El coordinador del PDeCat, David Bonvehí, ha pedido que, al igual que la presidenta del Parlament cesada y los miembros de la antigua Mesa del Parlament, las causas contra el vicepresidente y los consellers del gobierno autonómico cesado sea examinada en el Tribunal Supremo, en lugar de en la Audiencia Nacional.

«Estamos deseando que la justicia y que el Tribunal Supremo se quede con toda la causa que se está haciendo en la AN y que los consellers del Govern tengan más posibilidades de ser dejados en libertad», ha manifestado tras conocer la decisión del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena de dejar en libertad bajo fianza a cuatro de los cinco ex miembros de la Mesa; de dictar prisión eludible bajo fianza a Carme Forcadell; y dejar en libertad sin medidas cautelares al diputado y ex miembro de la Mesa, Joan Josep Nuet.

Pese a ello, ve «muy grave» que los seis imputados hayan tenido que declarar este jueves cuando, a su juicio, lo único que han hecho es «permitir el debate».

«Parece mentira que en un Estado de derecho y democrático vivamos días como hoy, en el que cinco demócratas, cinco miembros del Mesa del Parlament que solamente han permitido el debate parlamentario tengan que comparecer y estar antes la justicia. Nosotros que somos diputados podemos dar fe de que no es delito. Solamente han permitido el debate y consideramos que es muy grave», ha valorado en declaraciones a los medios.

Albiol: ‘No se van a ir de rositas’

El secretario del PPC, Xavier García Albiol, ha valorado las medidas cautelares adoptadas por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena y ha asegurado que el hecho de que solo se haya dictado prisión eludible bajo fianza contra Forcadell «no significa que se vayan a ir de rositas».

«Van a tener que ir a juicio y muy probablemente van a ser condenadas por las medidas que han tomado durante los últimos dos años. Estas medidas son de carácter temporal y provisional. Les espera un futuro complicado en el que van a tener que sentarse en un banquillo con toda seguridad y responder del dolor que han causado en Cataluña durante mucho tiempo», ha asegurado en una entrevista para RTVE, tras conocerse la decisión del juez.

El líder del PP catalán ha manifestado, además, que la declaración de Forcadell y de los miembros de la Mesa ha servido para demostrar que «el procés era un gran engaño y que estaban jugando con la buena fe de la sociedad catalana». «Hoy es el día donde se desmonta por sí solo el procés independentista», ha asegurado, además de criticar que quienes se decían «gladiadores de la independencia» al declarar ante un juez «han sido capaces de reconocer ese gran engaño que ha costado mucho dinero y mucho sufrimiento a la sociedad catalana» para «salvar su situación personal».

ERC: ‘El Estado de derecho fallido quiere humillarnos’

El diputado de ERC, Josep Torrent, ha manifestado que para su partido «la única buena noticia que quiere oír es el fin de los juicios políticos», en referencia la querella contra los responsables de la declaración unilateral de independencia aprobada en la cámara autonómica el pasado mes de octubre.

Torrent cree que los diputados que han prestado declaración este jueves «lo único que han hecho es defender el derecho de expresión de los diputados y defender el parlamentarismo» y se muestra convencido de que la investigación judicial es en realidad «una causa general contra el independentismo y el republicanismo en Cataluña» puesta en marcha por «un Estado de derecho fallido» para «humillarles».

«No vamos a desfallecer, no vamos a parar, queremos demostrar nuestra estima a Carme, Ana, Ramona, a los Lluises, a Josep y a lo que representan», ha manifestado tras conocer la decisión del juez, además de pedir a los catalanes secesionistas que «salgan el sábado a reivindicar la libertad de todos los presos políticos y que sobre todo lo hagan el 21 de diciembre en las urnas».