Triatleta amateur, Ángels Bosch (Barcelona, 1965) lleva 24 años en los Mossos d’Esquadra y desde hace dos está al frente de Eurocop, confederación que agrupa a 38 sindicatos policiales de 27 países europeos que se reúne estos días en Bilbao para celebrar su conferencia y su comité de otoño y que aprobará este jueves una resolución en apoyo de los cuerpos policiales que están interviniendo en Cataluña.

Bosch se muestra muy crítica con el intento de los mandos de la Policía de la Generalitat de eludir su responsabilidad ahora por la actuación del Cuerpo el día del referéndum ilegal y censura que se mantenga a Trapero en sus funciones cuando con anterioridad se ha suspendido a agentes sin que siquiera hubieran sido investigados judicialmente.

PREGUNTA.-¿Cómo definiría la actuación de los Mossos el 1-O?
RESPUESTA.-Los Mossos actuaron cumpliendo órdenes de acuerdo a un dispositivo diseñado por la cúpula del Cuerpo. Se desplegó a dos agentes por centro de votación y, cuando éstos llegaron, se encontraron con que los ciudadanos les bloqueaban la entrada para que no pudieran acceder a requisar urnas, papeletas y todos los medios necesarios para poder votar. Pero es que, además, esas órdenes establecían que debían permanecer en esos centros durante toda la jornada electoral. Y, claro, durante 12 horas no iban a estar intentando acceder continuamente. Ese dispositivo estaba preparado única y exclusivamente si los organizadores permitían voluntariamente a los Mossos llevar a cabo esa orden.

P.-¿Cree que el dispositivo se diseñó así por parte de la cúpula de los Mossos para que pudiera llevarse a cabo el referéndum ilegal, como sostiene la Guardia Civil?
R.-Es posible que sí. Algunos agentes de los que se personaron en colegios de votación me han contado que tuvieron la sensación de que los organizadores tenían más información sobre cómo se iba a desarrollar el dispositivo policial que ellos mismos. A mí sinceramente me chocó bastante. Es posible que lo diseñaran para que [el referéndum] fuera posible. Evidentemente, si tú envías dos agentes a un colegio electoral sabiendo que no vas a poder requisar ningún elemento necesario para la votación… No obstante, también quiero destacar que ni aunque hubiera habido el doble de agentes se habría podido impedir esa votación.

La actitud de los mandos de evadir ahora esas responsabilidades es de cobardía y de una falta de honestidad total”

P.-Pero los Mossos tenían la orden de clausurar los colegios desde casi 48 horas antes del día señalado para la votación…
R.-Sí, lo que pasa es que esa orden judicial también decía que sólo se debía clausurar la parte en la que se iba a realizar la votación. Y muchas escuelas organizaron actos lúdicos el día antes y la gente permaneció dentro hasta el día siguiente. No se pudo cumplir ese requerimiento. Se cerraron algunos, pero no todos. Hay otra cuestión importante: algunos centros se cerraron y los organizadores cogieron otras urnas y las llevaron a otros para que se siguiera votando. Se envió a los agentes a cumplir unas órdenes imposibles. Y no me refiero sólo a los Mossos, sino también a la Policía Nacional y a la Guardia Civil. Hemos visto en vídeos cómo unidades de la Policía Nacional y la Guardia Civil se tenían que dar la vuelta y marcharse por no poder hacer frente a 500 personas que bloqueaban la entrada de un colegio electoral. Se tenía que haber previsto lo que realmente iba a suceder y cómo estaban organizados los promotores. Está claro que se dieron consignas a los ciudadanos para bloquear la entrada a los centros de votación e impedir el acceso de la Policía y, en definitiva, la orden judicial.

P.-En su opinión, ¿los Mossos actuaron como un engranaje más del proceso independentista?
R.-Si realmente ha resultado así ha sido sin dolo. Lo que hicieron los agentes de los Mossos fue cumplir unas órdenes no ilegales. No se les hizo cometer ninguna ilegalidad. Ellos fueron a cumplir una orden e hicieron lo que pudieron, pero el dispositivo no lo permitió. Y no me refiero sólo a la cúpula de los Mossos. Quiero recordar que, en las semanas previas, hubo diversas reuniones con los mandos de la Policía Nacional y la Guardia Civil, coordinados por el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos. En esa mesa se tenía que haber puesto toda la información y coordinación respecto al dispositivo. Es muy fácil ahora decir que la Policía Nacional y la Guardia Civil no pudieron actuar como esperaban porque los Mossos no hicieron nada. Éstos hicieron lo que pudieron de acuerdo al dispositivo que el cuerpo de los Mossos presentó en esas reuniones previas. Tampoco puede sorprender el resultado final.

Agentes tienen la sensación de que los organizadores sabían mejor cómo se iba a desarrollar el dispositivo policial que ellos”

P.-¿Le sorprende que no se hubieran localizado previamente las urnas?
R.-Ahora hemos sabido que hubo personas que tenían las urnas en sus casas desde el mes de junio, antes de la convocatoria del referéndum. No hay que perder de vista que los promotores están muy bien organizados.

P.-El Sindicato de Policías de Cataluña (SPC), a cuya ejecutiva pertenece usted, ha denunciado que se ha pasado de ‘los mandos asumirán toda la responsabilidad’ a ‘cada uno sabrá lo que ha hecho’. ¿Cómo valora este cambio de postura?
R.-Es una falta de honestidad, de deslealtad y hasta de cobardía de los responsables de ese dispositivo. No olvidemos que esos agentes han sido denunciados o están siendo investigados judicialmente por ese dispositivo. Esa conducta o actitud de los mandos de evadir esas responsabilidades es de una falta de honestidad total.

P.-¿Augura decenas de imputaciones de Mossos por su pasividad el día del referéndum?
R.-De momento hay 41 vídeos que envió la Guardia Civil a la Audiencia Nacional, que ha pedido ya la identificación de los agentes. Y después tenemos causas abiertas por denuncias de particulares en otros juzgados catalanes.

Está claro que se dieron consignas a los ciudadanos para bloquear la entrada a los centros de votación e impedir el acceso de la Policía”

P.-Está circunscribiendo la responsabilidad únicamente a los mandos del Cuerpo. ¿Los agentes no tienen ninguna responsabilidad en lo ocurrido?
R.-No, no tienen ninguna responsabilidad. Cuando te ves en una situación como la que se encontraron mis compañeros el 1-O… Fue de una impotencia total. Ellos fueron allí a realizar su trabajo y no pudieron efectuarlo, independientemente de las ideas políticas que cada uno tenga. Nuestra profesionalidad nos exige cumplir y hacer cumplir la ley y, por supuesto, atender los requerimientos judiciales. No cumplieron ninguna orden ilegal, únicamente se vieron ante la imposibilidad de dar cumplimiento a lo que iban a realizar. ¿Que en algún vídeo se ve una actitud un poco más laxa? Cada agente de policía tiene sus recursos para que esa jornada laboral, con tanta tensión y dificultad, fuera lo más llevadera posible. Tuvieron que estar allí durante 12 horas y si se te dirige algún ciudadano no vas a no hablar con él. Muchos de mis compañeros me dijeron que había sido uno de los días más difíciles de su vida profesional.

P.-Con su actuación el 1-O, ¿los Mossos han tirado por tierra el prestigio adquirido desde su refundación en 1983?
R.-Yo creo que no. Ha habido también un interés en no conocer el trasfondo de por qué sucedió lo que sucedió. En 12 horas seguro que habrá dos, cuatro o cinco minutos en los que el agente estará sin hacer nada por intentar acceder a un determinado centro de votación para requisar los elementos.

P.-¿Se han producido muchas bajas en el Cuerpo después del 1-O?
R.-No, no, no.

El mayor Trapero también está siendo utilizado políticamente por el Govern y por el Gobierno de la nación”

P.-¿Comprende que Josep Lluís Trapero no haya sido suspendido cautelarmente a raíz de su imputación por un delito de sedición?
R.-No entendemos que haya una doble vara de medir. Hemos tenido algunos compañeros imputados por casos muchos más leves que por el que está siendo investigado el mayor del Cuerpo y han sido suspendidos cautelarmente cuando se ha tenido conocimiento de esa imputación. Incluso investigados por asuntos internos sin haber diligencias judiciales. También denunciamos que el director general de la Policía de la Generalitat, en sus últimas apariciones públicas, se haya dedicado a defender la honestidad y la profesionalidad de los mandos y se haya olvidado otra vez más del cuerpo de los Mossos d’Esquadra. No son sólo los mandos, sino todos sus policías. Insisto, no estamos de acuerdo con ese doble rasero.

P.-¿A qué atribuye usted que la Generalitat considere ‘intocable’ a Trapero?
R.-Trapero, a nivel mediático, se ha erigido en el garante de la libertad de ejercer el derecho a votar. Que nadie pierda de vista que el mayor Trapero también está siendo utilizado políticamente por el Govern y también diría por el Gobierno de la nación.

P.-¿En qué sentido estaría siendo utilizado por el Gobierno de la nación?
R.-Los policías estamos siendo utilizados. Cada uno lanza el mensaje que más le interesa en relación a los hechos que están sucediendo. Lo que estamos pidiendo es que salgamos de ese debate político. Siempre decimos que la Policía actúa cuando todo lo anterior ha fallado, somos el último recurso. Están demostrando que ellos han fallado como políticos.

¿Control por Interior? La mayoría de los agentes son profesionales de la seguridad y continuarán haciendo su trabajo”

P.-¿La fractura con la Guardia Civil y la Policía Nacional será irreparable?
R.-La situación es tensa, evidentemente. Para eso estamos en Bilbao, donde vamos a aprobar este jueves una resolución en relación a la situación de todos los cuerpos policiales en Cataluña. Lo que queremos es tranquilizar un poco esa situación. Hay que verla desde un punto de vista global, desde que los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil empiezan a irse de sus destinos y son despedidos como si fueran a una zona en conflicto cuando no era así. Llegaron a Cataluña con un concepto de la realidad que no se correspondía con lo que se estaba viviendo. Son los policías nacionales y guardias civiles que viven en Cataluña desde hace muchos años los que están sufriendo las consecuencias de esa utilización política de los cuerpos policiales y son sus familias las que padecen. Que sólo un hijo de un policía nacional o guardia civil sea acosado en la escuela u oiga ciertos comentarios por ser ‘hijos de’ es intolerable.

P.-¿En qué términos se plantea la resolución a aprobar este jueves?
R.-Va un poco en línea con el contenido de prensa que lanzamos desde Eurocop el pasado día 2, añadiéndole algunas cuestiones relativas a los familiares de los compañeros, a las imputaciones de Mossos d’Esquadra y a esas condiciones laborales indignas de los agentes desplazados a Cataluña como consecuencia del operativo del 1-O. Nosotros lo vemos desde el punto de vista estrictamente profesional, no hacemos política.

P.-¿Cree que el grueso del Cuerpo obedecerá las órdenes cuando el Ministerio del Interior tome el control de los Mosos en aplicación del artículo 155 de la Constitución?
R.-Yo creo que la mayoría de los agentes son profesionales de la seguridad. Nuestro trabajo es garantizar la seguridad ciudadana. Los patrulleros, especialmente, continuarán haciendo su trabajo. Ahora bien, falta conocer los términos en que se aplica ese 155. Estamos a la expectativa. Sabemos que hay algún conseller [en alusión a Raül Romeva, responsable de Asuntos Exteriores] que ha llamado a la desobediencia a los funcionarios. Eso es una irresponsabilidad, porque estamos hablando de puestos de trabajo y del sustento de familias enteras. Por tanto, no se puede hablar a la ligera. Yo pediría un poco de respeto a los profesionales de la seguridad y que nos dejen al margen de la política, que solucionen las diferencias políticas como lo hacen los buenos estadistas, sentándose en torno a una mesa y hablando cara a cara de una vez.

Es una irresponsabilidad llamar a la desobediencia a los funcionarios; hablamos de puestos de trabajo y del sustento de familias enteras”

P.-Si el Ministerio del Interior habilita la pasarela profesional, ¿cree que muchos Mossos se pasarán a la Policía Nacional o la Guardia Civil?
R.-Me han llegado comentarios de compañeros que lo han pedido. Habrá que verlo. Yo tampoco quiero entrar en este tema porque es un elemento más para crear intranquilidad y tensión en el Cuerpo. En estos momentos no es bueno entrar en ese terreno.

P.-¿Las policías españolas están en las mejores condiciones para hacer frente al desafío yihadista?
R.-Hemos demostrado que sí, si bien no podemos decir al 100% que eso no volverá a suceder. Sí estamos exigiendo una mayor coordinación a nivel europeo en el intercambio de información entre los diferentes países y, dentro de ellos, entre los diversos cuerpos policiales. Todos los policías cuentan ante una amenaza como la del terrorismo yihadista.

P.-¿La salida del Reino Unido de la Unión Europea es una mala noticia para la lucha contra el terrorismo?
R.-Puede tener consecuencias, sobre todo en el tema de intercambio de información. Hasta que no se conozcan los términos concretos no sabremos cómo va a afectar a la seguridad. Sabemos que el Reino Unido quiere seguir contando con la información que se comparte en Europal, pero habrá que ver qué hacen las instituciones europeas.