés de San Andreu y se llevaron su teléfono móvil, el de su mujer y un ordenador portátil de ésta, antes de trasladarlo a su despacho en el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información para que estuviera presente durante la práctica de la diligencia de registro.

Aquel miércoles también fue arrestado David Franco Martos, ingeniero informático por la Universidad Politécnica de Cataluña y gestor de proyectos del departamento de Bienestar Social y Familia en el CTTI desde hace más de 12 años.

Entre los 14 altos cargos que detuvo la Guardia Civil por la preparación de la consulta estaba un directivo del CTTI

Se trata de la segunda vez que los investigadores policiales acuden al Centro de Telecomunicaciones y Tecnología de la Información en las últimas tres semanas. En cumplimiento de una orden dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que investiga las querellas presentadas por la Fiscalía contra el Govern por la convocatoria del referéndum y contra miembros de la Mesa del Parlament por tramitar la ley que supuestamente lo amparaba, la Guardia Civil acudió a estas instalaciones de la Generalitat el pasado 30 de septiembre para bloquear y suspender 29 aplicaciones susceptibles de ser utilizadas como bases de datos y a las que el Ejecutivo catalán pretendía recurrir para facilitar el voto telemático y recontar posteriormente las papeletas.

«En el desarrollo de esta actuación, en ningún momento se ha ocupado el CTTI, sino que las comprobaciones se están realizando en un lugar habilitado por la propia dirección del Centro y tampoco se han visto afectados los servicios esenciales de la Generalitat de Cataluña», informó entonces el Ministerio del Interior.

Por boca del ministro-portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, el Gobierno interpretó esta operación como un «golpe» a la organización del referéndum ilegal que el Gobierno de Puigdemont había convocado para el día siguiente. No hubo voto por correo, pero sí papeletas en el interior de las urnas.

Ya por la tarde, la Guardia Civil llevó a cabo otra actuación en instalaciones anexas a las del CTTI: el Centro de Seguridad de la Información de Cataluña (Cesicat), fundación adscrita al departamento de la Presidencia y responsable de la protección y prevención en materia de ciberseguridad. La instrucción judicial era concreta: desbaratar el voto electrónico mediante la localización de puntos de votación en los colegios electorales designados por los organizadores y otros dispositivos en los que pudieran recibirse comunicaciones sobre la convocatoria del referéndum.

Avance de las investigaciones

A la espera de la eventual declaración unilateral de independencia por parte del Parlament y de la puesta en marcha de las medidas que acuerde el Consejo de Ministros este sábado en aplicación del artículo 155 de la Constitución, la Guardia Civil avanza en las distintas investigaciones en marcha relacionadas con la preparación del referéndum y la inacción de los Mossos d’Esquadra el 1-O.