El viceprimer ministro belga y responsable de Interior, el nacionalista flamenco Jan Jambon, ha cuestionado el comportamiento del Gobierno español en sus actuaciones contra líderes del independentismo catalán y ha indicado que España ha antepuesto las leyes nacionales a la convención de los Derechos Humanos y otras leyes «que están por encima» de la española en su gestión del proceso separatista.

«Cuando la Policía golpea a las personas, cabe preguntarse cosas. Cuando el Estado español encierra a dos líderes de opinión, tengo preguntas. Y ahora el Gobierno español actuará en el lugar de un gobierno elegido democráticamente, cuyos miembros están encarcelados… ¿Qué han hecho mal? Simplemente aplican el mandato que recibieron de sus electores. Entonces, me estoy haciendo preguntas», ha aseverado Jambon, miembro del N-VA, el partido nacionalista flamenco que sostiene la coalición de gobierno del valón Charles Michel.

«Esto sucede en un estado europeo y noto que hay silencio por todos lados. Me pregunto a qué está esperando Europa. Si hubiera ocurrido lo mismo en Polonia o Hungría, creo que habría otras reacciones», ha declarado en una entrevista a la televisión flamenca VTM.

«Existe la ley española, pero también el Derecho Internacional, la Convención Europea de Derechos Humanos y otras cosas. Y todo esto está por encima de la ley de un Estado miembro», ha concluido.

González Pons: ‘Acreditado historial xenófobo’

El portavoz del Partido Popular y vicepresidente primero del Grupo PPE en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons, ha acusado al ministro del Interior de Bélgica, Jan Jambon, de pertenecer a un partido de «acreditado historial xenóbofo» y «nacionalista» como Nueva Alianza Flamenca (N-VA) después de que este haya cuestionado la imparcialidad de la justicia española por el encarcelamientos de los miembros del Govern catalán que promovieron la declaración de independencia.

Según González Pons, la formación del ministro Jambon tiene además una trayectoria «en contra de la igualdad entre las personas, y también de rechazo a los inmigrantes, entre otras características». «Por tanto sería deseable que no diese lecciones a una democracia como la española en la que se respetan los derechos de las personas, se cumple la ley y se cumplen todos los estándares de un estado de derecho moderno», ha añadido el portavoz del PP, según ha informado el partido en un comunicado.

El ex primer ministro ataca a ambas partes

Además el ex primer ministro belga Elio di Rupo, socialista francófono, ha criticado este domingo el comportamiento de «franquista autoritario» con el que, a su juicio, ha respondido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ante el «abuso de posición» con la que el ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha conducido el desafío independentista en Cataluña.

«Combato la política de Puigdemont, pero me impactaría mucho que la Justicia belga le metiera en prisión», ha escrito Di Rupo en un mensaje publicado en Twitter, después de que se hayan entregado a las autoridades belgas el ex presidente autonómico y los ex consejeros que le acompañan en Bruselas.

«Puigdemont ha abusado de su posición, pero Rajoy se ha comportado como un franquista autoritario. Encontremos el camino de una España más federal», ha añadido Di Rupo, anterior primer ministro al actual Charles Michel, liberal francófono que gobierna en coalición con tres fuerzas flamencas, incluidos los nacionalistas de la N-VA.

«Reencontremos un mínimo de dignidad. Combatamos la independencia, pero mantengámonos demócratas», ha concluido en un tercer mensaje en Twitter.