“El independentista, hasta ahora, tenía un problema, que era España. Si se convocan elecciones, tendrá dos”. Así ha reaccionado la CUP tras conocer la decisión del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, de convocar elecciones anticipadas en diciembre para frenar el 155 en lugar de declarar la independencia por la que tanto han presionado. Las juventudes de la formación antisistema, Arran, están llamando a los ciudadanos a movilizarse en las sedes de ERC y PDCat como protesta por la “traición” y “deslealtad” del president.

Arran ha colgado en su cuenta oficial de Twitter las direcciones de las sedes y han avisado a los ciudadanos de que estén pendientes de todos los canales de comunicación. “Las calles serán siempre nuestras”, señalan los jóvenes antisistema, que ya han adelantado en las redes sociales que “el mandato continúa”. También en la Universidad de Girona, los estudiantes están protestando con pancartas al grito de “Eleccions és traició, Puigdemont dimissió”.

El portavoz de Universitats per la República, Jordi Vives, ha pedido a Puigdemont que “no se eche atrás” durante su intervención previa a la manifestación que partido de la plaza Universitat y que finalizará en la plaza Sant Jaume.

El perfil oficial en Twitter de la CUP, con casi 200.000 seguidores, ha afirmado que “convocar elecciones es retroceder” y ha criticado que no se obedezca lo que las urnas van a expresar.

Las críticas las ha compartido también el diputado de JxS Jordi Cuminal, que ha afirmado en su perfil de Twitter que “no comparto la decisión de ir a elecciones” y ha anunciado su “reununcia al acta de diputado” y su baja del partido. Esa misma decisión la ha tomado también Albert Batalla, parlamentario del mismo grupo, que también ha hecho público que renuncia a su acta de diputado, pese a explicar que “respeta la decisión” aunque “no la comparto”.

“Avergonzados” se han mostrado los diputados de ERC, que también han reaccionado en las redes sociales. El diputado Gabriel Rufián ha sido uno de los primeros en hacerlo, con una referencia a la traición de Judas a Jesús en la Biblia.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se ha mostrado a favor de la convocatoria de unas elecciones en Cataluña, ya que “dificultarán aplicar el 155 y darán más tiempo para buscar el diálogo”, aunque ha advertido de que “no resolverán el problema”. Mismo medio ha utilizado Juan Carlos Monedero, uno de los fundadores de Podemos, para apuntar a que “resulta que Podemos tenía razón: ni DUI ni 155. Elecciones y diálogo”.

Críticas del resto de partidos

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha afirmado que “si se celebran elecciones en el futuro, se tienen que celebrar con todas las garantías constitucionales que establece el sistema” y se ha preguntado cómo “se puede plantear que un Gobierno deslegitimado pueda llevar a cabo unas elecciones” sin las garantías suficientes. “Es imposible”, ha zanjado.

Por su parte, la portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Margarita Robles, ya había advertido de que la convocatoria de elecciones “no procedería ni jurídicamente ni políticamente” la aplicación del artículo 155. Aún así, ha calificado como “una magnífica noticia” y un “triunfo de la democracia” que los ciudadanos “se puedan pronunciar libremente”.